27.6.09

Hacia el Sur

Y qué significa, si de allí todos venían. Monjes disfrazados, clausuras abiertas, piratas sin garfio y sin parche, ríos algas empantanados, tequilas de botellas rotas y gusanos perdidos, manos embotelladas para hacer feliz al capitán del barco, Aguirre renegando de su cólera con una Ulises pisándole los talones.
Coge el color y escapa.
Silencio. Silencio.
Solo soy el guardián de tus ojos.
No, amor, no te espera una Penélope.
Salitre de vencidos.
Sobre su muñeca izquierda alguien cose la vida, el tatuaje más perfecto encadenado al fuego.

Te escribo cuando me hablas y miente el gesto con descaro.

13 comentarios:

  1. Serán salitre de vencidos los que vengan y se queden y mientan en el gesto
    muy bueno!

    ResponderEliminar
  2. Que bello, trasladándome, me dejo llevar a esos sueños... "Sólo soy el guardian de tus ojos" muy bonito.

    Besitos y gracias.

    ResponderEliminar
  3. O háblame mientras te escribo y que sea verdad esa sonrisa.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  4. Salitre de vencidos.
    Sobre su muñeca izquierda alguien cose la vida, el tatuaje más perfecto encadenado al fuego.


    ¿Eres consciente de que tu palabra estremece?

    Escribes como una gigante, Sea Urchin...

    Tú eres de libro, de biblooteca, de pensum de estudio.

    Besos Poeta Marina

    ResponderEliminar
  5. He querido escapar con el color tantas veces...
    Q bonito, Alfaro.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Polvareda,
    gracias por tu visita y tu comentario.


    Begoña Leonardo,
    los ojos es una de las ventanas de la vida, la puerta casi siempre.
    Un beso.



    (*,
    y quién nos hablará mientras escribimos? me gustaría saberlo.
    Un beso.




    Lena,
    gracias por tantos elogios,
    pues, no, ¿cómo voy a saber, si no me lo decís, què pensáis cuando leéis?
    Un beso.



    Sara,
    pues se puede escapar, puedes fundirte con el color durante un tiempo, pero hay que regresar...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. "Te escribo cuando me hablas y miente el gesto con descaro".

    Yo también lo hago...

    ResponderEliminar
  8. Al principio la frase fue:háblame cuando te escribo, viene a ser lo mismo, si hablas te gusta que te escuchen, lo de los gestos es algo más complicado.
    Un abrazo, Bruja del Norte.

    ResponderEliminar
  9. Es que qué final, Alfaro... resume tantas cosas...

    Cojo, con tu permiso, el color de estas palabras (de todas), pero no para escapar sino para sujetarme fuerte, en forma de tatuaje, aunque al final sólo haya salitre de vencidos y preguntas sin respuestas.

    Los gestos son más complicados, es cierto. Pero te aseguro que el mío ahora es muy sencillo: una sonrisa de admiración enorme.

    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  10. Gloria,
    hay días de salitre de vencidos, pero también hay días azules y verdes y amarillos arcoirisados...
    Gracias por tu comentario,
    un beso.

    ResponderEliminar
  11. Aleluya que la Penélope ya no espera y se cose la vida en la muñeca y no en el telar del suegro.

    El verso final es muy conmovedor.

    ResponderEliminar
  12. ... ¿Porque sera que el sur resulta siempre tan poetico?...

    Aunque habria que hablar de "los sures"...

    Señor, me invente una palabra...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  13. Isabel chiara,
    ay de las penélopes...


    Antiqva,
    pues ya sabes que hay una profesión nueva, el nombrador..., se inventa palabras para cosas nuevas, y se le dice Nombrador
    así que quizá haya que pasrle el invento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar