25.10.09

Me voy haciendo hilo

desde el interior del laberinto
ovillándome

llegaré al otro lado

te miras en el cielo gris
y así estás tú como nube gris
como lluvia triste


al otro lado del laberinto
esperando que el hilo se acabe
que no se rompa la hebra

totalmente ovillada

tirar del hilo de tu palabra
hacia mí

el mito de Ariadna a la inversa.

19 comentarios:

  1. Me encanta la idea que has tenido, Alfaro. Tirar del hilo hacia adentro. Ovillarse. Yo me ovillo, tú te ovillas, él se ovilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ovillarse, bonita palabra, llegar al núcleo, al origen, para volver a desentrañar el laberinto.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta que se de la vuelta a los mitos.

    ResponderEliminar
  4. Fusa,
    ovillarse en las palbras de los otros,ser un ovillo de palabras y tirar del hilo ...
    un abrazo.



    lebasi,
    sí, de eso exactamente se trata,
    un abrazo.


    Domadora de elefantes,
    gracias,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Amiga, lo bueno de estas cosas de los lios y deslios, es que cualquier dia de estos se te presentara Dionisios, como a Ariadna, y todo el lio se acabara...

    Y Teseo, el golfo, con el Minotauro...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  6. Tejer siempre fue cosa de mujeres, y no sé porqué. Quizás porque en ellas se deposita la vida.
    Tejes muy bien tu mantelería de palabras :0)

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. En la urdimbre de la vida, unos hilos se pierden, otros se entrecruzan, los de más allá se anudan y unos pocos sobreviven.
    Y entre urdimbres y ovillos, tejemos y destejemos.

    ResponderEliminar
  8. Fue la orila la que se quedó dormida esperando que Ariadna llegara...
    No recuerdo si la hebra era gris, ni si la lluvia caía del revés.
    Sí sé que todo era palabra hecha mañana.
    Qué cosas estas de los mitos y los días.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Un laberinto cuyas paredes son glosas,
    en cuyas glosas hay palabras escritas,
    con hebras. Llegué al final y volví a empezar,
    porque me faltaba un adjetivo. Ése que
    no existe.

    Así que aquí estoy: Ovillado en el comienzo.
    Y perdido.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  10. Y estiro del hilo, como si de un cordón umbilical se tratará, para llegar a tí, para ser contigo vida.

    ResponderEliminar
  11. Que no se rompa la hebra...
    Me ha encantado, felicidades.

    Besín.

    ResponderEliminar
  12. me gusta la originalidad alfaro. un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. el vida es una telaraña.

    la gran cuestión está es en decidir hacía donde tiramos, pues siempre tendremos hilos en nuestras manos.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. el hilo de las palabras se encuentra en el laberinto de los sonidos

    saludos

    ResponderEliminar
  15. Antiqva,

    sombras en el corazón,

    ZenyZero,

    Virgi,

    Madeja de palabras,

    Fero,

    Gracias a tod@s, por la visita y por vuestros comentarios.

    Un abrazo.

    Malvada Bruja del NOrte,

    Begoña Leonardo,

    AnaSáenz,

    Voltios,

    ResponderEliminar
  16. Ovillarse, qué gran tentación...

    ResponderEliminar
  17. Nunca lo había pensado, Alfaro, que un laberinto es como un ovillo, lleno de calles-hilos, de quiebros-enredos.
    Este poema es precioso. Huele a lluvia triste, pero siempre me ha gustado la tristeza de la lluvia. Invita a acurrucarse, sí, a ovillarse, también.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  18. Recuerdo que cuando leí este poema pensé en tirar del hilo, justo así, hacia mí como cuentas, al revés, pero no supe bien cómo se hace y si tengo que hacerlo o se hace solo. Pero da igual, lo importante aquí, al menos para mí, es que este poema es maravilloso,y que cuanto más lo leo, más hilos recuerdo (son de todos los colores y eso me encanta).

    ResponderEliminar