6.5.09

Talibanes

Los talibanes me producen náuseas, auténticas náuseas.
Odian los colores, solo aman el negro.
Odian a las mujeres, las tapan, las apedrean si aman o dejan de amar o si quieren ser libres.
Odian a los niños, si son traviesos, si no entienden la ley talibán,
los odian tanto que los condenan a muerte.
Los papas y popes de las iglesias occidentales también odian a las mujeres libres, aunque no nos apedreen.

Odio a todos los talibanes, los odio profundamente desde lo más profundo de mis entrañas, justo en ese hueco donde las mujeres creamos vida, y desde lo más elevado de mi cerebro justo donde soñamos en colores y soñamos que somos libres y soñamos con derribar sin piedras a todos los talibanes del mundo.

No siempre pueden las cigüeñas anidar en los tejados de Estambul o de Venecia.

Delara Darabi, otra víctima, otro nombre grabado en las paredes de la cueva, en las más sombrías.

Clic en el comunicado de prensa de Amnistía Internacional.


14 comentarios:

  1. Hay tanta gente prescindible...

    Yo también, Sea Urchin, los odio desde allí.

    Qué sensación de impunidad, de atropello, de salvajada, de exposición, de vileza, de negrura amarga.

    Te abrazo, pinchuda.

    ResponderEliminar
  2. Creo que no se merecen ni nuestro odio, así salen ganando, porque es lo que buscan.
    Yo los desprecio desde todos esos sitios que dices, como tú dices (salvando las distancias fisiologícas del sexo)

    Un beso
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  3. Yo conocía a una señora que entonces tendría mi edad a
    la que su marido no le dejaba ponerse nada rojo, un día le regalé un pañuelo de seda maravilloso rojo, y al día siguiente tenía un ojo morado, la pobre me dijo: No preguntes corazón... Jamás lo olvidaré. Ese desgraciado era un conocido y reputado comerciante de la zona...
    Lo odié con todas mis fuerzas aunque ella, nunca dijo nada.

    Donde quiera que estés, ojalá que estés en paz.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. "Odio a todos los talibanes, los odio profundamente desde lo más profundo de mis entrañas, justo en ese hueco donde las mujeres creamos vida, y desde lo más elevado de mi cerebro justo donde soñamos en colores y soñamos que somos libres y soñamos con derribar sin piedras a todos los talibanes del mundo."

    A todos los talibanes del mundo... que desprecian, mutilan, atormentan, que no merecen haber nacido de las entrañas de una madre... a todos... derribarlos sin piedra... y que se extingan para siempre.

    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  5. Mientras estas cosas no cambien, mientras se sigan haciendo barbaridades en nombre de Dios y la gente se lo crea, este mundo seguirá condenado.

    ResponderEliminar
  6. Hasta cuando sufriremos nauseas por tantas injusticias?

    Hasta que las vomitemos una a una.

    Luego que vengan las lilas.

    ResponderEliminar
  7. Dan asco, Alfaro, apestan, dan ganas de vomitar y de gritar y de esparadraparles el cuerpo entero.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Y yo no comulgo con la religión que tienen a los talibanes y sus mujeres jodidas. O sea, el islam.

    Tampoco soy católica, ni defiendo los intereses de ninguna institución religiosa que se enriquece a nombre de los humanos.

    Siempre quedan pillao los mas ingenuos.

    besos Alf ♥

    ResponderEliminar
  9. Lena,
    ¿a que sí? No dan ningún valor a la vida a no ser la suya.
    Un beso.



    ZenyZero,
    Indiferente no puedo y desprecio..., es más fuerte que el desprecio.
    Un beso.




    Begoña,
    sí, esos son los talibanes con los que aún convivimos, quedan aún demasiados.
    Un beso.


    Gloria,
    sí, y lo peor es que esas madre tienen que enviar a sus hijos a esas escuelas que ni sé cómo se llaman, para que aprendan a ser el brazo de la muerte.
    Un beso.


    Sara,
    sí, es cierto, mientras la idea, cualquiera que sea, sea más importante que la persona... seguirán las barbaridades.
    Un beso.



    Fero,
    las lilas viven entre los talibanes, no lo dudes, ellos las ocultan pero están, y cuando ellos ya no estén las veremos allí.
    Un beso.



    (*,
    Eso, luna, qué buena palabra,ESPARADRAPARLES, vaya que si es- para- drapearlos y al fondo de la cueva.
    Un beso.



    Verbo,
    ¿solo pillaos? creo que te quedas corta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La religión es lo más dañino que creó el hombre. Hace poco leí, al trapo de una exposición en méjico, la consigna de unos jóvenes acerca del papel de la iglesia en el mundo: Decía algo así: crearon a Dios, después crucificaron a su hijo y de tiempo acá se empeñaron en matarlo. Creo que tienen mucha razón, porque cualquier ser medianamente racional no puede entender que exista ese dios maligno que consiente y aprueba estas tropelías.

    Ellos creen lo contrario.

    ResponderEliminar
  11. He visto hoy unos reportajes alucinantes de mujeres quemadas y mutiladas y con la libertad robada. Increíbles las imágenes, impactantes.

    ResponderEliminar
  12. Ya me gustaría a mí que todas las guerras de los últimos tiempos hubiesen servido -al menos- para dejar zanjada toda esta crueldad.

    Da grima pensar que la vieja Europa no tenga otras armas que la guerra para extender sus valores por la Tierra.

    Da que pensar.
    Y da mucha lástima y rabia.
    P.C.

    ResponderEliminar
  13. A la hoguera!
    Se quemó a muchas mujeres libres en el pasado y ahora se las apedrea...
    Francamente, a qué tienen miedo? A que podemos dar la vida y ellos-talibanes ¿no?

    ResponderEliminar
  14. ...las mujeres somos madres, nunca manadríamos a nuestros hijos a los ataques suicidas ni a la guerra, creo que en el fondo de todas las represiones a las mujeres este es un elemento muy importante, no "llevamos" tanta violencia.
    un beso.

    ResponderEliminar