23.6.09

Lugares

Ella
Yo estaba allí, en el lugar más sagrado de todos los lugares sagrados:
el silencio.
No podía permitir que nadie traspasara ese umbral.


Él
Ella está parada al otro lado de la carretera. En vez de venir hacia mí para acercarse al mar, espera que me acerque cuando el semáforo cambia de rojo a verde para alejarme del agua y de su camino. Intento ver el mar con sus ojos, pero ni siquiera me ve.


Yo
Otra vez oír las mismas palabras, los mismos miedos, el mismo ronroneo cainita. He de volar sobra sus palabras, ignorar este tráfico ruidoso de coches, ver cómo pasa el tren de una ciudad a otra, mirar por encima de sus hombros el mar, hasta que se calle y decida proseguir su camino, y pueda acercarme con mi música.
Hace mucho viento, hoy el agua es turbia, hay peces muertos y las barcas y los barcos resplandecen al sol, como el silencio. Solo tengo que dejarme ir.
Me dejo ir.

18 comentarios:

  1. ...como el silencio, Solo tengo que dejarme ir.
    Me dejo ir.
    Sí, me dejo ir y te digo que tienes la buena costumbre de dejarme con la boca abierta.
    besazo

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es un lujo y a la vez una tentación, venir a verte por lo que dejarse llevar es inevitable y que nos entren moscas en la boca más que probable, jejeje.

    Cariñitos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que sí es un lujo es tener a Pepe Pereza Y a Begoña Leonardo, a los dos aquí juntos comentándome.
    Besos para ambos.

    ResponderEliminar
  4. Un se siente ahí, trasportado, a pesar de lo ficcional del mundo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta cómo se tejen siempre estas diferentes versiones de un mismo silencio.
    Hay que dejarse ir, sí.
    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  6. Cuántos yoes.
    Incluso más de tres:
    El agua turbia,
    los peces muertos,
    el silencio...

    Lo que ve mi
    inconsciente.

    Sí, mejor dejarse ir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Luna,
    a vece sno transporta la ficción y otras, la realidad.
    Un beso.


    fusa,
    un silencio roto por un momento...
    Un beso.




    Codorníu,
    los peces muertos formaban parte del paisaje, ayer no había bancos de peces como otros días, no, ayer uno estaba metido de cabeza en un bote amarillo de Colacao, parecía la versión moderna dl Cangrejo ermitaño, otro estaba sin cabeza..., y hacía muchísimo viento, supongo que por eso estaba el agua turbia, pero las barcas, blancas, casi todas, resplandecían al sol.
    Hoy la mar seguía turbia, la cúpula de Niemeyer estaba abierta a los dos lados y de lejos parecía un iglú y tampoco pude estar sola y con el silencio en mis cosas..., demasiada gente conocida al lado del mar...
    Claro, que tengo muchas más imágenes guardadas.
    Lo que escribí ayer, era todo bastante real.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Tengo constancia de que ese es "el lugar más sagrado de todos los lugares sagrados"...

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Fero,
    muchas gracias.
    un beso.

    ResponderEliminar
  10. Quizá sea lo mejor, dejarse ir, porque ella y él pueden encontrarse, entonces un tercero sale sobrando; a menos que tengan otros gustos.

    Salú pue.

    ResponderEliminar
  11. El silencio tiene más sonidos de los que esperamos, de los que estamos dispuestos a soportar, de los que no podemos evadirnos y nos duelen. Creo que un buen invento sería un ipod, o un mp3 u otro artilugio de esos que se pegan a la oreja y que nos aislara absolutamente, como las cámaras de no sé qué donde se mete la gente para entrar en comunión con algo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Johan Bush,
    en mis voces no sobra nadie,son variaciones, y mejor dejarse ir, además ahora que sé lo de los cuervos, ¿crees que les gustará el mar?
    Saludos.



    Isabel chiara,
    yo siempre llevo música en mis oídos, ese es mi silencio, el que me aisla del resto del mundo, cerca del mar siempre rock, música movida, y quisiera el paseo para mí sola, no miro a nadie y me fastidia cuando llega el pesado de turno que nadie lo llama y se te coloca enfrente: "ah igual iba contigo pero me duelen los pies, ¿no tendrás una tirita?",(lo escribo literal) y tú miras como si fuera la escena de una peli.Y hoy me digo que no me lo encuentre, y que me lo encuentro!, y yo que ya iba bailando sola..., pero me las arreglé para seguir sola.
    Me gusta la soledad, mi mundo, el silencio, mi silencio, mi dosis diaria de mí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Cómo será ver el mar cada día?

    ResponderEliminar
  14. ¿Y cómo será la persona que mira el mar cada día?
    De un respuesta depende la otra.
    El mar nunca es igual.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. De seguro se adaptan al mar.

    Salú pue.

    ResponderEliminar
  16. Fluir, esa es la idea...y parece fácil, con lo difícil que es.

    ResponderEliminar
  17. Oír por encima del tráfico, las ciudades, los hombros del mar rumoroso, la espuma de otras voces, volar por encima del viento para flotar con el silencio.
    (el semáforo está ámbar y decido echar a correr)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Johan Bush Walls,
    hay que ver como su negocio se adapta a todas las circunstancias, será exitoso, seguro.
    Saludos.



    Bruja del Norte,
    fluir...si te dejan, que como dicesno siempre es posible.
    Un beso.


    gloria,
    huir? de ti? ni lo intentes, una acaba por alcanzarse siempre, afortunadamente.
    Un beso.

    ResponderEliminar