30.4.09

Una noche de estas

Llega la ronda nocturna y entre hora y hora ya no sé qué hacer. Las mejores frases las tuve con las manos en el agua, agua muy fría, hasta que el frío me produce dolor, seré masoca..., pero no recuerdo ninguna. A veces llegan noticias felices, y veo cómo las nubes van quedando ahí abajo con el resto de los mortales, una noche de esas es esta noche. Hasta podría bailar sola, pero entonces recuerdo que al otro lado alguien intenta atravesar un tabique seco, durante todo el día era como los ladridos de un perro abandonado y encerrado entre cuatro paredes, desde las siete de la mañana.

Establecer un equilibrio entre los ladridos y estar sobre las nubes, si de mí dependiera.
Si pudiera hacer que de mis manos se deslizara la seda para ovillarnos
ahora que ya no soy una gata enjaulada
ni tú un perro con ladridos a paredes
desnudas y solitarias
el silencio de la noche solo es una evidencia.

23 comentarios:

  1. Qué complicado bajar de las nubes cuando apetece mecerse en ellas, y rescatar esas frases que no vuelven más... ay, y si pudiera crecer la seda mágica...

    Qué dulce es esta entrada noctuna, Alfaro, con su silencio final creando una melodía tan precisa.

    Me gusta muchísimo.

    Te doy un abrazo de mi noche a la tuya, ya sabes, una de esas.

    ResponderEliminar
  2. gloria,
    gracias por la visita nocturna y el comentario leído con alevosía.
    Me gusta tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo tambié quiero que se deslice la seda desde mis manos.

    Tal vez por fin dormiría.

    Los nervios son kilos de clavos lanzados al aire.

    Me alivia leerte.

    Me descoloca y me alivia.

    Besos Sea Urchin...

    ResponderEliminar
  4. el silencio de la noche solo es una evidencia. ¡Joder, Alfaro! tienes frases que se quedan grabadas como tatuajes. Que bueno.
    besazo

    ResponderEliminar
  5. Pienso lo mismo que Pepe. Esas palabras , expresiones o frases que son impresiones que se graban. A veces como bofetadas, otras como caricias........pero se quedan merodeando todo el tiempo, palabras raíz.

    Buenos días.
    ...................

    He hecho unos trabajos con las muestras que me pasasteis (han ido bien. sin grandes victorias, es difícil hacer una radiografía de la personalidad. Requiera capacidad y tenacidad y de éstas ando floja, pero el seis, que siempre fui de él, "que fastidio estar en la línea de nada", nadie me lo quita.
    Inuits

    ResponderEliminar
  6. No me queda más remedio que leerte de día, es muy diferente el regusto nocturno, donde las caricias son duraderas y las orillas nos mecen, nos transportan languidas, sosegadas... Como las palabras que nos regaladas. Un entramado de sensaciones que dan al día, otra oportunidad.

    Muchos cariñitos y gracias.

    ResponderEliminar
  7. inuit,
    nadie puede hacer una radiografía de la personalidad, solo esos besugos altaneros que creen saberlo todo.
    Somos como cebollas y quien intente se le llenan los ojos de lágrimas y ya no nos ve. Son todos generalidades aproximadas y ahí se acierta siempre. No les hagas caso.
    Afortunadamente tú no eres unbesugo, ni sufres de ese mal inaguantable que es la altanería...
    No cambiaría yo a mi inuit ni loca loca por un cuarto de besugo altanero y mira que el besugo se vende caro.
    Muchos besos, inuit y sigue sin línea, como yo, que es donde mejor se está.

    ResponderEliminar
  8. Lena,
    cuando mi hijo era pequeño y le tocó estudiar el sistema nervioso me preguntó mucho sbre esos hilitos, como él llamó a los nervios, y me preguntaba cuando me veía algo histérica: mamá, ¿y qué pasa si esos hilitos se rompen?
    pues, tal vez lo mejor sería dormirlos para que no rompieran, desde luego hay que cuidarlos...
    Muchos besos, autora del metablog.


    pepe,
    es evidente que es una evidencia...
    ahora hay que escribir evidencia ¿de qué?
    Otro besazo.


    Inuit,
    como bofetadas, no. Como caricias... cuantas quieras.
    Un beso.
    ...y aquí llueve y grisea.



    Begoña,
    ¿dónde te has metido?
    üla, úlo (aunque no lo creas es asturiano, no bantú), he ido y nada, lo digo por Margaret A.
    Hay una música para cada momento y lo mismo sucede con las palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Leerte siempre me deja inquieta, Alfaro, pero el silencio de tu noche escuchado desde mi nube... hoy me ha hecho suspirar.

    También me ha gustado mucho la historia que le cuentas a Lena de los hilitos. Los niños son geniales. :)

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  10. sin palabras..... como siempre.....

    salu2

    ResponderEliminar
  11. Por mi parte, una noche de estas, me mudo a una ciudad sinnombre. Con la tinta de evidencia y tus palabras por coartada.

    ResponderEliminar
  12. (*,
    gracias por tu comentario, siempre tan amable, tengo que volver a leer tu último sendero de caracol,lo dejo para la trabnquilidad de la noche.
    un abrazo.



    anbti-yo,
    gracias, un abrazo.



    R.J.Woolf
    pues a una de estas noches te espero...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. El eco de tus palabras es como una muñeca rusa, pero al revés, siempre se hace más grande. Son exactamente eso: palabras guardadas en la mano, bajo un chorro de agua fría, tan fría, que acaba doliendo. Y cuando una abre la mano para desentumecerla, salen a gritos tus letras. Es como cuando el director hace ese gesto de: silencio. Así, cuando gritas bajo mi palma, hago así, y callas, para no doler.

    ResponderEliminar
  14. fusa,
    qué bien lo has explicado...,
    así son algunos dolores inexplicables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. "el silencio de la noche solo es una evidencia."


    Recuerda que la noche siempre soluciona mucho más cosas de las que rompe...

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. El abrazo de una gata y un perro es suma-mente tierno.

    besos Alf ♥

    ResponderEliminar
  17. No conocí este blog tuyo. Es más directo pero queda lo suficiente para imaginar. Me imagino esa persona moviéndose mucho en su cabeza y poco de cuerpo. Está sola, disfrutando el silencio y tratando de romperlo, con un gesto. Y todavía quedan más cosas para imaginármelas...

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. verbo,
    la última imagen que recuerdo, yendo en tren, todas las mañanas el mismo trayecto, y justo en una de las estaciones, donde el tren se paraba, todos los días veía un perro grande atado y encima de él un gato, era una imagen preciosa.
    besos.

    ResponderEliminar
  19. La sonrisa de Hiperión,
    gracias por el consejorecuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Giovanni,
    bienvenido a esta otra orilla, ya no hay más, la próxima será el silencio, la del descanso y la soledad, a ella ya nadie llegará.
    Me alegra que la imaginación imagine, qué otra cosa puede hacer una imaginación si no es imaginar?
    A mi también me gusta imaginar, por eso "vivo" en esta ciudad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Qué me gusta lo que has dicho y qué buenos los comentarios, y es verdad lo que dice Hiperión, por eso las noches son tan fructíferas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. malvada bruja del norte,
    gracias,
    un abrazo.

    Isabel chiara,
    sí, muchaa veces son mejores los comentarios que las entradas, y hasta da no sé qué que se queen aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar