4.9.09

Corteza de pino

Corteza de pino en las jardineras, no nacerá ninguna mala hierba, creo que ni buena ni mala. En las ciudades solo crecen el asfalto y el cemento y el granito y las cristaleras. Cuando acabé de extender con las manos, con mucho cuidado, las cortezas de pino lo pensé, ¿y si naciera un pino y en él una piña y en el próximo verano un enjambre de abejas anidara sobre el pino y ahuyentara a los gorriones y a las palomas?
Luego creo que del libro de Antonio Gamoneda salió su palabra mágica y se fue al suelo otro libro que lo ocultaba en parte, por más qué pensamos en las leyes físicas de la gravedad no sabemos cómo pudo caerse el libro al suelo como si fuera lanzado por una mano oculta. Estas cosas me dan qué pensar, le he dicho al poeta.
Ahora ha empezado un dolor de cabeza y soy más corteza de pino que oído para la palabra de Gamoneda, y me gustaría decir, como los presentadores de los telediarios al finalizar el programa, hasta mañana y buenas noches.

8 comentarios:

  1. Descansa cubriendo ese árbol, Alfaro, y ya vendrá la palabrá mágica del poeta en el sueño más profundo, al menos a mí me pasa así, siempre vienen tras el sueño desafiando toda ley física conocida.

    Buenas noches...

    (te abrazo)

    ResponderEliminar
  2. Hay sucesos realmente fortuitos. ¿Por qué ocurren? ¿Qué hay en ellos, que nos traen o hacia dónde nos llevan?

    Dormir, descansar la mente de lo real, y entrar en los sueños, viajar por ellos, para volver con más energía al día siguiente.

    Parece un gesto baladí, pero incluso para ir a dormir, hay que hacerlo en las mejores condiciones y aprovecharse de su beneficio. No es una perdida de tiempo, vamos.

    Un abrazo,
    Montse.

    ResponderEliminar
  3. y si naciera de ese sueño producto de tu dolor de cabeza un poema....? cuando un libro se cae hay que leerlo.. es una señal, claro.

    ResponderEliminar
  4. gloria,
    tiene que haber explicación física para todo...o es que el hombre aún no ha llegado a ella.
    Un beso.


    MGJuárez,
    si descubro el porqué ha caído este libro-revista te lo digo.
    Un abrazo.


    Ico,
    imáginate una hilera de libros y delante 5 revistas-libro (The Children's Book of American Birds) que están dentro de la balda aunque sea en doble fila, y de caerse lo lógico es que se caiga sobre la misma portada dentro de la balda, y no sobre el lomo del libro al suelo. Entonces miré qué libro había detrás y era uno de Antonio Gamoneda. Parece imposible..., es que miro y miro y no me lo explico. Pero seguro que hay una explicación física y lógica y no pararé hasta dar con ella.

    ResponderEliminar
  5. Habrá sido uno de esos gorriones, Alfaro. ¡Otra cosa no se me ocurre! :)

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  6. (*,
    pues no había pensado que los pájaros del libro quisieran volar...
    es maravilloso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. En sus comienzos, el hombre primitivo no acertaba a encontrar un efecto causa entre realizar el acto sexual y que a la mujer le empezase a crecer el vientre. Al nacer el bebé, miraban a la Luna.

    Cuando no identificamos con claridad la autoría causal de un fenómeno, repetimos la conducta de nuestros antepasados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Codorníu,
    sí, es el origen de las religiones.
    yo a la luna aún no he mirado, hasta he pensado en algún movimiento sísmico.
    bah, qué más da.
    Un beso.

    ResponderEliminar