20.10.09

.

Podría empezar así: tengo por costumbre no leer lo que se me parece.
O mejor: me gusta leerme traducida en palabras de los otros.
Es la doble cadena, la real, sobre un mundo imaginario, o el mundo imaginario sobre el real.
A continuación vendría lo común.
Menos o más, o algo así porque las matemáticas siempre me fallan, como los pronombres. Yo quise estudiar matemáticas, estuve a un tris, cuando a última hora decidí no alejarme del mar. El mar es mi vida y quizá en algún momento sea mi muerte, lo digo y alguien temblará, la palabra muerte es tabú. ¿La borro? Algún momento sinónimo de la palabra mal dita inundará la noche y será suficiente. Ahora quiero olvidarlo todo, excepto los pronombres, tampoco quiero olvidar por qué nunca quise alejarme del mar, ni sustituir mi mar por otro. Sé que los mares a veces se convierten en desiertos y te mueres de sed en ellos, o de hipotermia. O resbalas y las olas te llevan. O las olas te recogen y te traen después de caerte.
Y podría terminar así: el final siempre es un común the end, algo así como un principio de ADN guardado en un tubito de laboratorio.
O así: el mundo imaginario otra vez como eje de la doble cadena.

14 comentarios:

  1. Sí, a mí me pasó lo mismo, sin embargo me quedó una incurable nostalgia de ellas. Todavía imagino ecuaciones.
    Precioso como lo has explicado.
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con todos los inicios y finales.
    Cualquiera que elijas viene de lujo, aunque me parece mucho mejor como lo haz hecho: es como si el texto falleciera en cada punto y resucitara en cada mayúscula.

    No podemos borrar la palabra muerte, como tampoco la palabra mar, de la que haz dicho: "es mi vida".

    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. BelM.
    afortunadamente la base de la lingüística es estructura matemática, pienso sobre todo en el latín, en el griego y en el alemán... hasta el guaraní..., y el vasco...
    no sé por qué algunas lenguas me parecen más estructurales, mas normativas quiero decir.
    Bueno, ni que decir que no me sé todas estas lenguas que acabo de señalar... que más quisiera.
    Un abrazo.



    Fero,
    estamos vivos, no podemos evitar la palabra nacimiento ni la palabra muerte.
    sucede que empezamos y nos perdemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No, no borres la palabra muerte. Sin ella la palabra vida no posee ningún relieve. Me encanta este, tu texto. ¿Va ser que todos los que estudiamos letras no hicimos exactas porque no éramos capaces de comprender? En mi caso sí. -La filosofía, la madre de todas las ciencias, se expresa en matemáticas- me replicaron. Metafísica. Estadística. Bien, lo acepto. ¿Pero la ética? ¿Cómo explicar una emoción en una ecuación? ¿Cómo poder gozar de un poema contenido en un logaritmo? Partir siempre de la misma fórmula. ¿Para qué sintetizar la palabra en un minúsculo signo, provisto de un valor aleatorio y cambiante, si lo que creo que es realmente rico es lo exorbitante del lenguaje, del idioma?
    Sin embargo, declaro cierta envidia al ver a un profesor de matemáticas apasionarse ante el desarrollo de un supuesto aritmético. ¿Será que soy muy complejo como para entender algo tan sucinto y tan compendiado? ¿O terriblemente simple para no concebirlo? Sólo sé leer en una única cadena. No se percibir lo doble. Repito Alfaro, me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Daniel Damiám (Conde de Galzerán),
    es que es como un viaje... empiezas en A.. pasas a B a c..., cada paso es como una aventura, como la Geometría...no te perdías eran caminos señalados, era maravilloso descubrir al final lo que al principio no era más que una letra, y más apasionante será la filosofía la matemática.

    Es como si quieres explicar un hecho geográfico con términos de Historia, no puedes sintetizar la palabra en un símbolo matemático,ni buscar un poema en una ecuación. Las palabras son signos lingüísticos, no matemáticos, y piensa en las metáforas, no dejan de ser símbolos. Lo que tienen en común lengua y matemáticas es que tienen normas, estructuras, reglas, (ahora me viene a la mente Rejas del lenguaje de P. Celán),¿ será que las reglas son como rejas?, son rejas, y ya está la metáfora hecha.¿A qué percibes lo doble?

