5.7.09

Ellos en Freetown

Ella
Ayer, de regreso a casa, al cruzar hacia el parque, una bandada de gaviotas sobrevoló nuestras cabezas, algunas volaron tan bajo que tocaron la carretera. Por un momento pensé que seríamos los protagonistas de una nueva versión western de Pájaros. Yo iba descalza, había olvidado comprarme unos tacones para la ocasión.
Oh, Freetown, ciudad de encuentros.


Él
El último cangrejo ermitaño murió atrapado en un bote amarillo de colacao, y navegó. Navegó sobre aguas grises sin ser picoteado por las gaviotas. Ahora regreso con todos los grillos hacia la ciudad. Línea negra sobre línea blanca siguiendo mis zapatillas rojas.
Oh, Freetown, ciudad de ausencias.


Yo
Sin embargo, yo llevaba la cabeza llena de arañas y mariposas negras, y algún escarabajo despistado. Todos salieron indemnes del vuelo de las gaviotas y se hizo oscuridad en esta ciudad de dioses. Aún me brilla la luz del hombre iluminado que vive cerca del mar.
Oh, Freetown, ciudad de luces.

(para leo del Mar)

16 comentarios:

  1. No sé por qué he imaginado un largo puente de madera que cuza el mar, y un olor a humedad y bichos y , había nubes como castillos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan estas miradas poéticas de estos miembros (¿de una familia de vacaciones?), bueno, o de una misma voz interna. El caso es que resultan siempre voces mágicas con un lenguaje onírico muy relajado.

    Petonets!
    Montse.

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que vuelvo a la ciudad sin nombre su atmósfera me atrapa. El aire está tan lleno de palabras que respirar se convierte en un placer.
    Y siempre termino por preguntarme por qué no lo hago con más frecuencia, por qué no consigo domesticar el tiempo que se me va en tantas y tan tontas cosas...
    Muchos besos Alfaro, y gracias por no olvidarme a pesar de todo...

    ResponderEliminar
  4. Ciudad de encuentros, ciudad de ausencias, ciudad de luces. Ella, él, yo. Siempre esa trinidad, por este orden.

    ¿Onírico dices?

    ¿Es que acaso la realidad no es un sueño de los distintos yoes que aportan su mirada?

    No sólo me embebe tu escritura; esta creación en tres dimensiones destapa también mi olla y escapa el zoológico particular que me habita.

    Un beso.
    Codorníu


    (El otro día, en el encuentro de escritores de blogs, Lena expuso un matiz sobre los comentarios: introducen enfoques que a ella no se le pasaron por la cabeza en el momento de escribir una entrada)

    ResponderEliminar
  5. Billy MacGregor,
    me encanta la imagen de un puente largo sobre el mar... y la gente cruzándolo, seguro que no tiene bichos, Billy, quizá alguna nube ...
    Un beso.


    MGJuárez,
    esta mirada es un pequeño homenaje a un amigo, eso es en relaidad.
    Me alegra que te gusten mis tre voces, ahora que muchos están de vacaciones y una está aquí...eh... te saludo con la mano desde el otro lado del puente de madera que se ha imaginado Billy.
    Un beso.



    brujaroja,
    me alegra leerte,
    tus huellas están en la ciudad...
    Un beso.



    Codorníu,
    en esta ciudad de hoy siempre hay una luz, aunque todo esté oscuro, yo siempre veo esa luz en F.
    pero lo de onírico no lo he dicho yo.
    Y es cierto que cuando escribimos suelen emerger de nuestro interior varios yos.

    Me gusta que lo que escribo destape zoológicos...

    Los comentarios te hacen ver cosas que ni pensaste al escribir, pero que están ahí, tanto o más que lo que se pensó.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ciudad de encuentros, ciudad de ausencias, ciudad de luces, ciudad de miradas sin nombre con voz propia. Oh, Freetown, donde gaviotas, cangrejos y mariposas negras (y algún escarabajo despistado) viven la libertad del viento sobre el mar...
    Calma, no sé por qué, Alfaro, pero he respirado la calma sobre líneas negras y blancas con formas de palabras.
    (a ella le puedo prestar mis tacones... je)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. gloria,
    gracias por el comentario,
    y por los tacones,no sé si mi ella sabrá caminar sobre tacones...jejeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. La luz se contagia, es cierto. Mucho mas q las sombras.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Besos también para ti Alfaro, desde este lado de ese puente mágico y refrescante, creado en esta ciudad de maravillas.

