6.6.09

39

Detrás de la puerta
como un equilibrista
debajo del agua

el mar

abres la puerta
y te ahogas

pasan tantos
sobre las olas
creyendo ir
yendo
...

13 comentarios:

  1. ¿Y si debemos estar bajo el agua? Aunque no debe ser fácil respirar, claro...

    Me encanta el final, Alfaro, me acerca al mar.

    Un abrazo enorme.

    (no sé cómo agradecerte tanto por estos días, probaré con un Gracias, querida Alfaro)

    ResponderEliminar
  2. Este poema me ha recordado la imagen que encontrarás en la direccíón de abajo. Huelo el mar en tus palabras.

    http://neverneutral.files.wordpress.com/2008/06/hopper-edward-rooms-by-the-sea-7900199.jpg

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  3. Al final, como dijo Sabines, "el mar de mide por olas" y todos creemos ir, cuando en realidad, venimos yendo...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Al abrir la puerta, sentí el tumulto de aguas sobre mí, no sé si salí a flote, aún estoy debajo del agua...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gloria,
    gracias a ti por volver.
    Un besazo.


    (*,
    es increíble cuánto tienes siempre en la memoria, cuántas imágenes,o si no en la memoria de tu cabeza en otra memoria, pero siempre...
    he puesto ese mar aquí en la pared de la izquierda hacia abajo...
    me da vértigo, abrir la puerta y ¡el agua! porque es seguro que te caes si sales sin mirar.
    Un beso.



    Lola,
    me encantan esos versos de Sabines, además cuánto de cierto...
    Un beso.



    Verbo,
    luego de leer tu comentario me ha parecido que has salido de esa habitación de Hopper, has salido sin mirar y te has caído.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pasan, van. Casi nunca me pregunto dónde. Quizás a fuerza de saber que solo surfean en el mismo lugar. Mejor no abrir la puerta.


    ( constato que la ciudad ha tomado ciertos tintes de jungla)
    Saludos, Alfaro

    ResponderEliminar
  7. Daniel Damián,
    "pasan, van" y vuelven, o eso parece, y si quieres ir tienes que abrir la puerta, más cómodo que salir por la ventana.

    Sí, lo primero que se ve es un poco del habitat anterior a la ciudad, bien podría ser una jungla, pero hace muchos, muchos años los leones y las jirafas se paseaban por lo que ahora son nuestras calles
    Fero ha querido unir los hábitats,
    y me encantan este grupo (de tres) salvaje, o no, ahí a la entrada de la ciudad, en la periferia, (peri: alrededor) y dentro en su núcleo otros habitantes.

    gracias,
    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Es el misterio del mar y el sonido equívoco de sus olas que preguntan sin cesar: ¿vienes o te vas?
    Cuídado con los cantos de sirenas...

    ResponderEliminar
  9. Inquietante el cuadro de Hopper, no se sabe qué hay detrás de una puerta, qué mares te van a llevar o traer

    ResponderEliminar
  10. Bruja del Norte,
    y mientras averiguas si vienes o te vas... estás.
    Un abrazo.



    Isabel chiara,
    inquietante y lleno de luz, y azul azul.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta mucho la imagen: detrás de la puerta, el mar. Y la curiosidad nos hace abrirla. Y nos ahogamos.

    ResponderEliminar
  12. Si señorita! me ha gustado mucho
    Un beso

    ResponderEliminar