27.4.09

Tres tiempos

Primer tiempo:
Él no quiere creerme, dice que todo me lo invento. Sin embargo, yo no tengo tanta imaginación, no sé sacar historias de la nada, sin algo real mi imaginación no existe. Dudo, no sé si inventarme un mundo o contarle solo algo como un cuento un poco raro.

Segundo tiempo:
No hablo. Recurro a la más mínima y ligera anécdota, lo más creíble.


Tercer tiempo:
Ella no se calla, le ha sucedido algo extraño y me lo dice tan a la defensiva como si se estuviera inventando un mundo.

16 comentarios:

  1. Acabas de resumir en tres tiempos la historia de mi vida, y yo venga a pegarme con las palabras para contarme a mí misma qué ocurre...
    Gracias.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Gloria,
    ya será algo más complicada y más larga tu vida,
    inventa un mundo, es más duradero y más divertido.
    Un abrazo grandísimo.

    ResponderEliminar
  3. Sobre el primer tiempo:
    "Escribir es transcribir. Incluso cuando inventa, un escritor transcribe historias y cosas de las que la vida le ha hecho partícipe: sin ciertos rostros, ciertos eventos grandes o pequeños, ciertos personajes, ciertas luces, ciertas sombras, ciertos paisajes, ciertos momentos de felicidad y de desesperación, no habrían nacido muchas páginas"

    Claudio Magris, escritor italiano

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Marcelo,
    muchas gracias por esta cita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. La verdad amiga es que a mi me resulta dificil escribir de cosas que no haya vivido. Salvo que sea de cosas acerca de las cuales haya leido mucho y de alguna manera haya quedado uno como "poseido"

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  6. Siempre contándonos cuentos, con más o menos imaginación, contandonos lo que somos, o lo que queremos ser... Intentando explicarnos nuestra pequeña existencia. Vamos, pequeña porque el universo es muy grande, eh???

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Antiqva,
    sin embargo hay gente que se inventa mundos, y a veces maravillosos,
    yo tiendo atransformar...
    Un abrazo.


    Begoña,
    yo cuentos me cunto muchos, pero siempre con algo real,
    sí, qué somos en la inmensidad del universo? y tan a la deriva, y tan protegidos, que aquí estamos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cuarto tiempo:
    Transcribes los tres tiempos anteriores; tratando de deslaberintarte, dejando en claro a los lectores que no has inventado esos tiempos como pasatiempos, sino que son extractos situacionales reales.

    ResponderEliminar
  9. Me atrae el tercer tiempo: ella que no calla, ella que tal vez nació de la mente, de la imaginación y ahora tiene vida propia y no para de decir lo que le pasa. El creador ahora presa de su creatura, las manos no alcanzan a poner en letras todo lo que ella habla...

    Revelador

    Abrazote :)

    ResponderEliminar
  10. Me gusta darle esa forma a la escritura. Las escenas, los momentos, las palabras precisas.

    ResponderEliminar
  11. Si, para mí es así, me invento cuentos, poemas, etc. de historias, a raíz de la historia, sea buena o mala.

    Recién desee hacer unas entradas a la luz de las "historias" que dice el periódico.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Fero,
    Cristina,
    jorge,
    Verbo
    muchas gracias a todos por pasar por aquí y dejarme vuestras palabras.
    besos.

    ResponderEliminar
  13. Primero tiempo:
    Él hace que me cree. Sabe que lo que le estoy contanto es un cuento un poco raro. Intuye que hay partes de verdad y partesde mentira, pero hace como que se las cree todas. Me mira y dice: ahá, ahá. Y cuando acabo, mira el techo, porque estamos en la cama, y dice: cuéntame más. Y ambos fingimos que hablo de mí.

    Segundo tiempo:
    Hablo y no dejo de equivocarme al hablar. Hablo y hablo, rápido, a veces no se me entiende, y con esta voz un poco aguda, hablo y me tropiezo con el aire, me levanto, intento ir lento, pero no me sale, titubeo.

    Tercer tiempo:
    Dice que cuando estoy callada me mira y se dice: está creando un mundo. Que por eso no me interrumpe. Lo que no sabe es que cuando callo estoy sufriendo, pensando cómo sería mi vida sin él.

    ResponderEliminar
  14. fusa
    ¿Me dejas publicarlo?

    ResponderEliminar
  15. Decir que sí puedes publicarlo me parece que no transmite la alegría que me da que lo preguntes. Por supuesto que puedes publicarlo, Alfaro. Todas mis palabras son para ti y para todos y puedes hacer con ellas lo que quieras. Además es todo un honor. Muchas gracias.

    (Lo único que hay algunas faltas porque no he releído...)

    ResponderEliminar
  16. Creo que esto nos ha pasado a much@s, supongo que porque cuando explicamos algo también lo hacemos con nuestras sensaciones...y claro si la otra persona no ha tenido las mismas...Ya la hemos líado parda!

    ResponderEliminar