31.5.09

De los días

Camino era palabra equivocada, como lo fue vacío y sueño y noche o soledad compartida. Los niños pintan huellas sobre el asfalto, juegan, dibujan manos, corazones sin flechas con gotas rojas, se dibujan sobre el blanco y sobre el gris y se pintan azules. Y de repente se abre el abismo del tiempo a sus pies, y se despiertan hasta en el borde de las uñas.
Felicidad no era palabra equivocada ni la alegría creciendo de los días y rompiendo en los caminos.
Palabra esquiva
inventa cuentos
inventa excusas
ella
agazapada
búscame
búscame
no es un juego
no
...

barambambam

sin nota musical
...

palabras trampa

silencios palabra.

17 comentarios:

  1. La confianza que mostramos en nuestros juegos, es la inocencia y el ansia por descubrir. Luego, ya es otra cosa. Cuando observamos la infancia en los parques -como en esta matinal festiva-, nos observamos en una cuerda invisible, ¡cuando antes todo parecia tan fácil!

    Pero valen estos textos tuyos para esbozar sonrisas y comulgar con la literatura.

    Gracias,
    Montse.

    ResponderEliminar
  2. Y con la vida... evidentemente.
    Abrazos,
    Montse.

    ResponderEliminar
  3. Alfaro, tú siempre sorprendes incluso con las palabras equivocadas...

    ResponderEliminar
  4. M.G.Juárez,
    bienvenida a este lado de la ciudad, te he visitado, me ha gustado mucho tu Mediterráneo en abril.
    La semana pasada unos estudiantes de 2º de Bachillerato, mientras en una sala sus profes les sentenciaban, pintaron unas huellas en el suelo del pasillo. Los profes al salir siguieron las huellas y les llevaron a una clase, pero antes de llegar a esa aula, los bachilleres salieron del servicio de chicos y exclamaron:"estábamos todos juntos ahí, pero no hacíamso nada malo"
    y al llegar a la clase Oh, sorpresa! y no preguntaron por sus notas,si habían aprobado o suspendido...
    ¿no es maravilloso?
    ¿no es una luz para el futuro?
    a esas huellas me refería en mi texto.
    Un abrazo.



    Antonio Alfonso A.
    ¿no lo dirás por mi comentario de la entrada anterior?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Impresionante. Aún sin saber de tu mano el significado que encerraba la palabra "huellas", algo me hacía llegar el aroma del buen texto.

    Luego, con el comentario... el café, hummm.

    Rico, rico.

    Un beso, escritora.
    P. Codorníu.

    ResponderEliminar
  6. Que gran verdad, amiga, que los niños juegan hasta que un dia, de repente, la vida les llega de sopeton...

    Algunos, no obstante, todavia seguimos jugando...

    Bendito sea.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  7. El principio me ha parecido un girasol, y que los niños corrían al lado de esas preciosas jirafas que ahora nos dan la bienvenida en la ciudad.

    Pero ELLA, ha vuelto a aparecer, cuando ya la creía dormida para siempre...

    P.S.: Aunque he de confesar que añoraba aquel universo tan tuyo de bosques, niños, mujer de hielo...

    ResponderEliminar
  8. codorníu,
    pues muchas gracias,
    un abrazo.



    Antiqva,
    claro que sí, la parte lúdica no desaparece así como así,
    un abrazo.



    Malvada bruja del Norte,
    esa Ella es otra,
    y los niños aunuqe parezcan los mismos también son otros,
    pero no importa porque esto es desde aquí, desde donde escribo,
    y lo otro que tú lees es desde ahí y también es.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Alfaro, lo decía por esta entrada... Como empiezas diciendo que camino era palabra equivocada...

    ResponderEliminar
  10. antonio,
    ah, vale.
    y ciertamente es una palabra equivocada, la palabra que debemos aprender a desntrañar y a vivir no es camino, es felicidad,
    un beso.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Alfaro, por tu visita y lectura.

    Pues me encanta, no sólo el descubrimiento diario de los más jóvenes, también que siga la capacidad del adulto por sorprenderse.

    Que no pare este feedback, que sea permanente.

    Un abrazo felicísimo,
    Montse.

    ResponderEliminar
  12. Alfaro, hay algo para ti en mi casa.

    ResponderEliminar
  13. Sara,
    muchas gracias, lo he guardado, para algún día.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Palabra de honor...

    pasa palabra


    palabras...

    Y mientras, la vida, se reía a carcajadas en la otra esquina.

    Un beso apalabrado con la vida

    ResponderEliminar
  15. Lola, eso pasa muchas veces,
    un beso.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta esta entrada de vida, y poder leer Felicidad con mayúsculas junto con la palabra alegría. Me gusta la palabra esquiva inventando, creando siempre, porque esta ciudad siempre tendrá hueco para ellas y para sus silencios también.
    Precioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. gloria,
    pues sí es felicidad y alegría como los colores que tenían las huellas reales pintadas en el pasillo.
    Un beso.

    ResponderEliminar