29.8.09

Solo la melodía

Los fines de semana me convierto en metáfora pura, perla enorme desde los pies, y sin cabeza. Necesito un Dalí o un Miró por fuera y un Pollok por dentro, y a ti para ser ambos. A cualquier hora llega el saqueo de la palabra, yo solo escucho palabras corriendo por alguna circunvalación de mi cerebro. Los fines de semana hay una llanura inmensamente vacía a mis ojos de agua y a mis ojos de sol.

12 comentarios:

  1. Benditos sean los fines de semana.
    Para llenar algo, antes tuvo q estar vacío ;)
    Besicos.

    ResponderEliminar
  2. Yo disfruto uno si, uno no. Pero, sinceramente, descubro metaforas entre la manitas que me alcanzan, las miradas de entrega y, asomada a la ventana del dolor, rescato la débil sonrisa que adormecida por los aines habita en unos resecos labios.

    Sabes, -¡no te lo he dicho?- me gusta todo lo que discurre por esas circunvalaciones, esa chispa encendida de tu palabra.

    Un petó
    Montse.

    ResponderEliminar
  3. Una llanura esperando ser llenada por tus palabras.. siempre eres metáfora cada día... los fines de semana ¿ será que hay más tiempo para dedicarse a enlazarlas? Sé lo que es eso...

    ResponderEliminar
  4. Y escoges el Dalí de los sueños, el Miró de los colores y la pasión de Pollock. Respiras en una llanura vacía, y poco a poco las palabras que en un principio bailaban a tu ritmo, comienzan a bailar el suyo...

    ResponderEliminar
  5. Pinturas por dentro. En ellas, metáforas corriendo; levantando polvo detrás de las palabras...

    Pinturas por fuera. Una llanura vacía: tierra en los ojos...

    Eso me dice.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Guarda't les paraules, perquè no som res, si no som metàfora.

    ResponderEliminar
  7. El pollock por dentro es inquietante, con tanta materia por recorrer, y descubrir, y traspasar. Seguro que de ahí salen las metáforas más vivas.

    Es muy bueno, Alfaro, vaya si te jalea el fin de semana.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Sara,
    dicho así, parece una verdad rotunda.
    Un beso.


    MGJuárez,
    gracias, algún día tenemos que asomarnos a la ventana de la alegría,
    un beso.


    Ico,
    los fines de semana parece que hay más tiempo, menos relojes..
    Un beso.



    Malvada bruja del Norte,
    Pollok siempre me ha sonado a tormenta, a dolor que araña por dentro, por las circunvalaciones, líneas y líneas escribiéndonos por dentro lo que ya está escrito.
    Un beso.


    Codorníu,
    pues lo que te dice suena muy bien,
    besos.



    vidapervida,
    qué bien suena..., así, asegún lo has escrito, las guardo aquí en esta ciudad.



    isabel chiara,
    me jalea, sí, más de lo que quisiera o de un modo que no quiero, me gusta el verbo me jalea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito. Podía haberlo dicho yo, aunque no tan bien.
    Comparto tus sentimientos.

    ¿Sabes?, a veces lucho por no ser una metáfora andante. Me dicen, habla, y cuanto más me lo dicen, más callo. Entonces, pienso, es triste dejar de ser quien eres en realidad.
    Al día siguiente me hundo en el trabajo y vuelta a empezar.

    Un abrazo grande.
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  10. Yo, como soy simplon, me encantan los fines de semana... Hasta los gatos son mas felices.

    ¿Quien iba a decir que los gatos saben de dias de la semana...?

    Je,je,je

    Un abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar
  11. ZenyZero,
    seguro que tú lo dirías mejor,
    sí, a veces te callas y luego no puedes salir del silencio, eres el mismo silencio.
    Un abrazo.


    Antiqva,
    no dudo que los gatos que andan contigo se saben hasta los días de la semana, entre la sabiduría gatuna y la sabiduría de Antiqva...,a ver si algún día nos dices el truco para hacer fotografías a los lobos (o zorros)dentro del coche y filmar a los gatos como tú lo haces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Los fines de semana hay tiempo.

    ResponderEliminar