14.4.09

Corrientes

El río trae más agua y el ruido crece y cerca.
La crecida arrastra palabras que a su vez crecen con la corriente del río.

Ella no descansa. Es por las palabras. Las de ellos.
Las palabras presencia.

Busco las palabras del cerrado, del cerco, del mutismo, de lo no iluminado, para que ella descanse y permanezca quieta en mí.
Palabras con peines para alisar el mundo del silencio.

Palabra y silencio abrazados, ningún amante sobrevive a este abrazo frío, tampoco tú sobrevivirás en esta tierra de lluvia donde nadie se acercará para arroparte.

Y los perros ladran. Será por mí o por ella.
Quizá por las ausencias que golpean los párpados.

28 comentarios:

  1. guao.. me quedo fascinada, pensando en eso de... "ningún amante sobrevive a ese abrazo frío" de palabra y silencio...

    Al parecer, ya somos dos las que no descansaremos por causa de las palabras...

    un abrazo... ;)

    ResponderEliminar
  2. Tres ya.

    No he dormido nada.

    Será por las palabras

    o por las ausencias.

    Un abrazo, Sea Urchin

    ResponderEliminar
  3. Sí, hay palabras que no te dejan descansar, depende de quien las pronuncie duelen, enfrían, enfadan... o te hacen tomar decisiones.

    ResponderEliminar
  4. "Las ausencias que golpean los párpados", muy bueno...
    palabras trampa, palabras que atrapan, silencios que liberan...

    Gracias por este desayuno y gracias por lo estimulante de tus palabras en tu blog y en el mio.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Alfaro.
    Me gusta mucho eso de las "palabras con peines para alisar el mundo del silencio". Pero no sé por qué me gusta. ¿Está el silencio encrespado?
    Yo es precisamente ahí, en el silencio, donde encuentro las palabras. A no ser que por "silencio" te refieras a la mudez del mundo.

    Un abrazo "peinado".

    ResponderEliminar
  6. Contigo me quedo muda, Alfaro. Necesito yo ahora algunas palabras peine para que me devuelvan la voz. Precioso.

    ResponderEliminar
  7. Isis de la noche,
    estoy segura de que somos un@s cuant@s l@s que no descansamos...
    Un abrazo.



    Bruja del Norte,
    y dice que además malvada,
    el mundo de las palabras lo es casi todo, puedes buscar y encontar en él a quien las pronuncia, a quien las calla, a quien las inventa, a quien te enfada...



    Begoña leonardo,
    como verás a mí las ausencias siempre me laceran...
    si algún día hablan de nosotras juntas, cogerán esta palabra y te verán victoriosa y a mí dolorida.
    Un abrazo.


    Antonio Castellón,
    el silencio a veces es como un hervidero y necesita a la palabra que lo transforme, que lo nombre, que lo calme,
    aunque como tú dices hay que entrar en él muchas veces para recoger las palabras,
    Un abrazo desmelenado, pero tranquilo.


    (*,
    palabras peine y desquistadas del mundo...para luna, plis.
    En un instante te llegarán, luna.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Lena,
    pienso en el tres, en ese tres ya...
    y recuerdo una fotografía de tres figuras observando a lo lejos cómo ardía Palestina..., pero en todas partes arde algo y/o alguien, no hace falta ir lejos para sentir el olor de las hogueras...
    y si son ausencias... que ardan,
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Me consuelan tus palabras, Alfaro. Siento cómo arden las palabras presencia que no me dejan descansar. Ahora los perros ladran por las tres, también por mí, aunque las ausencias también hacen chillar y ladrar...
    Un abrazo de palabra y silencio, pero sin ausencia (ya no)

    ResponderEliminar
  10. Imagino las palabras del silencio descansando en ti. Y ese crrrrr de crecer, de cerca, de crecida, de crecen... en el río, como una avispa. Y las ausencias, las palabras, las presencias. Y todo junto, en este texto, que la deja a una sin saber qué pensar y pensándolo todo a la vez.

    ResponderEliminar
  11. ¿Dónde encontrar esas palabras peine? Me las he imaginado, domando esa frialdad encrespada...
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  12. gloria,
    las ausencias...
    me gusta lo que escribió Begoña leonardo sobre la ausencia, si vas a su blog lee el poema de ayer lunes..., lo escribió con fuerza..
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Fusa,
    no hace falta pensar nada, siempre se puede leer sin pensar demasiado, solo dejarse llevar por las palabras sin más.
    besos.


    Bel,
    es que me gustó la imagen de peinar, y lo que siginifica... separas y alisas el pelo, pero no todo a la vez..., y la metáfora no reside en el silencio y el pelo, sino en ese alisar y separar y desanudar si es necesario...
    las palabras llegan o salimos a buscarlas..., no hay otra.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Amiga, eso del abrazo de la palabra y el silencio me impacto especialmente.

    No, si al final resultara que todo tiene arreglo...

    Hasta USA y CUBA podrian abrazarse

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  15. Antiqva,
    casi todo tiene arreglo, hasta lo de Usa y Cuba,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El peine puede servirnos para enderezar un poco las cosas que se hayan rizado demasiado.

    ResponderEliminar
  17. Capitana,
    me alegra leerte, aunque sea a estas horas, gracias por dar un paseo por esta ciudad...
    sí, un peine también ayuda a desrizar.
    un beso.

    ResponderEliminar
  18. Estas palabras te ponen firme... Será el peine... será la ausencia..

    (madejadepalabras)

    ResponderEliminar
  19. Mas que peinar, desenredas.
    Buen día Alfaro

    ResponderEliminar
  20. Incido en lo que dice Olvido. Las palabras peine sirven para desenredar, para poner orden.
    Tus palabras peine, también dominan ausencias.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, amiga Alfaro, por apuntarte en mi lista de seguidores, pero ¿dónde está la tuya? Yo también quiero apuntarme a tu Ciudad sin Nombre...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Aunque, bueno, en realidad, con o sin fotito, te sigo igualmente.

    Otro abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  23. Olvido,
    no sé..., a veces hasta con el peine se enreda una más,
    gracias.
    Un beso.


    brujaroja,
    creo que nunca llegaré a dominar las ausencias,me va a suceder como a ti, una ausnecia eterna..., pero no he sabido escribir una frase como la tuya.
    Un beso.


    Antonio,
    hacia mucho que te tenia pero no público, como anónimo..., ayer hice una picia y me volaron casi todos mis perseguidos, y decidí al copiar de nuevo dejar que el seguimineto fuera público.
    Esta ciudad, de momento, no tiene apuntes, no los necesita, todos vuestros nombres están apuntados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Al veces el silencio es tan sobrecogedor... o está tan enredado de sonidos que indudablemente necesita palabras peine. Otro invento.

    ResponderEliminar
  25. Ichiara,
    exacto enredado de sonidos...
    un beso.

    ResponderEliminar
  26. las ausencias nos desbaratan.

    ResponderEliminar
  27. a mí siempre me lo han desbaratado absolutamnete todo...

    ResponderEliminar