8.10.09

Es cara bajo

A veces ocurren terremotos dentro. Estoy dentro de uno. El seísmo y yo dentro de algo. No soy hoja. No hay viento. Si viviera sobre el mar lo pensaría: soy en la columna tornado que avanza conmigo dentro.
Cualquier conmoción.
Espero que sea la hora. Din din.
No soy en el din din.

10 comentarios:

  1. Los terremotos q ocurren dentro, cuando, a la vez, se está dentro del terremoto... Momentos, horas, en las q sólo hay naufragio y desolación. A enormes tsunamis del alma hemos sobrevivido y hemos salido a hombros de peores plazas. Nunca pasa nada.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. algunos de los terremotos interiores suelen causar más daños que los exteriores

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Alfaro, querida, no sabía que me estaba pasando y entro en tu blog y tachán me encuentro con que tú si lo sabes, espero que podamos contarlo, pero será mañana.

    Sosiego, mucho sosiego y que pase.

    Besos y achuchones.

    ResponderEliminar
  4. yo creo que eso de los terremotos y agitaciones internas, como decía mi abuela es cosa del cambio de tiempo y estación, pero pasará, como todo, pasará.

    abrazos alfaro.

    ResponderEliminar
  5. Sara,
    eso es, un terremoto fuera y otro dentro, como si fuera un tornado,
    espero que no queden "destrozos" mayores.
    Un beso.



    anaSaenz,
    metafóricamente... sí, pero objetivamente, no; porque los interiores solo dañan el mundo propio, el pequeño mundo de cada uno, quizá si solo se tratara del propio mundo, de la soledad..., del desierto...
    saludos.



    Begoña Leonardo,
    ...o pasado mañana,
    en estos tornados soy las líneas de PollocK, o el bote cerrado de pintura ... y qué color le pondría ¿naranja, rojo, verde...? ¿y si embadurnadas en pintura, a modo salvaje el tornado no pudiera con nosotras...? porque el color en estos casos es pesado, nunca ligero como la prisa o la voz...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ángel,
    las abuelas osn muy sabias, al menos las mías lo eran...
    y sí que tiene que ver con el ccambio de estación...es cierto, porque supone un cambio de vida, un estrés añadido que no sucede del invierno a la primavera, en mi caso, pero como es algo que viene de afuera y que no controlas del todo te desborda, y el seísmo se te instala entre las costillas y en los lóbulos cerebrales...(de esto las abuelas ya no hablaban, ellas solo esperaban que pasara...).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Columna de tornado que avanza conmigo dentro, esa sensación descrita, el soy y no soy, el saber y no saber nada, el estar como la mar picada, ser un seismo de sentimientos.

    Alfaro, mi chica, creo que hay que sacar algo positivo de todo, en mi jueves, lo positivo es leerte, ya que el día parece lanzarme las horas como si fuera granizo furioso.
    De la tormenta interior lo bueno es el ser renovado que surge en la calma posterior, ya que en esos momentos se pone en tela de juicio todo, y siempre se sacan conclusiones positivas para mejorar.

    Un abrazo, y animo!

    ResponderEliminar
  8. Amiga, sin duda son peores los exteriores... Objetivamente son mucho peores...

    Los interiores le pueden machacar a uno, pero uno siempre es capaz fuerzas de algun sitio y reponerse... Bueno, esos dicen...

    Un abrazo, y suerte, querida amiga

    ResponderEliminar
  9. Y, sin embargo y a veces, son esos terremotos y esos tornados los que nos hacen sentirnos vivos. Injustamente vivos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Calipso,
    lo mejor de las tormentas es que pasan y llegue la calma.
    Gracias,
    un abrazo.


    Antiqva,
    eso mismo es lo que pienso, pero también es cierto que no hay peor mal que el que aflige al propio yo.
    Un abrazo.


    fusa,
    yo también me siento viva en la tranquilidad, no necesito huracanes rozándome la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar