13.7.09

Anotaciones

Una nota
No es necesario echar agua en los jarrones, ni cortar las flores y mucho menos nombrarlas, un genérico es suficiente. Si la casa se llena de niños apunta todos los días las neuronas muertas que dejen a su paso.


Otra nota

Hay que regar el césped. Si pisas la hierba comprobarás que por donde pisas no crece. Será necesario ponerle el bozal al perro o a los niños para que no se muerdan .


Lo que no se ha de dejar en una nota
Ya sé por qué la física de mi piel es tan plana y toda química falla conmigo entre cruce y cruce de palabras anotadas. Si eliminas las palabras de los otros, al final qué te queda.


15 comentarios:

  1. El césped no crece bien en la sombra. La persona tampoco.

    ResponderEliminar
  2. Yo le pondría bozal a los hijos de Atila.

    ResponderEliminar
  3. jan joost,
    pues yo lo veo crecer bien, el césped que está a la sombra tiene un verde más intenso, no tirando al verde amarillo del que está siempre expuesto al sol.
    De cómo crecen las personas no sé... sontan variadas...



    Malintzin
    y sobre to a su caballo.

    ResponderEliminar
  4. Mi cespéd en la sombra es amarillo y crece mal, mientras el que recibe sol (ma non troppo) es verde. Regar o no regar, da lo mismo al cespéd en la sombra. Tampoco le hace falta cariño.

    ResponderEliminar
  5. jan joost,
    jaja..., no suelo regar el césped, no tengo tiempo, la lluvia suele ragarlo, el rocío de la noche también, y hay bastante humedad, y no suelo dedicarle mi cariño al césped.
    De ahora en adelante miraré por dónde puede llegar el caballo de Atila.

    ResponderEliminar
  6. Prefiero correr diagonalmente, aunque no soy caballo sino tauro.

    ResponderEliminar
  7. Por donde pisas la hierba del cespéd se pone más firme, menos blando. No sé si aplica también a personas, porque como bien dijiste, las personas son variadas.

    ResponderEliminar
  8. jean joost
    giovanni:
    Muchas gracias por vuestros comentarios, con nuestras palabras no crecerá más o menos la hierba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. La hierba no se deja influenciar por palabras, la persona sí, obviamente. Palabras tienden a decir lo obvio, en forma directa o complicada. Da lo mismo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. A mi no me importa mucho la hierba, me importa esa plantita que somos cada uno, esa esencia que se manifiesta por los poros y que hemos de alimentar y darle luz y protegerla también.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. La química hoy día me cae a patadas.

    (Mi sangre me odia).

    El césped, de algún modo, es esperanza.

    Será la infancia que dejé allí.

    Césped/Grama recién cortada picandome en los tobillos.

    Grama japonesa en casa de mi madre.

    Besitos, Sea Urchin...

    ResponderEliminar
  12. giovanni,
    palabras para lo obvio,
    palabras para nimiedades
    que hay de todo...
    Saludos.



    Begoña Leonardo,
    ay, los poros, y la luz y el frío de los poros...
    besos.


    Lena,
    y entre la hierba los juguetes que nadie recogió, o quizá sí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Sobre la primera nota:
    Me gustan los genéricos, me gusta decir flores e imaginarlas todas (todas las que conozco, claro, que no son tantas). Y he sonreído al imaginarme a alguien recogiendo neuronas muertas, ¿qué se hace con ellas? ¿se las entierra o se las olvida sin más ceremonia?

    La otra nota:
    Prefiero no mirar por dónde piso (me daría pena comprobar que ya no crece la hierba).
    Me ha gustado especialmente esa opción de poner el bozal al perro o a los niños, ¿quién muerde a quién? Me he quedado largo rato pensando que quizás no te refieras a eso, pero me ha gustado mucho que no tenga que ser necesariamente el perro.

    Sobre lo que no se ha de dejar en una nota:
    Perfecta esa pregunta final que, como siempre, no sé responder: puede que un esqueleto de física plana, puede que un rastro de chinchetas donde estaban las palabras de los otros, puede que mucho más de lo que presuponemos, puede que todo como antes, puede que una nada como nunca... (ay, perdona, lo dejo).

    Gracias por hacernos soñar entre la cotidianidad y la voz interior de una poeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Gloria,
    gracias, muchas a brazadas.
    Hay hortensias rosadas y azules, geranios de todos los colores, rosas, grandes y pequeñas, claveles de tierrablancos y rojos y claveles aéreos con flor malva, margaritas grandes...y más.Es que los niños ponen a prueba la paciencia y siempre te la acaban en algún momneto, de ahí las neuronas muertas. la de la paciencia, la delas pabras...unas cuantas.


    los niños son muy incordiones con los animales, son una auténtica tortura, me refería a los perros de verdad.

    la tercera nota... que sea lo que tú quieras.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  15. Los juguetes!!!!!!!!!!

    Ay, Sea Urchin!

    Eres peligrosa para mis fibras!

    ResponderEliminar