21.6.09

Como si dijéramos

A veces pienso solo palabras, no veo las imágenes.

Otras veces me gustaría tener un mundo de imágenes, y luego mezclarlo con palabras:
Abrir la nevera y ver cómo llueve dentro, o abrir el congelador y que salga el sonido de un oso polar o descubrir un pingüino. Y diría no vais a creer lo que acabo de ver, como si fuera algo raro pero no tan raro como para no contarlo.

O identificar la noche con una de las líneas de Pollock.

O contar un mundo paralelo o superpuesto al de las imágenes y las palabras:
Estar todos sentados alrededor de la mesa comiendo y de repente en la habitación de al lado suenan las cuerdas del violín, no es posible, y me levanto y voy a ver y el violín está en el estuche, y la ventana estaba abierta y al aire le apeteció ser músico por unas décimas de segundo. Qué aire más artístico circula por la casa, comenta alguno de los comensales, como si fuera de lo más normal. O pim pom pim pom alguien invisible juega en el pasillo, ha cogido las pelotas de pimpón de los niños y juega en su ausencia. Y el más sabiondo, el que siempre lo sabe todo, se levanta, nos mira y nos dice esta es una casa de cielos perdidos. ¡Cielos!, ¡ha dicho cielos!

¿Por qué mi cielo no estará conmigo?

18 comentarios:

  1. Bellísima esta estancia plena de imágenes tan poéticas. Esa brisa musical y esos cielos perdidos... tienen la armonía de las esferas personales.

    Abrazos,
    Montse.

    ResponderEliminar
  2. Quizá, estas ventanitas, estas relaciones virtuales, estos textos de unos y otros que nos hacen soñar gratis tan fácilmente, dulcifican la cruda realidad donde los cielos sólo brillan en los charcos. Tal vez, estos amigos/as que tenemos por aquí sean esos cielos perdidos, y estén más cerca de uno/a de lo que se imagina.

    (Un texto precioso. La imaginación al poder)

    Besos.
    Codorníu

    ResponderEliminar
  3. Genial Alfaro, me encantó, parece un texto sacado del mundo de Alicia en el País de las Maravillas. Todo es posible...y recuerdo esos cuentos de niña en los que al abrir una página se construía un castillo, una habitación, la playa, en 3 dimensiones y me parecía mentira que aquel libro estuviera lleno de tesoros!

    ResponderEliminar
  4. Pues has conseguido crear una historia llena de imágenes y palabras. A mí me ha seducido esta casa de cielos perdidos y de juegos de ausencia y de violines solitarios. Bendita sea la rutina vista por ojos como los tuyos.
    Me encanta la expresión No os vais a creer lo que acabo de ver.
    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  5. Montse,
    eres muy amable, muchas gracias.
    Un abrazo.


    Codorníu,
    qué precioso, y más me gustaría que los cielos también brillasen en los charcos, y no sólo en ellos,
    el cielo también a veces brilla en nosotros, y por supuesto que también puede haber cielos virtuales.
    Un beso.


    Malvada Bruja de Norte,
    qué maravillosos algunos cuentos y sobre toda la mirada infantil que los mira (o en nuestro caso los miraba),¿sería aquello la felicidad?¿lo más parecido a un cielo?
    Un beso.


    Fusa,
    sí cuando oyes esa frase, abres mucho los ojos y los oídos a ver qué cosa tan extarña nos cuentan...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla, Alfaro, ¡cielos! sí, cielos de imágenes y palabras en tu casa, como con cada poema y cada texto de esta ciudad.
    Me ha gustado mucho leer "como si fuera algo raro pero no tan raro como para no contarlo", he sonreído pensando en cuántas cosas me he callado siempre por parecerme demasiado raras para ser contadas, Siempre hasta ahora, claro, hasta ahora que conozco a personas que te tienden una mano para soñar y te pintan unas alas para que poco a poco aprendas a alzar el vuelo.
    Un abrazo enorme, Alfaro, me han encantado.

    ResponderEliminar
  7. Gloria,
    Siempre callamos más que contamos, incluso con alas..., volamos muchas veces en silencio.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  8. Alfaro, ¿seguro que tu cielo no está contigo?
    Porque este texto me dice más bien lo contrario.
    Me encantaría eso de abrir la nevera y ver cómo llueve dentro, jeje, me quedaría ahí un buen rato, hasta que alguien me dijera ¡eh, que se va el frío!

    Un abrazo, amiga.
    (¿cielos perdidos? no me lo creo.)

    ResponderEliminar
  9. Antonio,
    esas palabras podrían ser la continuación de la imagen de la lluvia,y sería la vuelta a lo real.
    Lo más probable es que cada uno lleve consigo su prio cielo ya que alguien dijo que el infierno está en los otros, pero bien podría ser al revés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, su propio cielo, quise decir.

    ResponderEliminar
  11. Me parece que llevamos los dos dentro: cielo e infierno, ¿no?
    Y aparte de esto, lo que tenemos tú y yo es "nocturnidad", jejeje.
    Venga a dormir, amiga poeta, que se te va a llenar la "nevera" de palabras.
    Un abrazo y buenas noches.

    ResponderEliminar
  12. jaja..., se te ha olvidado la alevosía...
    Pues, buenas noches.

    ResponderEliminar
  13. Me sucede a la inversa. A veces veo solo imágenes, calles llenas de luz y colores que danzan de manera indescriptibles; veo en las calles abarrotadas de gente, mares de colores y cuadros que se entremezclan... y por mas que quisiera no logro derivar esto a las palabras...

    ----

    Que sucede con el cielo. Esta perdido el cielo, o nos hemos perdido nosotros?

    ResponderEliminar
  14. Fero,
    quizá es porque sólo lo miras, lo ves...
    pero te falta que sea dentro de ti y ser uno con ello, interiorizarlo.
    Y si no dominas el mundo de la palabra... dominas el mundo de las imágenes,
    es muy sencillo, coge la imagen como hiciste con la ciudad y las jirafas y al principio, solo ponle títulos, porque ahí tendrás que esforzarte en las palabras-esencia,
    las imágenes están llenas de voces pero si no las ves solo ponles el color...que es muchísimo.

    El cielo está siempre, no sucede lo mismo si dejamos que nuestro cielo sean otros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Has pintado un cuadro, Alfaro, con todas esas imágenes y un cielo que sí está, alrededor del violín, de las lineas de Pollock, de la lluvia...

    ResponderEliminar
  16. Isabel chiara,
    un cuadro! con palabras...faltan los adjetivos del color...
    un beso.

    ResponderEliminar
  17. No son adjetivos, pero el pim pom pim pom a mí me dan un punto dinámico muy parecido a la energía que proporciona el color

    ResponderEliminar
  18. Isabel,
    bueno, sí, es un punto dinámico y sobre todo sonoro, pim pom pim pom... sobre el parquet.

    ResponderEliminar