27.9.09

Desplazamiento

Él va caminado lentamente por la acera y de repente se fija en ese hombre de rostro así -me dice, haciendo un gesto con sus dos manos sobre la cara-, agachado, afilando una navaja con el borde del bordillo de la acera. Me he puesto nervioso y he fumado y fumado.


Ella
:
El doctor muerte se ha equivocado, no piensa en su nombre, no recuerda dónde guarda su navaja. Escribo el amor con jazz; las ausencias, con jazz; tarirorirorí suena una especie de pasodoble letal, si el doctor muerte no encuentra su navaja esta herida puede ser mortal.


Yo salía hacia el mar, pero tanto estrés me ha llevado de una calle a otra sin dirigirme hacia la que me llevaría al mar. He comprado cuanto me habéis encargado y no he ido a ver el mar. Muy inquieta, he regresado a casa y he tomado café y café, mientras intento recordar dónde guarda el doctor muerte su navaja.

5 comentarios:

  1. Este desplazaciento, este cambiarse de sitio sin moverse...
    "He comprado lo que me habéis encargado y no he ido a ver el mar"
    Es necesario encontrar la manera de ver el mar, tan imprescindible.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Él camina por el borde del mar pensando que el mar no tiene bordes y que, por lo tanto, lo que está haciendo tampoco es andar.

    Ella maneja una navaja mientras bebe café y, en un momento que se para a pensar en su nombre, juega con la taza y se bebe la cuchilla de la navaka.

    Yo, como no he apuntado en una larga lista lo que me habéis encargado, en vez de comprar me he puesto nerviosa y olvidadiza y he fumado y fumado.

    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  3. Presente... presente sin demasiadas intenciones, sin dejar huellas mas profundas que las que el mar silencia con el paso de la marea.
    presente silencioso
    por que estoy silenciosa-miente...
    Jajajaja y puede que hoy también totalmente incoherente pero se que tu me entiendes.

    Besos desde mi alma que no olvida

    ResponderEliminar
  4. Amiga, pero puede haber algo mas triste que ver a un tipo que afila su cuchillo con el bordillo...

    ¡Que barbaridad!

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  5. Begoña,
    hoy ha sido martes y tampoco he ido a ver el mar, ha sido un díamadre, y ya sabes los días-madre son...como días raíz pero moviéndose sin moverse..., lo más parecido es la resaca de la playa.
    Un beso.



    fusa,
    me gusta tu yo, no es agobiante.
    Un beso.


    mas de ti que de lirio,
    sileciosa e incoherente..., anda, escribe en ese espejo lleno de alma.
    Un beso.



    Antiqva,
    y el hombre que observó la navaja tembló y pasó a su lado porque no había oto camino...,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar