22.9.09

Titubeo

Esta madrugada ha salido dios por el horizonte, era palabras. Qué suerte. Necedad ha sido la primera. No me ha parecido bien. Me he castigado a un largo silencio. Un silencio punzante. Luego me he convertido en un dios pequeñito y me he sido yo misma palabra, frío resquemor, arista de prisma, puente de hielo. Tampoco me he parecido bien, no logro ver nada al otro extremo del puente.




17 comentarios:

  1. Quizá no haya que decir nada y cruzar el puente. Allí hablan las palabras.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Resulta que los dioses también titubean, Alfaro, y tampoco siempre todo lo ven. Hay un buen pedazo de mundo que todavía está por inventar.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  3. Raquel,
    bienvenida a la ciudad, gracias por el detalle de dejar tu comentario en ella.
    En realidad para eso están los puentes para cruzarlos, con o sin palabras.
    Saludos.



    (*,
    sí, mundo por inventar y por descubrir, porque seguro que existen mundos que no conocemos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Esperemos hasta ser la palabra adecuada.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Luna,
    esa es otra posibilidad, la espera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sobre los puentes suele instalarse la bruma que proviene del río. Yo tampoco veo nada al otro lado. Sólo el murmullo del agua, imposible de ocultar, me marca un referente valioso e imprescindible.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Codorníu,
    pues que ilusión, que tú tampoco veas nada, debemos de estar del mismo lado del puente,
    qué deducción.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. En la madrugada era palabras, que suerte!!

    Ilusión, como la de la madrugada, aunque llegue el alba y nos deje silencio frio, porque merece la pena ser palabras, y correr esa suerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Querida amiga, lo cierto es que cuando uno oye hablar de Dios y de la Palabra, como que se emociona un poco... Y no es cosa de religiosidad, no...

    ¿Que decir del himno introductorio al evangelio de Juan...?

    A uno, como que se le ponen los pelos de punta...

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  10. Tengo rato castigado. Las palabras de me han ido desgranando por tantos lados que ni recuerdo. Tampoco me ha parecido bien, por suerte.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Si la palabra que dice un dios es necedad.. siempre mejor ser tu propio dios.. mejor cabeza de raton que cola de león...Hay días así.. en blanco y ciegos...

    ResponderEliminar
  12. Calipso,
    seguro que sí, que merece la pena ser, pero nuestro mundo es un mundo de palabra, y de imágenes.
    Un abrazo.



    Antiqva,
    nuestro mundo es tuyo, imágen y palabra...
    Bueno, y dios es una palabra más, pero sin imagen es una palabr abstraccción...
    No recuerdo los evangelios, pero si sé que Juan escribió un evangelio, y me gusta el otro Juan, San Juan de la Cruz, este sí que me gusta, cuánto hace que no lo releo...
    Un abrazo.



    Ay, Fero,
    qué haré yo contigo, con este comentario...
    en una de estas madrugadas te descastigas, las palabras déjalas desgranadas que para eso son,
    Un abrazo.



    Ico,
    diás en blanco y negro, y como ciegos, pero no hay mayor luz que la que puedes imaginar en plena oscuridad.

    ResponderEliminar
  13. http://www.eforo.com/foros/viewforum.php?f=69&sid=1129470e1c3dfaad51ce3f42317c8c37

    ResponderEliminar
  14. http://www.eforo.com/foros/viewforum.php?f=69&sid=1129470e1c3dfaad51ce3f42317c8c37

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. Pues lo que ves a tu lado del puente a mí me encanta, Alfaro, no quiero ni imaginarme qué será cuando divises el otro lado.
    Qué bien conviven a veces palabra y silencio...

    Te abrazo de nuevo.

    ResponderEliminar
  17. gracias por todos los comentarios que has ido dejando de un tirón...
    otro abrazo.

    ResponderEliminar