14.5.09

Vena musical y leyes del azar

Dada la agilidad con que me muevo, agilidad mental y física, se sobreentiende que me caiga y que a veces las neuronas patinen al igual que lo hacen mis pies. Y qué torpe siempre para la danza, para cualquier tipo de baile, o para el canto, sea el bel canto o el vulgar canto, que me gustan todos dependiendo de las voces. Me ha dado por pensar (lo que hace el aburrimiento...) que es como destino de parejas: mi abuela cantaba muy bien, y mi abuelo había quien pagaba porque no cantase, para evitar los aguaceros; mi padre cantaba muy bien y mi madre heredó la mala vena cantarina de su padre, y si yo canto tan mal ya se puede suponer que mi señor Él canta muy requetebién, mi hijo ha heredado esta vena cantaril de su padre. Luego de estos inteligentes paseos neuronales me ha dado por deslizarme por el parque de la estadística y las probabilidades para llegar a la conclusión de siempre, la pura casualidad matemática. Que se haya unido la palabra leyes a la palabra azar, es como querer poner puertas al mar.
Y todo esto para relajar las neuronas que se me deslizan estos días muy peligrosamente por los aguaceros.

16 comentarios:

  1. Vaya Doña Alfaro la cantante con paraguas incorporado.
    Pues el padre de mi abuela cantaba soberanamente bien. Gabriel canta de maravilla y yo noto los desafinados y reconozco las melodías y soy capaz de reconocer ciertas notas o compases o tendencias o semejanzas en otras canciones, pero desencadeno aguaceros tremendos. Generación A sí, generación B no, generación C sí y a veces existe algún salto en la combinación.
    Los de Asturias son muy cantarines, lo sé por un amigo y su familia,cantaban hasta cuando jugaban a cartas.
    Dale un escobazo a los aguaceros o mejo un paraguazo.
    Inuits

    ResponderEliminar
  2. Si es que, Alfaro, se pone una pensar y hay que ver a qué cosas llega... jajaja... me he reído muchísimo con esta entrada, he cantado también, y mira que yo soy de las que no, de las que si lo hago caen chaparrones, y cuando canto y llueve siempre pienso pero qué bien se lee y se escribe con la lluvia... Cantemos entonces sin cesar y que las leyes del azar, jeje, nos sigan brindando la oportunidad de leer textos como éste.

    Un besazo.

    P.D. Me he puesto a pensar yo también y en mi familia no se da ese caso. A mi abuela daba gusto escuchrla, pero después de ella ni mis padres ni mi hermano, y mucho menos yo, como ya te he dicho, hemos heredado ese don. A quién le tocará. A saber si es más cosa de azar que de leyes... :)

    ResponderEliminar
  3. Inuit!
    qué me dices, no sé por qué supuse que tú cantabas muy bien,
    jaja..., me gusta lo de generación sí, generación no..., qué malo para quien le toque generación no.
    Ya sabes...por aquí el paraguas no sobra.
    Un beso.



    (*,
    es que necesitaba perderme pensando tonterías varias...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ah, osea que encima querrias tambien cantar bien...

    ¡Que barbaridad...!

    Lo quieres todo...

    Ja,ja,ja

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  5. Lo de las herencias y las generaciones es una puñetería, porque seguro que añoras lo que la genética le legó a otro, mira por donde. A mí me da envidia la gente que sabe cantar; lo del baile me importa menos, soy muy floja.

    Qué suerte de aguaceros, aquí las neuronas se achicharran.

    ResponderEliminar
  6. Antiqva,
    no, si me da igual, yo canto aunque no entone bien,pero son cosas que se piensan en los tiempos muertos.
    Un abrazo.


    Isabel chiara,
    pues el verano aún no ha llegado..., cubitos de hielo musicales para las neuronas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Jeje..

    A mí me han dicho que soy 'la que peor canta pero más sentimiento le pone'..

    ¿?

    Pero lo que a ti te falta en el canto te sobra en las letras, así que no te preocupes... que canten ellos y tú aplaude ;)

    un abrazo..

    ResponderEliminar
  8. isis,
    pues te aplaudiré porque digo yo que el sentimiento cantará tanto o mejor que la voz...
    aunque vengo de tu blog y qué lejos andas, pero tu voz llega.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ay amiga!!!
    No te pongas a hacer calculos.. tu solamente canta!!!
    Bajo la lluvia, balo la ducha.. pero canta ...
    Bien o mal es bueno!!!
    Yo canto.. a mi me parece que canto bien.. pero nunca me lo dijeron ni me pidieron otra...
    jajajja
    Besotes cielo, llenos de luz para ti!!!

    ResponderEliminar
  10. ...cantarás tangos...
    y mira qué coincidencia tengo ahora mismo Tinta roja, Andrés Calamaro.
    Sí, seguro que cantas bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bueno querida, pues yo canto, de manera semiprofesional desde hace muchos años, como quince, y parece que muy mal no lo hago, según mi director. Y mi hija tampoco lo hace nada mal, en general toda mi familia es bastante musical y no desafinan demasiado. De todas formas querida Alfaro, todo se educa y la voz y el oido no es una expección, y tu desde luego, no desafinas con la poesía, jejeje...

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Esto del buen canto, Begoña, era puro divertimento, pura anécdota y curiosidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Es que tú cantas con las manos, Alfaro, tu canto es música de palabras en papel, y te aseguro que yo lo escucho como la mejor de las melodías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ay, gloria,
    muchas gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Es que si unimos la palabra ley al azar y al karma, parecen menos misteriosos los secretos que ambas palabras encierran. No encuentro que se deslicen tus neuronas, las veo muy agudas y perceptivas.

    ResponderEliminar
  16. Te leí el otro día y me eché unas buenas risas. Yo canto horrible. Fatal. Soy, como diría Inuit, y qué bonito que lo ha dicho, una cantante con paraguas incluido. No sé entonar. Cuando canto sin música, H. no sabe ni de qué canción se trata. Y le digo: sí, hombre, ésta. Y se ríe. Y te prometo que por dentro yo me oigo y no está tan mal. Pero él no para de reírse y a veces, cuando dice que lo hago fatal, le digo que ha sido a propósito. ¡Pero he puesto todo mi empeño!
    Él, cuando canta, se parece a Serrat. Le tiembla el corazón en la garganta.

    ResponderEliminar