    Dije onírico, porque muchos de tus textos me llevan a paisajes increíbles, como de ensueño. Creo en ellos firmemente, su lectura hace más agradable muchos días, como estos de julio, laborales aún también para mí. Aún así, me ha encantado el enlace que hay, sobre Camino Incierto: "síndrome ni-ni". Es el contraste con la realidad, pero va bien no separarse de ella.

    Petonets desde Barcelona,
    Montse.

    ResponderEliminar
  10. Sara,
    digamos que con la luz vemos unas cosas, la velocidad de la luz debe de ser mucho mayor que la de la sombra.
    y con las sombras vemos otras, pero las sombras también se expanden...
    Gracias por tus palabras.
    un beso.


    MGJuárez,
    me alegra mucho que esta ciudad te lleve lejos, no tengo nada en contra del mundo onírico, al contrario es una gran fuente de imágenes, y la realidad también lo es.
    He leído el enlace de abajo, está en la realidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Sara,
    digamos que con la luz vemos unas cosas, la velocidad de la luz debe de ser mucho mayor que la de la sombra.
    y con las sombras vemos otras, pero las sombras también se expanden...
    Gracias por tus palabras.
    un beso.


    MGJuárez,
    me alegra mucho que esta ciudad te lleve lejos, no tengo nada en contra del mundo onírico, al contrario es una gran fuente de imágenes, y la realidad también lo es.
    He leído el enlace de abajo, está en la realidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo que me dolió ese ermitaño, Alfaro...

    Y los zapatos rojos que acudieron en mi auxilio.

    Oh, Sea Urchin, dueña del secreto...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Cuidad de dioses, de luces del hombre iluminado. ¡Qué bonito!

    Estas voces son la misma voz??? Son tu voz???

    Achuchón.

    ResponderEliminar
  14. Amiga, ahora resulta que las gaviotas, en vez de vivir en los mares, atrapando peces, como siempre han hecho, han decidido meterse tierra adentro y viven en los estercoleros de las grandes ciudades...

    Aqui en Cordoba pasa eso... Alla donde tiran las basuras de la ciudad, en esos campos inmensos de basura, alli viven ellas felices...

    Quien lo hubiera sospechado.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  15. Vaya tela lo de la mitocondria. Fui a dejarle un comment pero no ha respondido y ni siquiera aparece. Puede que vuelva a aparecer.
    ¿Recuerdas aquella canción de Carly Simon dedicada a Warren Beatty en la que decía "eres tan vanidoso que seguro que piensas que esta canción va sobre ti", llamada 'You're so vain'?
    Pues por lo de Freetown, esta entrada, me hace sentirme como Warren Beatty, pero si es así, no lo pillo. Aunque seguro que esto no va sobre Leo del Mar o su lugar desde el que aparece en FEEDJIT. Puto Warren Beatty. Puto Leo del Mar.

    ResponderEliminar
  16. Leo del Mar,
    no recuerdo la canción, creo que no la conozco.
    Y no te equivocas,
    me gusta Freedtwon,su significado, Lm me aconsejó que te lo dijera pero...
    Espero que el nombre no desaparezca de Feedjit, me gusta leerlo en ese letrerito lleno de nombres.
    Vi (en la realidad)la imagen de las gaviotas, una tarde que venía para cas, vi el pez muerto flotando en la ría con medio cuerpo dentro del bote de colacao y vi la luz del hombre de Freetwon (aunque creo que él no la ve pero no importa), estas 3 cosas las vi, el resto puede ser escritura automática, aunque todo tiene su por qué, sé por qué elegí los grillos, por ejemplo.
    Todo ello es para el hombre de Freetwon, de banderita azul y blanca,
    Sé vanidoso, sé todo cuanto quieras porque esta canción sí va por ti.

    ResponderEliminar