29.7.09

De la frase más elaborada a la repetición mántrica

El más pequeño se queja lloriqueando porque le ha picado un insecto en una pierna: Mira, mira, me pica mucho. Se busca la talquistina, se le echa y caen los polvos blancos en la pierna y en el suelo. Entra una de las primas mayores: Ay, ¿qué es eso?, ¿se han caído los polvos de talco al suelo?. Y el más pequeño, que ya ha dejado de quejarse le responde desafiante: ¿Y a ti quién te ha dicho que son polvos de talco? También puede ser cocaína.
Luego se ha puesto a jugar como si fuera un autista, aún no le he preguntado qué podía ser esta especie de cantos mántricos que reproduzco:
Pam pam pampamapam ayayayaoyyaaa omomom aummm ayyy yyooyo ei you you
aeae ae ae gae ao ao pi pi pi p i pi aummm pipipi pipipi pipipi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario