27.10.09

Esta una

No tengo tiempo a pasar por aquí, por los interiores de blogger, y no es precisamente por pereza, no. ¿Nunca hicisteis de pequeños..., en clase, pegar el chicle...? Pues algo así, abro la pantalla en blanco y voy pegando palabras para que nadie vea dónde las dejo, llegan ojos y las ven, pero como ojos que no ven..., y yo no tengo corazón hace tiempo. Nada, que no puedo dejar aquí el chicle pegado porque no tengo tiempo. Lo malo será cuando vuelva en mí, abra los ojos y me encuentre esa materia gomosa pegada por mi melena, ay, madre, qué dirás cuándo me veas con estas pintas y qué diré cuando con tijeras en mano quieras cortarme la melena enchiclada. Me haré marciana y echaré a correr, y así doy en la palabra justa, estrés, me gusta así escrita porque soy tres, de verdad que ella es tres, por qué si no iba a tener esas tres jirafas (gracias, Fero, otra vez, ¿y quién será Fero?) a las puertas de mi ciudad, que ya ha dejado de ser mía hace tiempo? Por eso, cuando llego aquí me desestreso, porque mi estrés se divide en tres y soy menos estrés y más una, no cuatro, ni dos, más una sola, no más sola que la luna, en resumen que entonces soy yo, o sea esta una.

13 comentarios:

  1. si eres tú, eres una y lo sabes; ya sabes más que mucha gente

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Eres tres y una, o las que hagan falta, porque necesitamos de todos tus tús y queremos a tus tres de estrés y al laberinto y todo lo que esa cabecita es capaz de intuir, reinventar y regalar...

    Besín.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Jajajaja!!! Me gusta ese final con juego de palabras y números incluidos. Pero vuelve en ti, que no merece la pena dividirse ;-)

    ResponderEliminar
  4. Si eres tú,me alegro.
    El strees se hace ligero cuando lo dividimos.


    Saludos mientras sumo, resto y.....multiplico!

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gusta lo de estrés. Pero acaba de gustarme ahora, ahora que he seguido el juego de palabras que propones.
    (Te dejé un guiño en la reseña de Las palabras de la noche, no sé si lo viste...)
    Cuando venga madre que no te vea con el chicle ahí, ¿te acuerdas de cuando tuve que ponerme un pañuelo azul en la cabeza hasta que me creciera de nuevo el pelo?
    Un abrazo, A.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta alfaro, de principio a fin este juego de palabras, divertido, bello, no se, me gusta, me gusta mucho!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Jaja, anda pues, ve y relajate. Una o dos o tres, las veces qu esena necesarias.

    Beso.

    ResponderEliminar
  8. tranqui alfaro, desestresate, paseo por parque, un te a media tarde, una buena charla, etc, por cierto, me gustan tus palabras.

    ResponderEliminar
  9. AnaSáenz,
    ya sé, ya sé...
    un abrazo.


    Begoña leonardo,
    qué amable, muchas gracias.
    Besos.



    Carminera,
    sí, ya voy volviendo, de regreso hacia mí, y qué gusto que os reencuentro por aquí,
    un beso.


    Robërto Loigar,
    sí, uno, uno, uno...la unidad que siempre soy yo...
    saludos.



    Fusa,
    no me acuerdo, ¿nunca te has dormido con el chicle en la boca y al despertarte...oh!
    Un abrazo.


    Calipso,
    me alegro, muchas gracias
    un abrazo.



    Cristina,
    sí! a la de una, a la de dos y ala de tres...a ver si ya, pero ya, eso mismo me digo todos los días.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Voltios,
    me paseo, tomo café que me electriza más, pero me lo tomo, charla-dices?
    ay,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y yo quiero mucho a esta una, hala ya lo he dicho, y me encanta el desestrés que se siente aquí, el que tú provocas.

    ResponderEliminar
  12. gloria,
    pues muchas gracias, el cariño es mutuo, en realidad yo llego a la pantalla muy estresada, y tras leeros y escribir cuando la dejo ya es distinto,
    vengo aquí, me encuentro,os encuentro, me desestreo y escribo,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. y quien será fero?

    no sé, a mi me preguntes.

    un gran abrazo.

    ResponderEliminar