28.10.09

Display

Cierro los ojos y veo todas las miradas fijas en el teclado observando cómo me materializo, como si estuviera viva fuera de las letras. Cierro un cuadro, abro otro y display, y en uno de los recuadros leo un nombre y como si de una personificación vive se tratara huyo haciendo la oscuridad, que no quiero ver más luz que la que yo ilumino en cualquiera de estas instantáneas de mi vida y no voy a dejar que nombres de otras galaxias lleguen con sus soles a mis penumbras. Y se despierta ella, que sucede a veces, y me pregunta qué ha dicho yo, qué ha dicho yo, y eso me hace gritar y los ojos fijos del teclado la escuchan porque hace tiempo que los ojos son todo oídos y solo saben oír el tecleo de las letras. Los ojos, que son como los nudos de los árboles en medio de la tormenta, y como si la tormenta fuera yo, así me miran cada vez que cierro la mirada.

9 comentarios:

  1. También en los ojos se adivinan los años vividos o las vidas vividas como en los anillos de los árboles, ¿no?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. “y me pregunta qué ha dicho yo” Espectacular. Créeme Alfaro, cada vez admiro más tu forma de decir. De escribir.

    ResponderEliminar
  3. Fusa,
    yo apenas adivino nada en los ojos, haz la prueba de ver solo ojos, por sí mismos no dicen nada...
    Un abrazo.



    Daniel Damián (Conde de Galzerán),
    muchas gracias,
    y qué indicarán las formas? A veces solo es hojarasca.

    ResponderEliminar
  4. Fíjate q no entiendo nada (con mi cerebro de entender), y tu relato me pone a la defensiva, como si un enemigo íntimo, muy adentro, estuviera a punto de atacar.
    Un besico perplejo.

    ResponderEliminar
  5. Veremos más con los ojos cerrados que abiertos?. Quizás vemos difrente.

    besos

    ResponderEliminar
  6. Sara,
    creo que lo has captado, has llegado a cierto punto de mis palabras.
    Un beso.


    Luna,
    con ellos cerrados vemos interiores, con ellos abiertos lo exterior.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Amiga, pues te aseguro que fuera de las palabras y los teclados, existes....

    Ten la certeza de ello... Existes...

    Fiate de Antiqva, que el puñetero sabe latin incluso.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  8. ...y los dedos los ojos de las palabras?
    Buenas noches

    ResponderEliminar
  9. Ay, Alfaro, es que escribes del dolor como nadie, de los miedos, porque yo aquí leo dolor, dolor de palabras dichas, desdichas y jamás pronunciadas, dolor de sonidos y silencios. Si no hablas de esto que te digo, al menos te alegrará saber que yo, mientras lo entiendo así, miro mis manos y mis teclas y todas las palabras encerradas y sonrío pensando que no soy la única que a veces es tormenta.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar