10.5.09

Pausa

A veces todo es exageración.
¿Hay algo más exagerado que un silencio extraño y absoluto, símbolo mudo, en un tiempo sin piel?
Cuatro, cinco, seis hablando. Van, vienen, abren puertas, las cierran... Llueve, cogen los paraguas, se les olvidan las llaves...
Cuánto movimiento y ruido traen con ellos, los otros, los que no son yo. Me callo, me callo y todo el trasiego desaparece, ya nadie va y viene.
Cierro los ojos para verme,
y te veo, pero hoy no te hablaré de la emoción de la piel.

13 comentarios:

  1. Hoy es mejor hablar del silencio extraño que producen las pausas...

    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  2. pausas de silencio para recuperar el aire...
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. Dicen que la quietud es una señal de inteligencia natural. Me refiero a nuestra parte animal, no a la humana. Así, parece demostrado que los animales que practican el arte de permanecer quietos ante un depredador, llevan muchas más papeletas de salvarse que sus compañeros que no paran de moverse. Por ejemplo, las cucarachas, la cochinilla del campo, la hormiga de cocina, etc.

    Los que escribimos acerca del "ruido" del mundo, tal vez quedemos en pie para narrar también sus silencios.

    Un beso, buen domingo.
    Pepe C.

    ResponderEliminar
  4. Después, después de la pausa si acaso te hablo de la emoción d ela piel, pero ahora estoy en el símbolo mudo de la quietud y quiero disfrutarla.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  5. Hay gente extremadamente ruidosa y cuando el que observa necesita del silencio es como el aire incómodo, la lluvia impertinente o el sol descarado..a veces los veo como si tuvieran descargas eléctricas.

    Esperamos para otro momento que nos hables de la emoción en la piel.
    Inuits

    ResponderEliminar
  6. Codorníu,
    yo me quedo quieta y muda por pánico, o sea que tengo muy desarrollada mi parte animal,porque cuando todo es silencio el ruido de afuera ensordece.
    besos.


    luna,
    ahora, en una tranquila quietud, luego, me miraré la piel,
    besos.


    inuit,
    descargas eléctricas, ruido y silencio y emociones, todo para el bolso... o para el corazón...
    ya escribiremos lo que los días nos dicten,
    besos

    ResponderEliminar
  7. Pausa.

    No veo la hora.

    Besos, Sea Urchin...

    ResponderEliminar
  8. Lena,
    las pausas son necesarias, en algún momento hay que dejar de oír todo lo que está afuera y no deja oír lo que tenemos dentro...
    A veces no se puede..., y hay que esperar, si los días no son muy desquiciantes, lo mejor es vivirlos tal y como vienen.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me has recordado a la casa de mis padres y mi hermano menor. Te prometo que él solo generaba ruido y caos. Se le caían las llaves, las cogía, se le volvían a caer, iba a la cocina, rompía un vaso...y después cuando al final volvía a irse (a clase, a trabajar), la casa quedaba en un absoluto silencio...y yo entonces añoraba aquél ruido, ¿te lo puedes creer?

    Pero volviendo a tu texto, aunque no hables de emociones ni pieles, el cuerpo tiene memoria, y sin saber muy bien por qué a veces en esas pausas se produce una fuga...

    ResponderEliminar
  10. jaja..., un hermano hiperactivo y algo patoso...pero si son maravillosos, con una persona así cerca de ti nunca te aburrirás, eso sí te desquiciará los nervios...

    la memoria, el inconsciente que todo lo guarda y aguarda.
    besos.

    ResponderEliminar
  11. Se emocionan las retinas, qué ciegas son para estar tan empapadas de luz.
    Dormidas. Cántales tu nana, déjalas soñar.
    Qué trajín la luz, las cosas que se mueven, que van y vienen.
    ¿Por qué me miran los ciegos? Ya tenemos emoción, mis retinas, las tuyas y ambos los dos.

    Chuff!!

    ResponderEliminar
  12. Me gusta lo que cuentas, la pausa en un tiempo sin piel. Algunos estados deberían estar institucionalizados y ser obligatorios para recuperar la cordura que se va perdiendo a lo largo del día (o sería mejor la locura?)

    UN abrazo

    ResponderEliminar
  13. ZenyZero,
    los ciegos me miran porque no ven que los veo que me miran.
    Un beso.


    Isabel,
    la cordura que se va perdiendo a lo largo de un día y otro día y otro...
    Un beso.

    ResponderEliminar