8.5.09

Poema cuento (2)

Y no hubo nadie
solo un silencio circular
de mariposas amarillas en vuelo

alguien había dicho vulva
y alguien dentro

quiso desnudarse

mariposas amarillas
en duelo negro y circular

dijo que era noche
que mañana el universo
seguiría
siendo nada de su piel.

20 comentarios:

  1. Ay, por favor... "un silencio circular de mariposas amarillas en vuelo" ¿puede haber una imagen más clara y limpia?
    También yo quiero desnudarme entre las hojas negras de la noche universal, ¿me enseñarás?

    No me da miedo perderme dando vueltas, mañana seguirá la nada, de hecho creo que ya estoy perdida, Alfaro.

    Un abrazo amarillo y redondo.

    ResponderEliminar
  2. Dijo que el universo mañana seguiría siendo nada de su piel...
    ¿Eso dijo?

    No sé si importa qué dijo. Importa si sonries, más allá del duelo, más allá del universo, más allá de ti y de la piel de nada, de nada, de.... más allá de un poema cuento hermoso, algo más complejo que los cuentos de la niñez, cuando las mariposas eran amarillas y los circular una ficha de juegos.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Tu cuento despierta incógnitas.

    No son preguntas que buscan respuestas, solo son de las que nacen para morir en la incógnita.

    Quién es el innombrable hombre de sombrero negro, corbata negra, zapatos ídem?
    Quién? ese que te convertía en cuento?
    Porque las flores? Porqué esas flores?

    Alguien adentro? de la dueña del cuento?
    El silencio circular de mariposas en vuelo (bellísima, imagen por cierto, es lo mismo que el duelo negro y circular?.

    Concluyo.
    Me han encantado tus poemas cuentos. Sigue. Son una genialidad prosaica.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ...mañana el universo seguiría siendo nada en su piel.

    Me llevan tus palabras al lugar donde el peso de la tierra se relaja...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. "quiso desnudarse

    mariposas amarillas
    en duelo negro y circular"


    la piel es para recorrerla con caricias...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Gloria,
    ¿te has fijado alguna vez como las mariposas dan vuelos en círculo alrededor de la luz?
    Gracias por tu comentatio.
    Un abrazo.


    Madeja de palabras,
    por supuesto que me río, a la mínima, hasta cuando no debo
    reírme.
    en mi infANCIA había muchas mariposas amarillas, blancas, naranja, negras con lunares... hasta de color malva, no muy grandes eran preciosas y una crueldad lo que yo les hacía.
    Un abrazo.



    Fero,
    para morir en la incógnita..., que es donde se muere siempre.
    Porque las flores estaban en el prado y yo las cortaba, es real, muy real,
    El hombre es un arquetipo literario,
    En fin te dejaré en la incógnita.
    Un abrazo.



    Begoña,
    en cierto modo..., sí, porque no se refiere a mañana sábado, por supuesto.
    Besos.


    La sonrisa de Hiperión,
    la piel es para ser acariciada entre otras cosas,
    ahora puedo paradiarte, si me dejas "... o para ser centrifugada"
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Yo voy a comentar con mis palabras!!!
    ALFARO.. miercolesssssssss que eres buena... !!!
    Creo que la mayoria coincidimos en una parte.. no se por que???
    La de los "silencios circulares de mariposas amarillas en vuelo"
    Asi eras???
    Creo que si...
    Besos cielo.. vas a seguir con estos cuentos??
    Son geniales, aunque como siempre leo y releo!!!

    Besos cielin, llenos de luz para ti!!!

    ResponderEliminar
  8. Hoy todo, tambien tu poema, me sabe a soledad.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. "el universo seguiría siendo nada de su piel"... me lo imagino resbalando, al universo, por los brazos, sin ser. Me están encantando tus poemas cuento. :)

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  10. Me encantaría que una parte se me hubiera ocurrido a mí, ¡¡lo confieso!! He imaginado a la profesora de Bergai diciendo vulva y habiendo una de las alumnas queriéndose desnudar. O la propia profesora.

    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  11. "alguien había dicho vulva
    y alguien dentro"... buenos versos... en el sitio donde el nombre se bate
    con el verbo desnudo..

    saludos.

    ResponderEliminar
  12. Ví una corona de mariposas amarillas, en fila, caminantes, circular.

    bello.

    ResponderEliminar
  13. SOl,
    Sara,
    Luna,
    Fusa,
    Pedro Chincoa, (bienvenido a esta ciudad),
    Verbo,

    Gracias a todo@s..., por vuestra visita y vuestros comentarios.
    Muchos bess.

    ResponderEliminar
  14. Uff... permíteme que te comente el poema trasladándote un hayku famoso:

    Nadie.
    Agujas de pino esparcidas
    y una silla de mimbre a la sombra.


    Como en el hayku... el observador,
    ¿dónde está el observador?

    P.C.

    ResponderEliminar
  15. Te cuento,
    El viernes se me posó en el pantalón una mariposilla de alas de un óvalo, transparente y de color verde casi manzana, mientras viajaba en tren. Cuando me percaté, pensé que era una hojilla tierna; la cogí, ella permaneció inmóvil, me la acerqué para observarla y entonces vi lo que era.Una viajera me hizo el comentario de que viajaba en mi pantalón desde que ella subió al tren, hacía casi una hora. Creo que la mariposa estaba aturdida por la velocidad, la gente, el aire acondicionado del tren.
    Me lo ha recordado el silencio circular de tus mariposas.Bueno, no tiene nada que ver con tu poema y está un poco liado, pero no lo borro.
    Inuits

    ResponderEliminar
  16. Codorníu,
    dónde está? lo normal es que esté fuera, pero yo creo que siempre está dentro, el ojo que mira siempre observa desde dentro.
    pero igual no se trata del dónde, sino del cuándo.
    Muchas gracias por este hayku,
    besos.


    Inuit,
    sí, sí tiene que ve, aunque las mariposas sean otras, todas pueden volar, incluso la de tu pantalón, que a mi me ha recordado una mantis que durantes unos días estuvo en uno de los hierros de mi terraza, un verano (fue la única vez que vi una tan de cerca) y la observaba todos los días, tan quieta, tan ... y un día ya no estuvo.
    Es asociación de ideas,
    besos.

    ResponderEliminar
  17. De pequeña me contaron que las mariposas de colores eran mensajeras de los ángeles y traían buenas noticias. Y las mariposas negras eran mensajeras de la muerte, y anunciaban eso, la muerte. Nunca he visto mariposas oscuras, siempre, siempre de colores, y últimamente unas color vainilla (en la ciudad no se ven muchas).

    Por eso en tu primer círculo veo la vida, el amor, la entrega, y el segundo la pérdida, el desamor, el dolor. De ese miedo, del yo hablaba hoy en mi blog.

    ResponderEliminar
  18. de las mariposas..., he oído decir que algunas enunciaban la muerte, pero no es cierto, lo he comprobado, pero creo que cada persona tiene su"animal-insecto", yo una noche entró una mariposa blanca preciosa pequeña y vino directa hacia mí... y supe que algo bueno y maravilloso iba a sucederme(y me sucedió varias veces)pero me han sucedido muchas cosas maravillosas sin mariposas , con las arañas me sucede todo lo contrario...
    creo que son tonterías..., simple juego de posibilidades y azar.

    pero sí hay dos tiempos en el poema, como tú bien dices.
    besos.

    ResponderEliminar
  19. Bajo la piel negra del cuento de ti, esa que no veo, estará la vulva, y la placenta, y el germen, y la especia de antes de la Creación, que te pensó que serías.

    El negro para los demás. Lo que está bajo tu piel para ti, para contar.

    Un abrazo (Qué cuento más bonito)
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  20. Esas mariposas amarillas y negras tienen un halo de tragedia que nunca entenderé, y me resulta muy gráfico asociarlas al silencio. No sé si me explico. A mí personalmente me provoca desasosiego.

    ResponderEliminar