18.8.09

eEe

Y el mandatario rompió los hilos.
Es verano, alguien se cae, creen que será por el calor.
Al mar siguiente se dicen unos a otros que aquel día éramos constante movimiento.
Pero me miro, nos miro a todos, y todos estamos quietos, tan quietos como el calor del laberinto.

6 comentarios:

  1. Tan quietos como las estaciones de la Renfe, planchas de un recortable donde alguien juega, y (si tenemos suerte) nos pegan por una base que se dobla; o si no, nos pintan sentados en bancos.

    Sólo el ir y venir de los trenes parece algo vivo, independiente.

    Con eso no puede el mandatario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Calor y quietud que sin ser sinónimos son dos palabras unidas por la necesidad. Así que hoy estoy muyyyyy quieta sobre la ola del verano que al fin llega y nos da la certeza que pronto se ira.

    Irónicamente, yo, la señorita limite no soporta los extremos ambientales jajajaja

    (Al parecer el calor tiene mis neuronas revoltosas... me fui por las ramas)

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  3. Creo que intuyo, oscuramente, o tal vez claramente, de qué hablas. Entonces, sí, todos estamos ¿vergonzantemente? quietos.
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  4. extrañaba leerte.
    casi me caigo, y no del calor.

    un abrazo alfa.

    ResponderEliminar
  5. Somos marionetas que un mandatario –dios maneja a su antojo. El movimiento de las masas es falso, es simple apariencia, solo hay un mar. Nada cambia, todo permanece

    ResponderEliminar
  6. Codorníu,
    con Renfe solo ministros...
    besos.


    mas de ti que de lirio,
    en el calor quietud y mucha agua...
    hasta que la ola se vaya y el laberinto se acabe.
    besos.


    Bel,
    ¿vergonzosamente? quietos... sin más.
    besos.


    Fero,
    gracias por este comentario y los que has ido dejando por entradas anteriores, no puedo responderlos todos.
    besos.


    Ico,
    yo no sé si la apariencia es el movimiento o la quietud..., el mar se mueve y sin embargo siempre lo vvemos parecido
    besos.

    ResponderEliminar