28.5.09

Morfosis

Si cierras los ojos y tocas el árbol puedes llegar a ser corteza
y si no te mueves puedes ser raíz,
para ser hoja cierro los ojos y veo estos días de frutas rojas,
y me veo colgar de la rama como las cerezas
y oigo el ruido de los pájaros que picotean hasta llegar al hueso,

entonces me duele el diente que le falta a la boca del pájaro y no puedo masticar
y me convierto en pájaro
y siento cómo la cereza se queja
y se me atraganta la pulpa carnosa impidiendo que el aire llegue a mis pulmones
y no puedo respirar
y llego al hueso duro de la cereza y me duele cualquier rótula de las dos que tengo
y mi cuerpo se balancea como si fuera un junco agitado por el viento en la orilla de un río, lejos de la corteza del árbol, con raíces ligeras y sin hojas,
y ya no sueño ni me cuento que soy un borde del árbol
porque ya me he convertido en otra cosa

y si sigo cerrando los ojos

los cierro

los cierro

y los cierro

hasta ser
oh Ray Charles
otra vez yo misma.

12 comentarios:

  1. Ay... Alfaro, es que es justo así como lo cuentas. Comienzas a ponerte en el lugar del lugar de otro, y sientes tanto, te pierdes tan dentro del dolor, que no encuentras tu nombre en medio del sufrimiento, ni por qué quisiste estar en ese lugar, casi no identificas qué fuiste al principio, y el vértigo te golpea pidiéndote volver a ti. Justo como lo has dicho no, tú lo dices mejor. Es precioso...

    Buenas noches, querida Alfaro.

    ResponderEliminar
  2. gloria,
    no tienes porqué identificarte siempre con el dolor, aunque hay mucho dolor simepre por todas partes ya veces nos convertimos en el mismo dolor,
    pero también hay alegría y felicidad y de todo,
    desde luego no lo escribí con dolor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Fuiste Ray Charles por un rato, un segundo antes de volver a ser tú?
    Me temo que sólo fue una interjección. Tal vez en otro paseo?
    Sencillamente genial esa vuelta que diste, siendo de todo hasta volver a ti.
    Excelente, com Georgia on my mind, justamente.

    ResponderEliminar
  4. Oda a la efímera libertad... Bravo!

    ResponderEliminar
  5. Es como si todos quisiéramos ser árbol, pájaro o cereza. Y cuando uno cierra los ojos y puede serlo de verdad, se arrepiente. Porque entonces se siente dolor, dolor con el que no se cuenta cuando se abraza uno al árbol. No puede sentir dolor ni esta cereza tampoco ni su hueso tampoco. Y sin embargo duele.
    Y al final sólo queda lo de siempre: yo.

    (El otro día vi la película de Ray Charles... ¿tú también?)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Si cerramos los ojos podemos ser cualquier cosa, hasta las que no son. Alfaro, me ha encantado este ir de una cosa a otra, desde la piel al hueso y despertar.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  7. Fue como recorrer todo y un poco de todos en tus versos Alfaro... fuiste y sentiste poniendote en el lugar del otro.. me gustó la forma, bueno tu forma de escribirlo siempre es bellisima!!!
    Te dejo un beso lleno de luz cielo, termina bello tu dia!!!

    ResponderEliminar
  8. Antonio, fusa, luna, sol,
    gracias, sí vi esa peli, fusa, pero lo nombré porque esa noche lo estaba escuchando.
    Gracias a tod@s
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. No se porque no comenté acá ayer cuando te leí :0

    No sabes cuanto me ayudó leer el nombre de Ray Charles por acá.
    Para mí, un símbolo claro de excelencia y perseverancia a pesar de las vicisitudes.

    saludos :)

    ResponderEliminar
  10. A veces me parece que no hay que cerrar los ojos para ir viéndote en otros, siempre es así, no? al menos me sugiere que damos tantas vueltas, bajamos tantos toboganes y nos balanceamos tanto por esta tierra imposible de jugos y sequía que perdemos el norte que buscamos. Así lo veo yo, un continuo moverse entre la alegría y el dolor, entre la impaciencia del deseo y la terquedad de la realidad, entre Ray Charles y Miles Davis, jajaja, pero que no deje nunca de sonar.

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes? Yo lo hago. Cuando estoy muy "cargada de malos rollos" me voy de la ciudad a un bosque. Pido permiso para entrar, medito un tiempo. Pido permiso para poder abrazar a un árbol, y lo abrazo, y le cuento, y me susurra con sus hojas, y me acuna con su silencio. Y me relaja escuchar que su savia corre al mismo ritmo que mi sangre.Somos uno. Y luego doy las gracias y vuelvo a la ciudad con la energía recargada.

    ResponderEliminar
  12. Isabel,
    es querer ser el árbol o las ramas, cerrar los ojos y ser parte de esa otra naturaleza y como estaba escuchando a Ray Charles...


    Fero,
    bueno digamos que vivió su vida a su manera y nos dejó música maravillosa.


    Malvada bruja,
    sí, de eso se trata, un viaje "sideral"

    ResponderEliminar