30.9.09

Mientras llega el frío

Dios se ha callado, no sabía que todos los puntos del horizonte le pertenecían, que el hombre es generoso con sus dioses.
Busco el puente, aunque sea un puente de hielo que produce resquemor, o se convirerta en un puente de fuego y me arda al otro lado de los ojos. No me he equivocado de tiempo, es mi tiempo de irrealidad.
Lo que más amo de este silencio de dioses es verte siempre antes de cerrar los ojos y dormirme, ojos de puente para el sueño. Si me duermo sin tu imagen desaparece el puente ojival.

11 comentarios:

  1. Pues yo, a menudo, sí creo haberme equivocado de tiempo...
    Un beso, Alfaro. Los puentes son necesarios.

    ResponderEliminar
  2. Después de tanto silencio... ¡y tengo el lujo de inaugurar comentarios!

    Es curioso lo de callar y leer silenciosamente, como si una se prohibiera la voz, y de pronto recuperar, y querer, y decir.

    Por todos los puentes.

    ResponderEliminar
  3. Vaya... Se me adelantaron... :(
    ¡¡Cachis...!! Por muy poquito...

    ResponderEliminar
  4. Sara,
    crees haberte equivocado de tiempo real...
    Un beso.


    Brujaroja,
    qué alegría leerte, oírte desde el centro mismo del puente: es brujaroja, es ella...
    Un abrazao grande.

    ResponderEliminar
  5. Y qué terrible de nosueño y de puente de hielo cuando una cierra los ojos sin haber visto lo que deseaba ver. Especialmente en eso coincido contigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hablemos de puentes, pues. De puentes sobre cauces secos. De puentes que el tiempo y las inclemencias han destrozado. Donde toda pisada es un riesgo palpable. De puentes neuronales que no encuentran ningún enlace significativo... De puentes que unen el pasado con el futuro saltándose el presente fugitivo.

    De puentes, de salidas, de manos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con el silencio de los dioses y con las imagenes que preceden a ese sueño reparador que reconstruya los puentes, esos que nos acercan y separan de la realidad imaginaria.

    Arrumacos de otoño

    ResponderEliminar
  8. Codorníu,
    me quedé retrasada en la respuesta de los comentarios... y se han quedado 2 ó 3 sin contestar entre ellos el tuyo, habías copiado unos versos chinos... el camino no cambia, pero yo sí..., era acerca de la Poesía.Y me habían gustado mucho,
    gracias por esos versos,
    Hablando de puentes...
    me quedo con todos los que nombras, suenan bien, aunque el de cauce seco será silencioso ir sobre él...
    pues te escribo una palabra que acabo de recordar: "sele", es asturiana,siginifica silencioso, despacio, tranquilo.
    Un besso.



    fusa,
    sí que es un nosueño terrible no ver lo que se queire ver.
    Un beso.



    begoña,
    tu has visto mi puente como la unión entre realidad y fantasía, es un puente maravilloso, porque así podemos regresar del mundo imaginario sin perdernos, y volver al mundo de la fantasía siempre que queramos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Amiga, estos dias pasados, paseando por esas playas del Sol, me tope de subito con un viejisimo puente romano... Si, asi, de golpe...

    Quizas te sirva para cruzar por esos hielos...

    Los puentes romanos son increiblemente solidos, y aguantan a pesar de que sus dioses "cascaron" hace ya demasiados años...

    Ay, aquellos dioses tan amables... Y que decir de las diosas romanas...

    Ay, que añoranza...

    En aquellos tiempos, las diosas "ligaban" con los pastores... Que cosa tan bella... No como ahora...

    Un abrazo, querida Alfaro, que enseguida me desboco...

    Je,je,je

    ResponderEliminar
  10. Antiqva,
    algún puente romano queda en Asturias...,y perduran.
    Las diosas y los pastores..jaja..., pero si estaba Zeus que era el amo del bosque, con sus disfraces,pero mira por haber nacido antes de tiempo no se encontró con Caperucita, adiós glamur romano, algunos prefieren el glamur de Jolivúd,
    yo, de momento observo desde el puente.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  11. Menos mal que calló, porque para lo que lleva dicho, mejor en silencio, debajo del puente, que es mejor dormir con la retina de impuros impregnada. Le damos kises forever y lo echamos al otro lado de la puerta.

    Besos

    ResponderEliminar