26.5.09

Ni siquiera es poema

Es como una lengua de celulosa absorbiendo de mis venas, arranca las hojas y cuenta las lunas que han pasado.

Tierra de juncos.

Estas hojas que arranco de color rojo, naranja..., nunca llego al azul de su cielo.

La tierra es ciega.

Y yo soy terca, terca, esperando que pasen, que llegue, que sigan
pasando soles

que llegue
...

18 comentarios:

  1. Creo entenderte.
    Creo entender ahora, tal vez, ese desasosiego.

    Un abrazo alfaro.
    Tus letras son admirables.

    ResponderEliminar
  2. Si esto no es poema, qué puede serlo?
    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Fero,
    gracias por tus palabras, creo que lo que importa es lo que tú entiendas, no leas con mis ojos, tienes que leerlo con los tuyos y esa única mirada es la válida.
    Un beso.



    Sara,
    es que estuvo a punto de ser poema pero al final
    gracias por tus plabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Quizá haya que esperar. Algunas veces el poema tarda en llegar, pero llega.

    Salú pue.

    ResponderEliminar
  5. "Como una lengua de celulosa absorbiendo de mis venas", qué maravilla, me encanta, me gusta todo el poema, pero sólo esta entrada...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Johan Bush Walls,
    a mí me gustaría que el poema estuviera siempre ahí, estirar los dedos hacia el teclado y que ya se quedase aquí, así sin más, con lo facil que a vos os resulta inventarse nombres y además por triplicado.
    Saludos.



    Begoña,
    a veces parece que alguien, algo... nos vive en una tierra de nadie debe de ser...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Amiga, te veo como "creciendo"... Menudo arranque del poema... Se queda uno como sin aliento.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  8. A veces me pierdo al leer tus poemas con mis ojos, interpretar desde mi punto de vista, porque no puedo evitar pensar: "que será lo que alfaro quiere decir"...

    Pero ahora que lo dices, lo intentaré a ver que resultado da. Quizá, en esas reinterpretaciones coincidamos.

    es válido.

    otro abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Las tierras de juncos no pueden ser ciegas. Ese contoneo les da una visión mucho más amplia que cualquiera de la de nosotros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La terquedad del vivir, viene en los genes para todos: la lengua de celulosa sin embargo no. Es un don.

    Un abrazo, guapa

    ResponderEliminar
  11. Antiqva,
    gracias por esto que me dices.
    Un abrazo.



    Fero,
    pues eso, vete sobre las palabras... o por debajo ...
    Un abrazo.



    Fusa,
    los juncos pensantes... nunca son ciegos, pero si dejamos al filósofo a parte a saber cómo serán los juncos.
    Un abrazo.



    Sombras en el corazón,
    a ver si te veo el 12 de junio....

    Quizá tengas razón en lo que dices, no sé...
    Un abrazo.





    Antonio Alfonso Alonso ,
    si es por la aliteración no vale,
    si es por el color verde y el significado de camino que lleva vereda tampoco vale,
    y si es por lo de verdadera..., tendría que pensarlo,
    tiene que ser un conjunto, un todo, aunque le falte algo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A veces los ojos se nos vuelven tercos esparando que llegue y pasa, mientras tanto, todo lo demás. Sin ver.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  13. (*,
    a veces los ojos se nos vuelven ciegos, a veces alguien quisiera tener los ojos ciegos. y casi siempre, los ojos ven con terquedad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Alfaro.. al igual que Fero, sabes que me cuesta entenderte... porque tus palabras para mi a veces complejas hace que no pueda entenderte... pero de algo estoy casi segura, siento tristeza en tus letras, ese desasosiego muchas veces lo siento, quiero sacarme las malezas de encima y se me hace dificil.. quiero ser ese payasito que siempre soy para los demas.. y por las noches cuando me saco la mascara que trata de aliviar las penas ajenas... aparecen las mias... las de muchos!!!
    Por que siento que ultimamente hay una especie de dolor en todas las personas que leo... me encantaria que las cosas fueran distintas...
    Desde mi entendimiento, desde mi, toda la fuerza para cortar esas hojas que no te dejan ver el cielo!!!
    Besos llenos de luz para ti...
    Perdon por tardar estos dias en visitarte, es que de verdad hay muchas personas que ultimamnete siento que estan mal.. y ahi estoy .. como si fuera alivio camuflado.. tratando de dar aliento, fuerza, sentimiento!!!

    ResponderEliminar
  15. Querida Sol,
    a veces proyectamos sobre los demás nuestros propios sentimientos o sensaciones,
    ese dolor que tú lees o ves en los demás es a veces el mismo dolor que yo tengo y que no surge de mí misma,
    yo veo el cielo y también los nubarrones y quizá me fije más en el nubarrón pero también sé vivir y ver el cielo aunque no lo escriba.
    El nubarrón no es malo, no es peor que el cielo, porque forma parte de nosotr@s.
    Y no se puede tomar como algo personal, perteneciente a un yo real todo lo que escribo, a veces ese yo literario no se identifica con el yo real, cuando hablo de la tierra de juncos no hablo de mí,
    pero te agradezco mucho tus palabras, tu paso por la ciudad, por supuesto, y también te leo...

    Que tus rayos lleguen muy muy lejos
    Un abrazo gran. grande.

    ResponderEliminar
  16. Y aquí está, aquí ha llegado para arroparnos a todos, Alfaro. No te imaginas lo que me cura leer tu poesía, sentir la sangre fluyendo por tus palabras, pasando lunas, guardando cada hoja que decides arrancar...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La siembra es dura, y la recolección se hace esperar. Pero todo llega...

    ResponderEliminar