6.4.09

Poemas del desasosiego

III

Un día no bailaré
no bailaré

un día no hablaré
no te hablaré

un día
no te miraré

miraré

ciega

veré el mundo
y
saltaré

24 comentarios:

  1. ¿Te puedes creer que he pegado un salto en la silla? ay... jajaja... es que este desasosiego me ha pillado de sorpresa, Alfaro, porque justo estaba yo pensando en lo que me gustaría cambiarme la venda de los ojos.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. gloria,
    jaja...,por lo del salto,
    pero para qué quieres tú cambiar la visión que tienes del mundo? si me pareces que visionas el mundo divinamente y ya puestas...más que cambiarla (la venda)... mejor quitarla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Vengo de asperezas, de las de Pepe, y me encuentro con el desasosiego, qué vaya noche que me espera. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Begoña Leonardo,
    el mundo es un pañuelo (en este caso muy limpito), he leído algún poema tuyo en Crónicas, de Xen, en Hankover... y cuánto me han gustado, así que anduve frejoleando por tu blog y ya te he visitado varias veces muy silenciosamente...
    Eres muy bienvendia a esta ciudad,y gracias por no hacer como yo que no te dije ni mu, gracias por dejar a quí tu comentario.
    Y bienvenida también a este mundo de insomnes, por aquí pasan un@s cuant@s...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Alfaro.
    Ése ha sido un sueño que he tenido desde muy joven, el de saltar...

    Un abrazo, y buenas noches.

    ResponderEliminar
  6. Antonio,
    uno siempre está a tiempo de saltar, si se puede, claro.
    Espero que no sea el salto del poema,todavía, xd.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pero de ti
    quedarán recuerdos hermosisisisismos ♥

    ResponderEliminar
  8. verbo,
    gracias, qué amable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. hace algún tiempo me hacía falta el silencio.
    Entonces
    no hablé...
    no hablé.

    Soy en general callado,
    pero esa vez, no hablé.
    Me limité a oír solamente.

    Tu poema me ha recordado esos días.
    Tal vez me una a ti
    ese día
    y no hablaremos.
    no.

    saludos alfaro,
    que gusto leerte,
    gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti, Fero, y a tus palabras,
    hay días para las palabras y días para el silencio...
    yo me obligo todos los días a decirme algo... y os lo dejo aquí,
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. A veces es necesario ver el mundo desde la ceguera para tener ganas de saltar. Otras, se salta de verdad. Y entre los pies y el suelo, el vértigo, o no.

    Un beso, desde el desasosiego.

    ResponderEliminar
  12. Hola alfaro...

    me ha encantado conocer esta ciudad sinnombre, y también tu otro blog.

    me ha gustado mucho leerte... en especial los "poemas del desasosiego"...

    un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  13. Hace un tiempo atras no hablaba.. me mantenia calladita!!!
    Solo escuchaba... solo eso, ni siquiera oia!!!
    Hoy quiero todo eso para mi.. no quiero vendas en los ojos.. quiero bailar, ver y saltar!!!
    Besos mi ALFARO siempre tan genia en tus escritos!!!

    ResponderEliminar
  14. (*,
    sí, es cierto cuanto has escrito,ver desde la ceguera...
    un beso.


    Isis de la noche,
    gracias por tu visita y tu comentario,bienvenida,
    eres muy amable,
    un abrazo.


    SOL,
    eso, habla, baila, canta, corre, vive...
    un beso.

    ResponderEliminar
  15. Sin miedo.

    Un día,
    saltaremos.
    Temblará la tierra si nos ponemos de acuerdo. Puede que por eso, no lo hagamos. Puede que, por eso, escribamos.
    Puede que, por eso, ya estemos saltando.

    Mires a donde mires.

    Besos
    (madejadepalabras)

    ResponderEliminar
  16. Lola,
    pues seguro que por eso escribimos, entre otras muchas razones, quizá estemos saltando, en el puro vértigo a veces.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Con vértigo pero sin paracaídas, con temor pero sin medallitas protectoras, así saltamos. Lo que no sé es si al final espera una pata rota o algo peor.

    Pero en el salto tenemos una gran recompensa.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. ichiara,
    ...y sin paracaídas...
    y sin medallitas...
    el gran salto nunca lo damos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. No sé si la ceguera es la más clara mirada de las cosas, pero la mirada interior no ubica, nos aísla, nos encuentra, ante tanta ceguera externa.
    Tu mirada siempre luminosa ¿quizás por las horas de ceguera reparadoras?
    Inuits

    ResponderEliminar
  20. Inuit,
    ya voy ufff, detrás de ti respondiendo...7 comentarios..., gracias,
    y gracias por la luminosidad..
    un beso.

    ResponderEliminar
  21. Este poema me hubiera gustado leerlo en otra época, en una en la que estaba a punto de saltar. Completamente ciega, pero con los pies ya de puntillas y cogiendo impulso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. dios, fusa, me has puesto los vellos punteados,
    yo a veces temo que me llegue ese momento,
    desde una de sus antesalas está escrito.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  23. Saltar pero hacia otro estadio...

    (Es que a mí también me ha puesto la piel de gallina el comentario de Fusa).

    ResponderEliminar
  24. Malvada bruja del norte,
    fusa que nos avise antes de saltar y miramos, y nos cogemos de la mano, y según cómo lo veamos le decimos: anda, fusa, otro día, ahora vamos a tomar un café,no, un café en estos casos no, una copa, las tres...
    un abrazo enorme.

    ResponderEliminar