3.6.09

Uno de los sueños de Alejandría

¿Qué diré cuando recoja la tierra con el escarabajo sabio, tan naïf? El que todo lo dice, el que pone nombre exacto a cada cosa, también el que espera que le digan, que lo nombren.

Y cuando, divina, surja ella, como solo surgen las diosas ¿qué le diré a ella tan naïf, tan sabia?

En una hora límite hasta el vuelo de la libélula azul parece fuerte.

Y si me tocas, aunque sea de lejos, se esfumará el aire y te ahogarás en el color naranja del escarabajo sabio, y las ojeras de la libélula se volverán moradas. Y entonces llorarás por haber convertido en aire el sueño más hermoso de Alejandría.

15 comentarios:

  1. Me gusta cuando dices "y si me tocas, aunque sea de lejos", porque a veces no es necesario agarrar por el brazo para que todo se desmorone. Tocar desde la distancia puede ser mucho más peligroso.
    Creas imágenes que dejan embobada, Alfaro: las ojeras moradas de la libélula me han hecho sentir el peso de las mías.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo sé lo q es ahogarse en un color.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con (* creas imágenes que se quedan rondando por ahí adentro.
    un besazo inmennnnnnnnsooooooooo

    ResponderEliminar
  4. Muy hermoso... Dan ganas de dibujar, en algún sueño, alguna Alejandría a medida. Yo diría que podría ser malva. Y, ¿por qué no?, también naif...

    Hermoso.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sobre todo me quedo con el final es espléndido."Y entonces llorarás por haber convertido en aire el sueño más hermoso de Alejandría"
    ahí queda eso...

    Gracias por llevarme de viaje con tus palabras, por hacerme volar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. (*,
    Sí, esto que dices en tu comentario quise decir.
    Un beso.



    Antonio Alfonso A.
    gracias, si puedes sueña tú también.
    Un beso.



    Sara,
    afortunadmente eso no sucederá todos los días, Sara.
    Un beso.


    Pepe,
    muchas gracias por tus palabras,
    otro besazo.


    Madeja de palabras,
    claro que podría ser malva y naranjacomo algunos atardeceres,
    un beso.



    Begoña,
    no sé porque me da que tú vuelas bastante pero con los pies en tierra...
    un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Escarabajo...! ¡Alejandria...!

    Uy, si yo te contara, amiga.

    Pero hoy estoy muy criptico... El medico me lo aconsejo: Antiqva, de vez en cuando te tienes que poner criptico...

    Y hay que hacer caso a esos tipos.

    Uf, hoy estoy otra vez fatal... Claro, me mientas Alejandria, y es como al bailarin que le ponen musica...

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  8. Antiqva,
    tú que sabes tanto de estas cosas...,
    del Mundo Antiguo quiero decir, estuve leyendo sobre la Biblioteca de Alejandría y una medio leyenda sobre una mujer ¿Hipatia?, porque tú de estas cosa sabes un cuanto...,
    Ahora me sonrío de tu cripticismo..., con lo claro que tú eres siempre, más claro que el agua, que ya es decir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aunque no me había ido, ya estoy por aquí, Alfaro, de vuelta. Y siempre que me ausento un poco... después... cuando quiero comentarte, porque leerte te leo siempre desde el Reader, me atasco y no sé por dónde empezar.

    Este poema me ha recordado, no sabría decirte exactamente por qué, a una canción de El último de la fila. Y te la dejo para que la disfrutes tú también.

    http://www.youtube.com/watch?v=ZEkVy6lrfjk

    "Sabia como un refrán... habla y haz callar..."

    ResponderEliminar
  10. "sabia como un refrán"
    una de mis abuelas, precisamente con la que pasé mi infancia decía siempre muchos refranes, y creo que era bastante sabia,
    voy con El último de la fila.
    No te preocupes por comentar en las entradas atrasadas, luego apenas si tengo tiempo a responder todo.
    un beso.

    ResponderEliminar
  11. De naif, todos tenemos un poco.

    un abrazo-

    ResponderEliminar
  12. Fero,
    sí,ese espíritu naïf no desaparece pero camará el nombre,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Uf! Uf! UFF! Qué fuerza tienen todas las imágenes de este texto. Las ojeras de la libélula que se volverán moradas. El escarabajo sabio y naïf, la diosa, tan divina, naïf y sabia... El final mágico que suena a advertencia sabia de oráculo...

    ResponderEliminar
  14. Malvada bruja del Norte,
    imagínate que tú (u otra cosa)eres ( es) el sueño de alguien, ese alguien toca el sueño y este desaparece, porque nunca se cumplen las espectativas del que sueña.
    Un abreazo.

    ResponderEliminar