2.7.09

Latitudes

Como una sirena sin canto esculpida en mareas bajas
en medio de la vida hacia un lado amargo
lentos sabores de arena
como tú mismo pero más oscuramente
me cuento en aceras solas
y en badenes infranqueables de ojos que me rastrean
sin verme

sobre la superficie hay palabras que cubren la piel
y me llenan de silencios y de espacios en blanco
...

11 comentarios:

  1. "y en badenes infranqueables de ojos que me rastrean
    sin verme"


    Porque para encontrar, primero si tiene que tener ganas de buscar. Están lo que miran pero no saben que, están los que buscan y no saben...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. La marea subirá para devolverte el canto... aunque yo creo que ya lo ha hecho, que ya cantas y ojalá me llegue siempre tu voz de sirena.
    A veces nos llenan los silencios, demasiadas veces se descolorean los espacios, y las miradas... pocas pasan del rastreo de la superficie para llegar a ese silencio que nos habita y nos reconoce tan oscuramente en el blanco.
    Ese sabor tan lento de arena ha conseguido secarme la garganta...
    Me ha gustado mucho, Alfaro, mucho.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amiga, pues yo te veo perfectamente, y ademas cantas de manera bellisima, y luce un sol esplendido y las nubes -hoy precisamente- estan que se rompen...

    Vamos, que porque la marea este un poco baja tampoco es para que te pongas asi. Te veo demasiado exigente.

    Un fuerte abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Gloria: esos lentos sabores de arena... tan secos como los espacios donde no hay nada. Me muero de sed.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Buenísimo! eres la mejor de las sirenas, la que mejor voz gastas.
    un besazo

    ResponderEliminar
  6. Sonrisa de Hiperión,
    y están los ciegos..., que también son todos estos que tú escribes.
    Saludos


    Gloria,
    A veces es silencio y es noche y hay voces en la noche que no son nuestras, y hay dolor que no es nuestro pero araña y corta como si fera nuestro,
    gracias a ti, como siempre.
    Un abrazo.



    Antiqva,
    claro, es que aquí canto en silencio.
    Gracias.
    Un abrazo.


    (*,
    gracias, tu comentario me hace pensar en distinots tipos de sed, la sed por la arena, la sed por el mar, por la sal de las olas, sed de sueño, sed de despertar, de oír, de dejar de oír..
    Un beso.


    Pepe Pereza,
    qué adulación, gracias,
    ay, cuentista, cuentista...jaja..
    besos.

    ResponderEliminar
  7. Cuestión de mareas. Todo cambia, todo vuelve.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Sirenita, tus cantos me embriagan, me seducen y me dejo... Tu sabes con tu luz permanente estar a salvo.

    Besitos espumosos.

    ResponderEliminar
  9. Luna,
    pues, sí, cuestión de olas que van y vienen.
    Besos.




    Begoña Leonardo,
    las olas me llevan y las resacas(las de la arena), sin darme cuenta, a veces cuesta mantenerse, no creas..., y no te digo si de repente llega una ola y te pilla desprevenida...
    Muchos besos, para repartir entre las dos.

    ResponderEliminar
  10. O sea, que tu tú, es en lo profundo.
    ¿No?
    O es, abismal, horadador de fondos, tu tú no es franqueable a ras del suelo.
    ¿No?
    Y tu tú, se mira pero no se ve, y menos se toca, de tocar ni hablamos.
    ¿No?
    Claro, etéreo, esa es la palabra que buscaba.
    Da igual, eres una trampa, eres nunca, y te escapas, como el humo entre los dedos.
    Snif...

    ResponderEliminar
  11. Billy MacGregor,
    todos los tús son casi siempre en lo profundo, el tuyo seguro que también,
    claro que a veces se ven y se tocan.
    Yo no soy una trampa, sin embargo tengo bastante de nunca,pero tener un poco de nunca no siginifica ser una trampa. Y me escapo si me veo amenazada, como todo el mundo que no toca la heroicidad.
    Snif snif...

    ResponderEliminar