3.5.09

Sin espejos

Por más que las busco no las encuentro. Me doy prisa en buscar en todos los resquicios y no encuentro las palabras que mitiguen las horas de penumbra. Si te cuento cómo se multiplican los nombres o los números de una misma voz no te interesa porque no es nuestra voz, eso para uno de tus cuentos, me dices.

Los milanos cruzan el mar y sobrevuelan los montes y los ciempiés no se detienen, lentamente avanzan. Mis brazos llevan sus marcas moradas. Conviértete en mi escudo, parapétate entre mi yo y todos los ellos, los nombres, los números, las voces, las distancias, los mares o los tierras adentro, insonoriza todos los rings, y que suene Undertow una y otra vez.

Y si el silencio deja de ser silencio.
¿Dónde lo buscaré después de ti?

13 comentarios:

  1. Me haces pensar
    en los peces cuando abren la boca
    para coger aire,
    eso dicen: para coger aire.

    Y quizás estén soltando por su boca
    palabras silenciosas.

    Besos Alf ♥

    (aquí y allá, me han dejado inspirada, pensando, dando vueltas en mi siquis, como ruleta.)

    ResponderEliminar
  2. A mí sí que me interesa, Alfaro, cada huella morada de ciempiés multiplicada a lo largo del camino y que tu vuelves palabra. A mi sí.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  3. No sé por qué, aunque normalmente no hay explicación para estas cosas, pero este texto De Vida me han hecho sentir un abrazo, una caricia en el pelo, un no te preocupes, princesa, todo ha pasado... otros sienten como tú y están muy cerca... sin velos... con tus miedos... ve... y aquí me tienes, Alfaro, disfrutando cada palabra tuya.

    (feliz día de la madre)

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Afortunadamente nos quedan muchas palabras para abrazar, para morder, de las que alimentarnos, como hago yo cada vez que me acerco a esta ciudad, y siento cómo se multiplican...

    Gracias, feliz día y muchos achuchones.

    ResponderEliminar
  5. "Y si el silencio deja de ser silencio.
    ¿Dónde lo buscaré después de ti?"

    Siento no tener la respuesta... pero me han calado muy hondo estas frases, supongo que por eso no tengo aún la respuesta.

    ResponderEliminar
  6. Si el silencio se silencia que suenen los metales, todas las veces que sea preciso, ellos sirven de reflejo.

    Un besote

    ResponderEliminar
  7. No sé por qué no sale mi comentario. Decía que la otra noche le regalé a Gloria una canción de El último de la fila. La frase que más me gusta, ha vuelto a mí con tu texto: si les miente la vida, se hacen parapetos con poemas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Verbo,
    coge aire y pisa fuerte, con palabras.
    Un beso.



    (*,
    siempre lees más allá, entre líneas invisbles, e interpretas las cien palabras del ciempiés.
    gracias
    abrazo fuerte fuerte.




    Begoña,
    pues, sí, nos quedan muchas muchas...
    Un beso.



    Gloria,
    gracias por el feliz día. que lo ha sido.
    Está bien que las palabras abracen, acaricien,y tranquilicen.
    Otro beso enorme.


    Malvada bruja del Norte,
    si encuentras la respuesta pasas y nos la dejas por aquí.
    Un beso.



    Fusa,
    ay, a mi los poemas no me sirven de parapetos, el mejor parapeto es el silencio, creo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Quizas hay preguntas que a veces no debemos hacernos, esperar y disfrutar de ese silencio muchas veces da buenos resultados!!
    Perdona amiga que no estuve en estos dias, es que en Argentina fue fin de semana largo y trate de salir a tomar aire puro...y despejar mi mente un poquito!!!
    Me entere que fue por alla el dia de la Madre.. asi que si lo eres, espero lo hayas pasado genial en buena compañia!!!
    Besotes llenos de luz cielo!!!

    ResponderEliminar
  10. sol,
    pues sí, soy hija y soy madre, personalmente no me gustan demasiado las celebraciones, pero ayer me fijé en el rostro de mi madre y en el de mi hijo de un modo especial.
    Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Me temo que no existe el silencio. Aunque lo consigas por fuera, queda el ruido de dentro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, Olvido, dentro nunca hay silencio, antes sabía... hace tanto que no lo intento... pero me era muy muy fácil quedarme totalmente con la mente en blanco, vacío total y entonces lograba el silencio, totalmente desaparecida.
    Un abrazo muy muy grande, te echo de menos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Ay querida Alfaro! ,
    Si el silencio hablara y
    su luz te cegara con su mayor resplandor.
    El silencio que todo lo penetra y cala, como el agua, su murmullo se convierte en el diálogo íntimo que sacia.
    Inuits

    ResponderEliminar