4.10.09

Cosas del pasado

Tenía veintidós años. No recuerdo si aquel día fui o no a la facultad. Sin embargo, recuerdo que dejé una nota sobre la mesa, dirigida a mis padres, no vendré a dormir, voy a León.
Bajé del tren, caminé unos pasos y descubrí su mirada azul.
Mi nota no fue vista, nadie de mi familia sabía dónde estaba, y entonces no había móviles.

Al mismo tiempo, mi hermano decide irse al salir de clase con su amiga, hermana de Jorge, a León. No recuerdo si lo dijo o no, no recuerdo si yo fui la única desaparecida durante dos días o si fuimos dos los desaparecidos.

Los dos recordamos que el camino hacia León estaba nevado y que León es una ciudad muy fría en invierno. No nos vimos, aunque quizá nos cruzamos, somos muy despistados los dos. Cuando regresamos, cada uno por nuestro lado, mis padres no podían creerse lo que cada uno contaba, pero mi nota estaba allí, firmada y con la fecha del día en que había sido escrita. ¿Por qué no la habían leído?

Hoy, mi hermano me lo ha recordado, y nos hemos sonreído porque el azul del frío vino hacia el mar. También recordó una canción de Jorge, tengo un problema sexual, veo mucho la televisión, o algo parecido.

15 comentarios:

  1. Es curioso, que siendo una descripción de invierno huela a a otoño...A aventura, a cambio, a libertad, a tí, mi dulce Alfaro.

    Te dejo un beso de otoño.

    ResponderEliminar
  2. Sí era final de invierno, casi ya primavera...
    Parece que tu blogia ya me deja entrar a leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¿ Quien no escapó alguna vez para volver en el frío invieeno? Aunque después del azul de esos ojos ya no volvimos igual...

    ResponderEliminar
  4. Ay, que yo también me escapé.
    Ay, que yo también, y era otra la ciudad; aunque sirve cualquiera.
    Ay, que ahora se me escapa el alma; pero este escaparse no es el otro.
    Ay, que se me quiebra la voz en este otoño.

    Besos, también yo dejaba notas.

    ResponderEliminar
  5. Ico
    y
    Codorníu

    pues, yo no me he escapado nunca. Cada vez que iba a algún sitio, si en el momento de decidirlo estaba sola en casa dejaba una nota, el problema es que esta vez no sé por qué no vieron mi nota, y lo más curioso fue que mi hermano salió de la facultad e hizo otro tanto (él dice que avisó por tel. pero yo no me acuerdo de esos detalles), pero ni él ni yo lo sabíamos,que estaríamos en la misma ciudad pasando el fin de semana, por el barrio humedo de León. Eso fue lo curioso, la coincidencia,
    ahora todo es más fácil, coges el móvil y dices: oye, que me voy el fin de semana...Es lo bueno de la tecnología.
    Yo, desde luego, no tengo conciencia de haberme escapado.
    Besos para los dos.

    ResponderEliminar
  6. Amiga, hace siglos hubo un invierno legendario en que Antiqva, vestido de fiero guerrero y con un fusil en las temblorosas manos, recorria como un poseso, buscando quien sabe que cosa, los montes helados de Leon...

    Uf, que tiempos...

    Que me hablen a mi del frio de Leon...

    Je,je,je

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  7. Antiqva,
    por los Montes de León y con nieve y con fusil...,
    ¿a qué parece un juego de simulacro o una peli?
    ay, creo que mi peli fue mucho mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Y cómo no vieron la nota?
    Yo también dejo muchas. Pero nunca pongo la fecha. Ahora veo que es importante como todo el contenido que se deja. ¡Ahí quedó de testigo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Fusa,
    pues,no sé, no recuerdo los detalles, la nota creo que la dejaría donde siempre al lado de un teléfono, creo que mi hermano avisó por tel. y como los dos estudiábamos en Oviedo debieron de creer que íbamos juntos...,no sé, no recuerdo todos los detalles, pero mi hermano ayer me preguntó: ¿Te acuerdas cuando fui con M.C. a León y tú fuiste ...? y sí que me acordaba.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Alfaro querida, que ando como las cabras y había pasado por alto esta entrada, me ha encantado, qué genial, aunque en el pellejo de los padres... Bueno yo también he hecho alguna de estás y estoy deseando contárselas a mi hija, auque algunas son fuertes todavía...
    Esto de la memoria, qué curioso, seguro que las cosas siempre pasan de otra manera, a mí cuando recuerdo algo en grupo, empieza a crecer y a veces cuando acabamos de hablar no me gusta porque dejo de ser la protagonista...

    Arrumacos.

    ResponderEliminar
  11. Begoña,
    bueno, también yo hago bastante el cabra,
    ... nada de en el pellejo de los padres, yo siempre fui muy independiente... iba y venía a mi aire, no creo que les supusiera demasiada preocupación, no les he dado grandes ni graves problemas, pero son estas cosas raras que pasan. Ahora no sucedería, existen los móviles...
    Pues mi hijo pregunta mucho y ya es mayor... pero mi vida suelo tenerla bastante cerrada,
    y esto de los grupos... mis amigos tampoco suelen hablar mucho del pasado, excepto una amiga y siempre es para recordar cosas de risa...
    Bueno una persona, un mundo y dos ya es un universo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. De esas armé alguna yo inconscientemente; pero por mal acostumbrar.
    Tanto decir adónde iba y venía, que el día que se me olvidaba, caras de marmol que me encontraba a la vuelta :0) Y yo sin palabras para cincelarles una sonrisa...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Sombras en el corazón,
    sí, en el fondo era(y es) un mal acostumbrar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ... o algo parecido

    Un beso, entre recuerdos.

    ResponderEliminar
  15. Lola, cuánto tiempo sin leerte por aquí, me alegro de tu visita.
    Un anrazo.

    ResponderEliminar