6.9.09

Complicidad

Llevas más de media hora buscando algo que has perdido, algo que nadie ha visto excepto tú. Alguien dice si la abuela viviera rezaría la oración de aquel santo y aparecería, y pienso en una oración inventada para el momento: felices ellos, felices..., alguien cree en la magia de la palabra.
No he inventado nada, ni la rueda, ni el tubo de ensayo desde donde me observan las palabras y me hacen guiños para ser las elegidas. Si ahora de repente me despertara de un largo sueño qué diría al leer un correo de la república invitándome a facebook, qué maravilla, al fin todos republicanos.
Y ahora me cabrearé, en el sentido de cabra, cabra alpina a ser posible, porque han entrado en mi casa ardiendo sobre el lago y se han llevado las palabras del fuego, y he visto cómo las palabras se han apagado en otra boca, he distinguido el saqueo, finalmente he acabado por sonreír y alzaría una copa si la tuviera a mano para desearle a ella éxito, éxito hasta el exitus más total. Es fácil abrir un diccionario, más fácil que perderse por algunas ciudades.
Al fin la mujer de barro sonríe dentro de mí y le hago un guiño de complicidad.

12 comentarios:

  1. Que las palabras de fuego se apaguen es de las mejores noticias que puede traernos la vida.

    No me extraña que se ponga a brincar la mujer de barro, o que dé volteretas por los prados frente al mar.

    Este septiembre parece que viene en son de paz.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Encontrar la república al cabo sólo de media hora mediante palabras incendiarias robadas? o mágicas?
    ¡hermoso!

    ResponderEliminar
  3. Yo también he oído esa oración, pero no la conozco. Y sonrío, sí, el poder de las palabras, el poder de la Creación. Desnombrar, nombrar y renombrar...

    También yo le dedico un guiño a la mujer de barro ;-)

    ResponderEliminar
  4. Cómplices todos: no hay nada como el hogar dentro de uno mismo. Estupendo que las sonrisas aparezcan invitadas.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  5. Qué raro es, parece que busca palabras y alguien las roba. Hoy no me hallo, pero me alegro de que la mujer de barro sonría.

    besitos

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho, pero el final es simplemente maravilloso, gracias, tu cabecita siempre me sorprende.

    Arrumacos de regaliz.

    ResponderEliminar
  7. Codorníu,
    la paz cerca de mí...,ojalá, una vida tranquila.
    Besos.



    Velpister,
    qué más quisiéramos que encontrar...
    besos.

    ResponderEliminar
  8. Malvada bruja del Norte,
    para eso son las palbras, y para más.
    besos.



    Sombras en el corazón,
    pues, sí, es estupendo.
    Buen regreso.
    Besos.



    Isabel chiara,
    sí, es como un saqueo, pero el enfado se ha ido convirtiendo en otra cosa..., y he mirado hacia la mujer de barro, que en parte, es una metáfora y me he sonreído con ella.
    besos.



    Begoña Leonardo,
    de nada, las gracias siempre a ti.
    Ay, el regaliz,como se nota los sabores infantiles...por ahí.
    Besos para las dos.

    ResponderEliminar
  9. Si la oración a los santos resulta que falla, tambien se puede recurrir a amenazarlos, a insultarlos... Entonces, atemorizados, suelen ayudar a las gentes.

    Eso dicen.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  10. Antiqva,
    qué gracia,si hasta habrá que ponerse a aplaudir...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hermosos deseos paa otros.. no creos que hayas perdidos las palabras de fuego

    ResponderEliminar
  12. Ico,
    no, no las he perdido, solo se han llevado la apariencia de la palabra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar