18.10.09

Itinerario

Usted hará su último viaje, le enseñaré los mapas.

Me gusta mirar estos mapas que extiendes ante mí como si fueras yo, lugares a los que algún día irás. Me cansa ver tantas líneas-vías autopistas, por las que probablemente nunca pasaré.
Abro la ventana y veo mi pequeño mundo, tres carreteras, cada mañana he de decidir por cuál caminaré.

También están en el mapa estas tres líneas, las tres llevan al mar y solo una asciende como si fuera una pequeña colina.
Esa es mi preferida en días de viento, pero estas cosas no te vienen en los mapas.

Sombra de fosforito verde luminoso aquí y aquí,
son sus huellas bajando hacia el mar,
aquí tres rosis,
tribus rosis
tres rosas quizá
fosforito amarillo luminoso también

antes de que sus ojos se cierren serán luz.


9 comentarios:

  1. Me imagino a un desconocido diciéndome eso: usted hará su último viaje, le enseñaré los mapas. Y sacará un montón de mapas llenos de señales que no entiendo, de colores, de cruces. Sin leyenda.
    Vi una película que se llamaba Barcelona (un mapa) y tenía un detalle que me encantó: un hombre, para ir al trabajo, señaló en un mapa todas las calles por las que hacía sombra en verano, para poder llegar a los sitios sin pasar tanto calor. Qué maravilla.
    Buenas noches, Alfaro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mí me encantaría eso, tener tres rutas cada mañana, aunque fueran cada mañana las mismas, y poder elegir, pero lo que tú dices es mucho más... también pido la gracia de ese fosforito amarillo destellando sobre el caos.
    Buen día, Alfaro.

    ResponderEliminar
  3. fusa,
    qué idea más maravillosa, ir por las calles de sombra, ir por las calles menos transitadas o por las más iluminadas...en algúnos puntos se romperán las líneas.
    Un beso.



    Bel,
    luces fuertes para los caminos que no suelen venir en los mapas... aunque ahora con los mapas de internet ves hasta el color de las piedras, pero las huellas,no.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Los mapas solo sirven realmente cuando sabes adónde quieres ir. Por eso, los mapas sirven pocas veces.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  5. Sara,
    los mapas sirven para preparar viajes, pero también sirven para contar cuentos a los niños y recrear sobre ellos historias,
    y sobre todo también sirven para soñar...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Los mapas del alma son caminas no escritos.. ¿ habrá algún dios que sepa el recorrido que haremos?

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes a dónde iría yo?, viajaría por las líneas de una mano hacia el sitio que leyeran las gitanas. El mismo destino. Yo, tan chiquitillo, en el mundo de tu mano.

    Lávate en el mar..., por si acaso.

    Un abrazo grande
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  8. Mapas. Son inútiles para saber los caminos que uno ha de recorrer cada día; estos no es necesario que nadie los dibuje; uno es el cartógrafo de sus propios senderos. Pero esos, otros, lineales, curvos, quebrados, que quizá nunca vayamos a recorrer, son al menos útiles para ubicar respecto al exterior, aquellos caminos que si conocemos. Ups! Me parece que he escrito un embrollo.

    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  9. Ico,
    eso solo sucede en los cuentos, Precisamente hoy he leído una frase de Saramago, dios es el silencio, imagínate.
    Un abrazo.



    ZenyZero,
    oh, otro cuento, nunca me han leído las manos, yo no podría cumplir con mi destino.Esas líneas tampoco están en los mapas.
    ¿Y si tu rastro es luminoso?
    Un abrazo.



    Daniel Damián (Conde de Galzerán),
    no, no es ningún embrollo, es así, tal y como tú dices,
    realmente la cartografía está para situarnos respecto al mundo exterior, y hasta señalamos los puntitos que no existen, como las fronteras, que ahora ya también existen.
    Y cuántas batallas imaginadas sobre los mapas, los reales y los otros.
    De la cartografía interior...,me quedo con lo que dices.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar