15.6.09

La música del mundo, para ellos

(Para ellos, en la vida)

Un mundo sin música es un mundo sordo, nada te llevará lejos, los trenes acaban parando en estaciones muertas y los barcos, varados en diques secos. La amiga de mi hijo que se cortó las venas el pasado fin de semana vive en un mundo sin música, sorda. Regaladle música y dejaros de palabras, o dadle palabras que suenen como música. Cuánta belleza al borde siempre de la muerte, he pensado, mientras recordaba su sonrisa dulce y tímida. Ojalá fuera un cuento que escribo mientras me aburro, pero no, no lo es. Y el más trasto, no contento consigo mismo, se hizo pasar por otro, está al borde del futuro, él nunca cortará la vida con una sonrisa, antes arderá la ciudad con sus petardos, los de él, que es un grafitero en estado salvaje y pone a prueba los nervios del más templado.

Cuánto cuesta aprender cuánto
que la vida arde dentro de nosotros, mientras vemos las llamas a lo lejos.
Y que luego la vida arde lejos, mientras intentamos apagar las llamas en nosotros.
Siempre llameando siempre.

14 comentarios:

  1. Alfaro, estoy llorando. No me salen las palabras, pero esto que has escrito... uf... no me sale qué decirte. Pero gracias, muchas gracias. No sé decir nada más, espero que lo entiendas. Uf...

    ResponderEliminar
  2. que no se apague nunca la llama
    que no se acaben nunca tus palabras, las tuyas que siempre suenan a música.
    besazo

    ResponderEliminar
  3. Pudiera ser que la música del mundo sea para ellos, como lo fue en su día para nosotros. Pero hay que hacer siga siendo para todos, al menos, porque seguimos aquí, vivos y atentos. Eso si, hay que trazar sendas de sinceridad y responsabilidad, la que cada uno de nosotros tiene, ellos también, por supuesto.

    Mucha belleza y ternura en este texto.

    Una leve sonrisa para tí Alfaro, con toda humildad.

    Montse.

    ResponderEliminar
  4. Como Luna.

    Atragantada.

    Mojada.

    Con algún remordimiento...porque a veces, pensamientos que no controlo, intentan, atentan...

    Estas letras tuyas debería tenerlas a mano siempre.

    Sí que cuesta sí.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. Me siento impresionada, emocionada y al borde... Pero es muy cierto lo que dices, hay mucha verdad en como lo dices.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Que fuerte.
    Pienso en mis hijos.

    Que su fuego no se apague.

    Abrazo Alfaro.

    ResponderEliminar
  7. Señor, porque sera todo tan tremendamente sencillo y tan tremendamente complicado a la vez...

    Jamas deberian pasar estas cosas, jamas..., pero ...

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  8. El fuego se puede ir de las manos, en la adolescencia aún no se maneja muy bien esto de vivir, de entender y es más fácil quemarse. Luego, tampoco mucho mejor, pero aprendemos a jugar con las llamas y a sortear las quemaduras. Los niños (y yo entiendo por niños también cualquier hombre o mujer jóven, de la edad de mis hijos), los niños no deberían arder más q de alegría, de libertad, de salud.
    Q pena, Alfaro.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. (*,
    cuando suceden cosas de estas cerca, hay que ser fuertes
    y la mente muy despejada,
    me ha tocado un poco y te hace pensar.
    gracias, un beso.




    pepe,
    qué amable, muchas gracias.
    un beso.



    MGJuárez,
    se sobreebtiende que para todos, pero sobre todo par algunos ellos, a mí la música me ha "salvado" muchas veces
    gracias,
    un beso.



    Lena,
    cuando sentimos esos intentos atentadores... hay que buscar la música para esos entonces...,
    qué peligrosos son,
    en una niña de 16 años más.
    Besos.



    Cristina,
    eso mismo me sucedió a mí, pensé en mi hijo, en cómo hacer para que sea fuerte y pueda atravesar las adversidades que le rompan el corazón o las dificultades, también pensé en los padres de la chica a los que conozco muy poco,
    un beso.



    Antiqva,
    supongo que a los 15, 16, 17, 18 años es todo demasiado complicado, pero imagínate que te llama tu hijo al que estás esperando a una hora y te dice llego tarde porque estoy en la residencia (hospital)...
    primero te alarmas, pero que te ha pasado y cuando te dice que una niña de 16 años ha hecho eso te quedas que...,
    un abrazo.


    Sara,
    tienes razón, toda la razón, pero no sabemos todo lo que pasa por su cabecitas, no todo lo que están viviendo, ni la intensidad de sus sentiminetos..., es como un cóctel a punto de estallar y aveces pum, estalla.
    y qué alegría porque al final ha podido irse para casa.
    un beso.

    ResponderEliminar
  10. Begoña,
    que nunca nos den un susto de estos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Qué horror, a esa edad los padres estamos siempre asustados, quizás porque nos recordamos a nosotros mismos. Y ellos también lo están.

    La música es el antídoto contra la tristeza y contra el dolor. Que todos le regalen música y abrazos.

    ResponderEliminar
  12. De alguna manera se notaba que no escribías un cuento porque te aburrías, que te hablabas a ti, mientras te nanabas algo, para no dormirte, para no estar sorda.

    Me gustan mucho las imágenes que has puesto aquí al lado, Alfaro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. "Regaladle música y dejaros de palabras, o dadle palabras que suenen como música. Cuánta belleza al borde siempre de la muerte, he pensado, mientras recordaba su sonrisa dulce y tímida".

    Es verdad, porque son seres sensibles, que en las canciones y las letras verían que no son diferentes, que hay otras salidas, y una de ellas es la Creación. Sinceramente opino que este post de hoy deberían leerlo tod@s los educadores y padres.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Fusa,
    graicas, un beso.



    bruja del Norte,
    Gracias, qué amable,
    un beso.

    ResponderEliminar