7.5.09

Poema cuento

Yo no quería nombrar al hombre del sombrero negro y corbata negra y zapatos negros
no quería imaginar el borde de sus uñas raspando la cara de los otros
cuando él aparecía
yo cerraba todos los ojos de mi cuerpo
y me convertía en tierra de pizarra negra
en la rueda negra de su coche negro
me convertía en cuento
y recogía flores
peonías blancas
hortensias azules
rosas de color rosa
las flores blancas del cinamomo
y ramas verdes de san juan
y piedras frías
frías
frías

cuando él aparecía con su coche negro
hacía de mí misma

(yo fui el cuento
más extraño
que todavía nadie me ha contado).

20 comentarios:

  1. Tú eres el cuento más exquisito que yo he leído.

    Poema cuento, letra escondida que se pliega sobre sí misma.

    Eres una maestra de la escritura invisible.

    Yo veo un poco tras el follaje.

    Me siento privilegiada.

    Este poema es increíble, Sea Urchin.

    Me despierta, me remueve, me conmueve.

    Un abrazo, Pinchitos que hace de sí.

    ResponderEliminar
  2. Ser cuento poema y camuflarse...¡La de veces que yo he querido serlo! Y tú me descubres que se puede. Es precioso, y tiene razón Lena, señora poeta cuentacuentos de lo que no se ve. :)

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  3. Contar cuentos, contarnos nuestra vida y la vida de los vivos... Me encanta esa forma tuya tan peculiar de dar píldoras de tí, más allá de lo visible.

    Achuchón.

    ResponderEliminar
  4. Entre tanto negro amiga.. le has dado un toque de color al cuento!!!
    Maravilloso por cierto, como todos, como siempre!!!
    Con ese toque tan ALFARO ... tan personal...
    Bello!!!
    Que mas decir!!!
    Besotes llenos de luz!!!

    ResponderEliminar
  5. Lena,
    no tengo tiempo para esa red social, face..., prefiero escribir o leer largo, quizá un día escriba una entrada sobre por qué no estoy ahí, todo se reduce a que prefiero mi ciudad.
    Gracias,
    besos.



    (*,
    contar lo que ya se ve... para qué, es un despilfarro de tiempo, iba a decir de palabras, pero no... si están bien dispuestas las palabras nunca sobran.
    besos.


    Begoña,
    sí, más allá de la simple visión, lo que no se ve casi nunca.
    Besos.


    SOL,
    gracias, como siempre por la luz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo no hablé de FB....

    :(

    Me encantó el poema.

    ResponderEliminar
  7. Esa niña encontró el resquicio por el que escapar de tanto negro, de tanta severidad. Los hombres de negro, igual que los grises me dan dentera.

    Mejos el cuento y las flores, incfluso las piedras aunque estén frías.

    ResponderEliminar
  8. lena,
    este es un ejemplo claro de cómo las neuronas patinan deslizándose por las palabra y los pliegues de la memoria que se desmemoria...traspapelándolo todo, el día menos pensado me voy con los cocodrilos... pero adónde?
    Excusmi,
    gracias
    besos.

    ResponderEliminar
  9. JAJAJAJAJAJA!

    No.

    A los cocodrilos no.

    JAJAJA!

    ResponderEliminar
  10. Isabel,
    a vecesnecesitamos piedras, incluso ser como piedras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta que seas cuento, Alfaro, que te pierdas entre el negro, tibia, serena y extraña también.

    "Así es mi vida,
    piedra,
    como tú; como tú,
    piedra pequeña;
    como tú,
    piedra ligera;
    como tú,
    canto que ruedas
    por las calzadas
    y por las veredas"

    No creo que sea tan malo ser piedra fría a veces... pero tú trae flores a mis noches, sigue trayendo aromas...

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  12. Tú eres el arcoiris más hermoso de las letras de cualquier cuento.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  13. Cuanto cuentas los cuentos de tu propio cuento, lo haces de forma maravillosa.

    Eso con respecto a tu forma de escribir.

    Pero, que ha y detrás de todo esto; si esto es tu propio cuento?

    ResponderEliminar
  14. gloria,
    cuánto hacía que no leía a León Felipe, gracias por dejrlo aquí,
    besos.


    Madeja de Palabras,
    ay, muchas gracias.
    y Besos.



    Fero,
    es parte de mi cuento "literaturizado", por supuesto.

    ResponderEliminar
  15. Letra escondida que se pliega sobre sí misma. Qué bien lo ha dicho Lena.
    Me gusta este poema cuento y todo lo que esconde, que es de color negro.

    ResponderEliminar
  16. Querida amiga, tus textos tienen el sabor de los exploradores, buscando siempre los límites, y tropezando siempre con el horizonte, para seguir mañana.

    Gracias, porque tus letras son tan frescas que uno las visita como quien va a la fuente a por agua.

    Un beso.
    P. C.

    ResponderEliminar
  17. Codorniu,
    a la fuenete!
    ¿puedes creer que hay personas que aun van a la fuente?
    nunca imaginé que en esta ciudad pudiera existir una fuente.
    Pues en ese decorado del coche negro había (y seguro que aún está) una fuente a lo que yo iba a jugar con libélulas y otros insectos que por allí pululaban.
    besos.

    ResponderEliminar
  18. Es curioso, como tod@s los que nos refugiamos en su día tras cuentos, libros y demás, hoy nos hayamos creado "un mundo virtual".

    ResponderEliminar
  19. No sé..., puede, nunca lo he pensado.
    Un beso.

    ResponderEliminar