    Ahora prefiero dejar lo meramente lingüístico, acercarme a las palabras de otro modo, quizá como tú dices, a lo exorbitante del lenguaje, fuera de las estructuras y las reglas, o intento ...una especie de juego con ellas. Prefiero pensar menos.
    Un abrazo. Y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Para qué más? Yo me conformaría también con el mar y un par de pronombres (tan sólo para compararlos)
    Me gustan las muchas ideas incipientes que sugieren tus textos
    Buen día. Bss

    ResponderEliminar
  7. hay cosas que no debemos olvidar y una de ellas es nuestro paso por la vida y la consabida muerte

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Hablando de pronombres. No están todos los que son. Siempre me pregunto por qué no existe uno para la persona tú y yo, por ejemplo. Sería algo así: túyyo somos amantes, que no es lo mismo que decir "nosotros somos amantes" quiénes nosotros..., la lengua está confundida.

    Por cierto, el mar debería tener el suyo propio. Qué si no!!

    UN abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  9. Olvido,
    muchas gracias, yo comparaba palabras de un idioma con las de otros... por eso supe que amaba las palabras, porque eran mi juego favorito, pero nunca comparé pronombres entre sí, ¿dónde establcer el punto de comparación entre este o aquel, entre ellos y vosotros? A mí me gusta más buscar el árbol común de dónde pocede la palabra y por qué se ha desplazado el significado...
    Este texto es por alguna palabra maldita que voy desenterrando...
    Un beso.


    AnaSáez,
    ojalá no olvidemos ningún color, ninguna palabra, ningún arrecife...pero es imoposible guardar tanta información.¿O el paso por la vida no está repleto de todos estos detalles?
    Un beso.



    ZenyZero,
    pues, mira, el griego tenía el dual, además del singular y el plural, pero se ve que fuimos pasando de él, seguro que muy ladinamente, para ocultarnos en el nosotros o hacernos trampas y no confesar las dualidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Magistral, aprendo... Me gusta hablar, me gusta cantar, me gusta escribir y por encima de todo me gusta comunicar que estoy viva.

    Arrumacos calentitos, qué refresca.

    ResponderEliminar
  11. Un punto en el infinito es un hombre que se aleja o que se acerca... yo naci cerca del mar y siempre estuve yéndome.. al final las olas me arrastraron de nuevo a casa.

    ResponderEliminar
  12. Begoañ leonardo,
    comunca, comunica cuanto quieras y canta y escribe...
    Eres fuerza y vida, mucha fuerza y escribes con una fuerza enorme y se nota cuando te leo.
    Un beso.


    Ico,
    sí, pasamos media vida alejándonos y otra media regresando...
    un beso.

    ResponderEliminar
  13. Amiga, siempre tuve la certeza de que las Matematicas no servian para nada bueno...

    Si, incluso en Quinto de Bachillerato (en los tiempos de Napoleon) suspendi en junio y en septiembre... Y el profesor, sin duda un energumeno, me dijo a las claras que me suspendia con un CERO BAJO...

    Claro, yo, feliz, paseando en barca por el Pisuerga con los amigos, jamas supe que cosa era un CERO BAJO...

    Y la vida siguió igual... Y fui feliz...

    Ay, que tipo aquel, empeñado en enseñarme Matematicas cuando mis intereses iban mas por los paseos fluviales en barca...

    Eso si, los compañeros de clase que sacaron notas brillantes en Junio llegaron a ser altos ejecutivos de los bancos mas prestigiosos...

    Sin embargo, nunca conocieron el placer de navegar por el rio en una mañana de invierno...

    Je,je,je

    Al menos descuido me desboco...

    Je,je,je

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  14. ay, Antiqva, qué razón tienes, si yo hubiese tenido a mis pies un río y no riachuelos de estos, entonces hubiéramos estudiado el principio de Arquímedes o algo de eso, que es lo que hacen los profes cuando se suben a las barcas...
    Qué gracia, tú estudiabas con ventaja...
    UN abrazo.

    ResponderEliminar