28.8.09

Solos o piedras

La inocencia es frágil, es la primera herida que abre y no se cierra, aunque juguemos a ser magos. Aquí una línea curva, justo en el centro me sitúo para ver cómo hablas desde la ceguera o cómo interpretas la mudez. Lo sabes o no lo sabes, per parlare con te, non sa, non sa, ella non sa.
Del silencio, de la oscuridad surgió la voz. La otra. Una otra, voz menos ruidosa. Una otra de acidez.
De algo diría una letra, una letra regalo para empezar. Una letra de frío sobre la espalda, un gran peso sobre los hombros. Una letra de piedra. El gris fuerza frente a mis ojos. Gris fuerza detrás de tus ojos.

12 comentarios:

  1. parece que no confías, no crees que se pueda hablar de lo invisible, al menos no crees en las palabras de tu interlocutor, que ya ha perdido la inocencia, lo único que no vuelve, la herida que no se cierra. Es como un sueño o una pesadilla que te imposibilita a hablar, una piedra sobre los ojos..

    ResponderEliminar
  2. Jeje... pues yo las letras me las imagino hechas por los pies en la arena. Luego, ya sabes lo que pasa con las olas... que las deshacen.

    De piedra no me gustan mucho, porque es como si fuesen definitivas. Para el gris me pega más la bruma que la fuerza. No sé porqué la asocio al rojo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. la inocencia la primera herida, el primer amor, la primera sensación de conciencia... Verte, reconocerse en tí.

    Besos, tiernos, inconscientes y azules.

    ResponderEliminar
  4. a veces las heridas de la inocencia duran hasta la madurez y aun hasta la muerte.

    abrazo estimada

    ResponderEliminar
  5. Las heridas duran siempre. Aunq cicatricen, aunq pase mucho tiempo, vuelven a doler con los cambios de tiempo.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Ayer justo hablaba del tema con una amiga... le contaba que olvido, mezclo y cambio recuerdos del tiempo de la inocencia, costumbre que aun mantengo como si mi mente fuera un disco duro que guarda las palabras grises como archivos ocultos... estar, están... uno sigue llevando sus marcas a cuesta pero yo las escribo para no perderlas...
    Uffff me fui otra vez por las ramas (y me encanta), ya no reviso mis comentarios antes de dar al enter así que Dios me perdone si digo barbaridades de color que sea).

    En realidad de lo que hablábamos es de mi desnudez en el blog y los motivos que me llevan a ello... escribo para no olvidar.

    Besos dormidos desde mi alma despierta y el deseo de que tengas un precioso día.

    ResponderEliminar
  7. Qué vida más pretenciosa si hemos de comenzar con letras hasta lo que no está escrito. Detrás de unos ojos siempre está el gris, ese color sin marca y sin letras ni palabras. Como la premira herida, esa que nos acompaña siempre.

    Un abrazo enorme!!
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  8. ico,
    gracias por tus palabras. A veces se viven pesadillas, y se lleva una enorme piedra en algún lugar indefinido del cuerpo.
    Un abrazo.



    Codorníu,
    pues, luego pasa que sube la marea y nos quedamos sin letras,
    el gris fuerza es el gris del elefante, y la letra de piedra es por lo imperecedero.Yo tasmbién lo asociaría al rojo.
    Un beso.



    Fero,
    hay heridas que curan, que no dejan ni cicatriz y otras las tenemos abiertas.
    Un abrazo.



    Sara,
    hay heridas que se viven y se olvidad, no todas se recuerdan, hablo por mí, claro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. mas de ti que de lirio,
    pues yo mezclo nombre, lugares, títulos..., intercambio lo de los unos con los otros...,
    ah, el olvido, cuanto de ese ello hay en la literatura, aunque no sé si será en el para o en el porqué.
    El día ya ha pasado, gracias.
    un beso.



    ZenyZero,
    ay, seamos pre...lo que sea, pretenciosos, preciosos, preciosistas,prepotentes no, por lo que lleva de anticipo es pre, es como si te esperases en la misma palabra que te nombra,
    ay, Zen aun me río cuando recuerdo la pesca del bonito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. El gran peso sobre los hombros que ni cierra ni cura la herida, la deja aparcada y hasta olvidada la mayoría de las veces. Y esas miradas que parecen de acero. Nos hacemos viejos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Isabel chiara,
    ¿y con 20 años podríamos llevar grandes pesos sobre los hombros?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Quizás se pueden llevar porque la mirada ya no es tan fris fuerza, tira a verdes, rojos, naranjas, azules, y el desgaste es menor.

    ResponderEliminar