19.9.09

Desde Salinas

Felicidad
Todos los puños llamando a tu puerta. La felicidad pasó de largo, solo le quedó el nombre cuando supo que no volvería a ver el mar. Salinas quedaba lejos, no hubo trenes de retorno, los trenes se fueron hacia Barcelona y hacia Madrid cuando el páramo dormía.


Sagrada familia
No hay secretos, solo palabras despiadadas que se cruzan. Un padre camaleónico devoró a sus hijos, se salvó el más fuerte, el que heredó la palabra de su padre, su continuación. Los que pronunciaron las palabras de la madre están muertos o viven entre paredes que recogen las vidas de los locos. Ya sabemos que el cero no puede dividirse.


Ella
Escribió la palabra que lo nombraba, Cernuda, y escribió Felicidad en el fondo de un vaso vacío. Escribió al hombre que pensó en ella antes de suicidarse, y llegó tarde. Algunas veces nos equivocamos en el cruce. Demasiado dolor en su nombre. Felicidad, para qué te quiero, mis hijos muertos están en mi nombre. Solo seré una canción.

8 comentarios:

  1. Vaya, siempre son los fuertes los que se salvan... Maldita sea la Ley del Darwin ese...

    Si se salvaran los mas sensibles, la raza iria mejorando en espiritu, pero solo se salvan los mas borricos, y asi nos marcha.

    Y te lo digo con conocimiento, amiga: fijate, los Neandertales unos tipos majisimos, y llegamos nosotros (sin duda mas borricos) entro en juego la ley de Darwin y se acabaron los Neandertales...

    Maldicion con el Darwin, mas vale que no se hubiera inventado esas leyes que favorecen a los fortachones.

    Uf, amiga, como estoy hoy...

    Je,je,je

    Me voy a ver la tele, a ver si me inspiro para escribir algo mientras veo los anuncios...

    Ah, que prodigio el de los anuncios de la Tv... Todo en nuestra mano...

    Y me callo de una vez, amiga entrañable

    ResponderEliminar
  2. El más fuerte no es el que cumple los requisitos del alma, el que sobrevive porque aguanta el hambre siempre tendrá sed y esa sed es de sangre...

    Besos resistentes.

    ResponderEliminar
  3. Antiqva,
    jaja... los anuncios, hay buenos publicistas, muy buenos, pero qué poco los veo.
    Y sí, no falla, suelen sobrevivir los fuertes, y si hablamos de sicología... sucede lo mismo.
    Un abrazo.



    Begoña Leonardo,
    el más fuerte es el que pisa al débil y sigue de largo, el pisotón puede ser físico o de los otros que se ven menos pero dañan igual o más, y una vez pisados sobrevive el más fuerte, el que resiste el golpe, el que sabe adaptarse y resistir, los débiles no pueden resistir.
    Y luegos están esos fortachones con sed de sangre, como tú dices, que mejor apartarse.
    muchos besos, para ambas dos.

    ResponderEliminar
  4. Resistir y adaptarse, no hay otra receta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me enganchó eso de que "algunas veces nos equivocamos en el cruce". Me recuerda al mito de la elección engañosa, cuando Zeus elige mal al dejarse llevar por las apariencias.

    Es mejor que la felicidad no esté en función de nada ni de nadie. Y sin embargo, su mero nombre ya la coloca en la ecuación como la variable dependiente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Te he leído y he pensado que de ser una canción, esta entrada, sonaría como un lamento, de los que te punzan y ya no se sabe qué decir, ni cómo seguir.

    Un dulce beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  7. sara,
    o eso o ser irresistiblemente unos inadaptad@s...
    Un beso.



    Codornïu,
    en un cruce has de elegir uno de los caminos,
    Es mejor que la felicidad está en uno mismo, como casi todo, claro, que el entorno, lo exterior, también influye, una cosa es lo que dbería ser y otra, lo que es.
    Un beso.




    (*,
    Sí, es un bastante lamento, aunque no hablo de mi felicidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Felicidad un nombre que hace sonreír de forma dulce...un viaje, nombre de ciudades, nuevas etapas vitales, y el final trágico, duro, frío.
    A veces en la vida se necesita demasiado coraje...

    ResponderEliminar