8.7.09

Blanco y malva


Ella

Todo tan blanco y tan brillante, y la franja malva. Todo cerrado. Si eres buena actriz, sitúate ante la cámara, pronuncia bien, cuida tu dicción. Él ha de entenderte. Presta atención a tu lenguaje. No digas tacos. Que no te confunda con otra. Y no pierdas sus ojos de vista.


Él
Aquí nadie es lo que aparenta ser. Si vuelves no vengas tú, que venga la otra, la que dijo ¡Joder! muy enfadada. La que tiene menos ojeras. La que siempre se ríe, la que canta y juega, la de las cintas de colores. La que corta peonías blancas en la huerta.


Yo
Ella, no te encuentro. Hace tiempo que te he perdido, ya no te llevo de la mano. Ya no corto flores, ya no río, ya no canto. He perdido a la niña que iba de mi mano con colores en sus dedos, también he perdido al niño que jugaba con los trenes y los barcos. Estoy triste porque no podré llevarte para que él te vea. Y se enfadará y diré un taco y miraré hacia la cámara que todo lo ve para que no me pierda de vista. No podré decirle nunca más que creo en sus dioses porque ya no creo en sus dioses.

8 comentarios:

  1. La vida es el único cine donde los actores escriben sus propios argumentos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es como el teatro del absurdo ...Me gusta

    ResponderEliminar
  3. "Si vuelves no vengas tú, que venga la otra, la que dijo joder muy enfadada"

    Me ha encantado. Cómo se nota cuando alguien sabe de lo suyo.
    Es que no te sobra una coma.

    ¿Será que Asturias impregna las letras de esencia de peonías?

    Besos, y unos culines de sidra para todos.

    P. Codorníu

    ResponderEliminar
  4. Roberto Loigar,
    solo los escribimos a medas.
    Saludos.



    Ico,
    sí, es cierto, la vida supera todo lo imaginable, hoy he recogido un fragmento de vida de lo más absurdo.


    Codorníu,
    jaja..., advertí que quizá no me sobre ninguna coma pero me faltaba una la que va detrás de la ella que no puedo encontrar.
    Lo que más hay estos días en Asturias es humedad, un 92%, creo que vivo en un humedal... y que dentro de nada tendré escamas y aletas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Alfaro me gusta mucho con esa pizca de nostalgia sabia, como tú eres, con ese suave aleteo sobre todas las voces.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  6. Original y nostálgico.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Estos desdoblamientos aparentemente absurdos -como decís- y un tanto surrealistas a mí me parecen tan verídicos. Ese caminar siempre a la pata coja, porque de una de ellas, de la alzada, están tirando la que fue, la que es, la que quiere, la que lo intenta, lo que se espera de ella y un sinfin de manos que al final terminan por hacerte caer y no creer ni en dioses ni milagros ni hadas ni piratas ni nada. Sólo tú con tu pata coja.

    Así lo veo y me parece genial ésto que haces con las voces.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Begoña Leonardo,
    las voces aveces, casi siempre reales, están en cualquier escenario de la vida, solo hay que recogerlas...
    yo las recojo aquí.
    Un besazo.




    Silvia,
    gracias por tu visita y tu comentario.
    Saludos.



    Isabel chiara,
    realmente son verídicos, no siempre puedo o quiero decir a quién pertenece cada voz... si es la misma voz o son dos o son tres..
    qué importancia tiene?
    El ÉL de hoy es muy real, son palabras textuales, YO también soy yo, y ELLA... ella es o fue.
    Un beso.

    ResponderEliminar