15.5.09

Poemas del desasosiego

V

Cruzo
de tu voz a la mía

no se agotan estas líneas
cada vez más infinitas

por más que lo intento

traducirme
en este vacío
para ti

escribirte
que la vida me pincha
diariamente
con sus afilados cuchillos
invisibles.

14 comentarios:

  1. Volando de un lugar a otro para abarcarnos, para abarcarlos, para comprender ese extraño dolor que no tiene nombre porque nadie se preocupó de bautizarlo, pero tus desasosiegos, Alfaro, lo colman de claridad y transparencia.
    Precioso, y perfectamente traducido este número V.
    Te beso.

    ResponderEliminar
  2. De tu voz a la mía, como cuerdas tendidas entre patios; colgando las palabras.

    Irredentas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es un buen argumento, las palabras para rellenar el vacío que producen tantas más palabras.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me surge la imagen de una tela de araña por la mañana pegada con gotas de rocía.

    Lo sé, no concuerda con la imagen de cuchillos afilados, pero esas líneas y ese vacío son tan fuertes que me quedo con la tela.

    Tu poema es muy rico, muy amplio.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Gloria,
    lástima que no haya diccionarios...
    Un beso.



    Codorníu,
    habrá que tener cuidado con los vientos y las lluvias.
    Un beso.



    Isabel,
    las palabras para llenar vacíos...
    depende de las palabras y de quien las pronuncie...
    a veces lo llenan todo y a veces producen más vacío.
    Un beso.


    Giovanni,
    las telas de araña a veces crean dentro un hueco, como un nido hueco, una pequeña cueva..., mejor estar en el vacío, fuera de esa tela...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho Alfaro, pero tambien sentí tristeza... por que la vida siempre anda por ahí con esos cuchillos afilados???
    En esos momentos me gustaria ser invisible!!!
    Besos cielo, llenos de luz para ti!!!

    ResponderEliminar
  7. SOL,
    habría que preguntarle a la vida,
    unos ven todo de color rosa y yo veo todos los colores,
    vas por una calle y qué precioso todo, loas luces, los escparates, los cohes, los jardines, y además al lado de eso está alguien vestido de malamanera pinchándose en un banco del parque, otro más allá bebiendo, por la noche alguien delante de ese gran edificio poniendo unos cartones para dormir, otro sacando a puñados arroz del contenedor de la basura y comíéndoselo... son cosas que también veo...
    y eso pincha desde afuera, hasta se te olvidan los pinchazos más personales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Por lo menos los que duelen, sabemos o podemos reconocerlos, lo malo son los que pasan desapercibidos y un día te sorprenden y descubres que desde siempre habían estado ahí.

    besazos.

    ResponderEliminar
  9. Sí, aún los hay más invisibles,
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen poema Alfaro. Breve y directo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Javier,
    ... pues, yo aún recuerdo uno tuyo que leí ayer 3 ó 4 veces y que me arañó por dentro en cada lectura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. "escribirte
    que la vida me pincha
    diariamente"


    Cuando la vida pincha, hay que romperle la punta. Y vivir....


    Saludos

    ResponderEliminar
  13. La sonrisa de Hiperión,
    ...habrá que convertirse en sierra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Pero sólo pincha...no rasga, ni duele. Hay dos voces, que de momento no se gritan sino que se escuchan e intentan comprenderse pasando de una a la otra. Hay comunicación, pincha, pero no sangra.

    ResponderEliminar