17.9.09

Días de salamandra

Es preferible no diferenciar un día de otro, que no se note demasiado la dejadez de los finales, oh Citizen, Citizen. Si publicas un libro de poemas y será una ruina para el editor, y me respondió mi él, un libro de Poesía no se edita para ganar dinero. La próxima lo pienso, cuando sea siempre música, cuando no haya desfiladeros, ni trozos de carne ensangrentada sobre las vías, cuando los tejados sean firmes y despierte la salamandra.

12 comentarios:

  1. Quizá un libro de poemas sea como las hojas caídas en un bosque. Los árboles arruinados, pero que revivirán una vez alcanzado el equinocio; y la salamandra despertará de su letargo, para volver a leer lo que le enseñaron las hojas caídas. Esas que serán la tierra, el barro de nuestros tejados.

    Es muy bonito. Es onírico y sugestivo.

    Un abrazo, Alfaro
    (Por cierto, este fin de semana me voy a tu tierra...)

    Chuff!!

    ResponderEliminar
  2. ZenyZero,
    gracias por tus palabras,
    si vienes por aqui y ves el mar espero que lo veas como estaba esta tarde, era una inmensa balsa azul,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Acertadas palabras, eso creo yo también. Es mejor no diferenciar un día de otro. Me ha gustado la expresión: "la dejadez de los finales"

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué misterios permanecen en los finales, que suspiros rosados transparentan las palabras, brotarán al fin, ahogaran la penumbra????

    Arrumacos.

    ResponderEliminar
  5. un libro de poesía no se edita para ganar dinero, por eso se siguen editando, por eso sigue habiendo poetas, por eso sigue habiendo artistas de verdad, sino, cualquiera lo sería, o eso dirían.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  6. codorníu,
    al final siempre hay ya algún tipo de cansancio, que produce esa dejadez,
    besos.



    Begoña leonardo,
    misterios y sobre todo silencio.
    Besos.



    Velpister,
    sí, por eso...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. "un libro de poesía no se edita para ganar dinero" ...ni la poesía debe estar en concursos, ni ser juzgada, ni vendida, ni hecha por encargo. La poesía siempre será de quien la necesita: creada, adoptada, prestada;Nunca termina, es en todo caso, un bien común que se regenera.

    Un abrazo querida Alfaro!

    ResponderEliminar
  8. Cristina,
    solo en parte es así. La realidad es bien distinta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A mí lo que mas me gusta es este “mi él”, Alfaro. Se me ocurre también “mi tú”. Con seguridad “tu él” también diría que los buenos poetas solamente generan dividendos para los tataranietos del editor. Con suerte, para los del poeta.
    Bien dices. El día que despierte la salamandra desaparecerán los muñones. Todas las perpetuas heridas curaran entonces. Y entonces, no será necesaria la poesía, porque ya nada será feo. Mientras pero, el vistoso anfibio sigue durmiendo constante. Los finales de los días nos siguen pareciendo, que acaban en la desidia.

    ResponderEliminar
  10. Daniel Damián,
    la poesía necesaria, o no, también es vida en la salamandra,
    gracias,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, alguien dice que la poesia debe estar al alcance de todos, incluso -entiendo- de las gentes normales...

    Uf, que idea tan subversiva... Una poesia para uso de los necesitados de ella, sin prebendas ni beneficios economicos...

    Ese alguien apuesta por un mundo de espiritualidad pura, libre de economias o subterfugios...

    Muy subversivo, sin duda.

    Un abrazo,amiga

    ResponderEliminar
  12. Sí, Antiqva, poesía para todos, o música, todo debería estar al alcance, pero es una utopía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar