24.7.09

Fuegos

El agua se refleja en el azul brillante y eléctrico de la barca, y sobre el azul ondea el color del fuego directamente desde el agua. Sobre el agua, el sol.

Ayer, más ayer, en cualquier noche de fiesta, habrá una niña que se aburre y se escapa, y de camino a casa ve las llamas de una hoguera y oye música y cantos, y la niña se acerca y se sienta, y pasa el tiempo allí. La están buscando pero ella no lo sabe. Tampoco sabe con quién está. Al día siguiente la mujer más vieja, la mujer de tantas venas y tan marcadas en las manos la regaña. La niña entonces sabe que todo cuanto dicen no es cierto. Los primeros prejuicios desaparecen aquel verano.

Los caballos han huido, quedan flores de espino sobre los bardiales.