4.8.09

Norte o Sur

No sucede lo mismo en todas las ciudades.
Es cuestión de luz. Norte o Sur.
Unas son más luminosas y otras, más grises.
Siempre pienso que los peces de tu mar se alimentan del desierto y los de mi mar, del frío.

Ay, elefantes terribles y asustados que no se acomodan a su tiempo e incomodan a todos.

10 comentarios:

  1. Elefantes terribles y asustados...
    Me encanta este poema.

    ResponderEliminar
  2. Si los ríos nutren los mares, deduzco que los ríos que van al desierto son fluidos de arena que descargan en el mar. Y los ríos que van a parar al segundo mar bien pudieran ser la milimétrica carrera de unos glaciares.

    Sean lo que sean, a mí me queda una idea de mares secos (que no vacíos) en ambos casos.

    Con lo importante que es el agua para los pececitos.

    Eso me sugirió tu texto. Como una vela que se enciende con la llama de otra.

    (Excelente)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues fíjate que me gustan mucho las mezclas de los extremos; porque al final lo que los hace diferentes es lo que los atrae.
    Lástima de elefantes. Quien pudiera convertirlos en hormigas. Creo que se consigue con la varita de la indiferencia... claro que ¡ocupan tanto!

    Un abrazo, guapa, que tengais un buen Agosto :0)

    ResponderEliminar
  4. mi ciudad es un poco gris...
    pero encuentra luminosidad con tus letras.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ay, la Luz de Andalucia...

    Claro, que en el fondo, uno no puede sino reconocer que todas las luces son bellas, y el que piensa de otra manera creo que se equivoca.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  6. El color de una ciudad es dado por las personas que viven en ella, por eso no está de más empezar el día con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  7. Mi ciudad es luminosa, pero esa luz especial se la ponen los que la saben mirar. Yo llevo muy mal lo de no ver el sol, antes no me daba ni cuenta... Me estaré haciendo mayor????

    Este poema es muy hermoso, felicidades, sobre todo me ha gustado el final, una verdad elefantina.

    Gran beso de luz.

    ResponderEliminar
  8. Sé que te gustaría mi ciudad. La cantera rosa refleja la luz de una forma muy peculiar.
    Pero cierto es que también aca tenemos elefantes :S

    Un gusto volver!


    Besos

    ResponderEliminar
  9. La gente también difiere según las latitudes? Puede ser.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Domadora de elefantes,
    ay, no pensé en tus elefantes al escribirlo, seguro que los tuyos no son así...
    Un abrazo.



    Codorníu,
    pues es como la recreación de otro mundo tu comentario...,
    ay, y cuántas velas se encienden con el hilo de otras...
    Muchas gracias,
    un beso.



    Sombras en el corazón,
    gracias por los buenos deseos, si estás por aquí ya ves qué día, cuánta agua, y si no estás ya... seguro que al sol...
    un abrazo.



    Fero,
    pues mi ciudad es bastante gris, y hoy que orbayó a lo grande, gris gris...
    un abrazo.



    antiqva,
    ay, sí, la luminosidad de tu ...tierra...
    a mi me gusta también la luz de la mía,
    un abrazo.



    Capitana,
    sí, si te refieres al color subjetivo,
    gracias,
    un abrazo.


    Begoña Leonardo,
    Los días sin sol descansas de los días de sol... que mira que en tu ciudad quema un día de sol...
    Un beso.



    Cristina,
    sube una foto de tu ciudad, o de la cantera rosa...
    solo conozco las canteras beis, las marrones, pero una cantera rosa... tiene que ser preciosa.
    Qué imagen más hermosa, gracias por ella,
    besos.


    Luna,
    pues todo influye , las latitudes también, seguro.
    Un beso.

    ResponderEliminar