24.4.09

Palabra termita

Algún día detendré este mundo
de termitas
o las oiré tic tic tic
sobre los huesos
como si fueran madera
milenaria deshaciéndose

corrosivo tic tic tic
sobre el hemisferio derecho
de mi cerebro
el lado que te alberga
en la palabra

ah si fuera el tritón
negro con la fina línea roja
quieto y atento en medio del camino de asfalto
y jugar a que acaba con todas las termitas
mientras pisa
con el tridente de sus patas
no se olvide

o si se fuera sin más
la termita milenaria.

24 comentarios:

  1. Ya sea termita o un árbol nadando, ya seas tú quien la diga, o ella, la otra que a veces viene, sola o con él, siempre ocurre: la palabra leída en esta ciudad se solidifica en los rincones que dejan mis huesos, y no quiero detenerlo, quiero seguir cebando mis huecos de estas palabras... no se irán, éstas no, Alfaro, porque las alimentas de belleza cada día.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Gloria,
    la palabra siempre es la misma más o menos arañada o termita.
    Gracias.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. En la ciudad sin nombre se encuentran todas las termitas, con formas de palabras y de nombres

    ResponderEliminar
  4. Termitas que nos seducen que son capaces de transportarnos a mundos tan cercanos e invisibles... Gracias a tí a que nos abres los ojos, todos los días podemos disfrutarlos.

    Cariñitos.

    ResponderEliminar
  5. Marcelo,
    gracias por tus palabras.


    Begoña,
    solo una vez en mi vida oí el tictic de una termita real, la oía durante tardes sin saber qué era y los otros buscaban muertos de miedo algo fuera del mundo real, pero yo les mandaba callar, hasta que supe que el ruido venía de la mesa, y una noche clark! se levantó la madera y salió un bicho horrible, no recuerdo el nombre...
    De ahí parte mi termita, esta mesa llevaba años en casa...
    Al tritón negro con una línea roja solo lo vi una mañana lluviosa y húmeda en uno de los caminos del parque y era precioso, precioso...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Mis termitas pronuncian un nombre mientras yo me tapo los oídos.
    El resultado es mi desgaste, mi insomnio.
    Leo esto y me quedo muerta.
    Necesito un ancla.

    Besos, Sea Urchin.

    ResponderEliminar
  7. Lena,
    esas termitas deberían acabar de pronunciar nombres, que canten por ejemplo que es más divertido...
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  8. Espero que esas termitas no se introduzcan en mi pequeño cerebro... no quiero oir ese tic tic tic... aunque te soy sincera jamas conoci una...
    Espero que tampoco esten en ninguna parte del tuyo, no me gustaría que terminaran con ese talento inmaculado que tienes cielo!!!
    Besos... es verdad.. si las tengo que conocer.. que canten!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que con los gatos no hay termita que se resista...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  10. "o si se fuera sin más
    la termita milenaria. "

    Si fuéramos lo más grande de este mundo desearíamos ser lo más pequeño. El inconformismo del ser humano es la puñalada del caracter a esta sociedad insana....

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Sol,
    pues las reales existen y las metafóricas también.
    besos.


    Ay, antiqva,
    ese gato blanco pequeño...
    muchas gracias por los poemas de Cosmobus...
    Un abrazo.


    Sonrisa de Hiperión
    pues ni grandes ni pequeños, dejésmolo en normalitos, y la insania al río Guadalquivir toda, a ver si logramos respirar tranquilos.


    Fero,
    qué hablador...
    ¿me termitas acaso la ciudad? pues empieza por el nombre...
    jaja...
    un beso.

    ResponderEliminar
  12. Por eso prefiero los funerales vikingos: cenizas y humo; todo al mar y al cielo. Placton y rocío.
    ¿Son eso termitas también?
    Por los siglos de los siglos(amén).

    Hablarán los tritones mienras se empachan de nosotros. Me voy al Valhalla.

    Chuff!!

    ResponderEliminar
  13. ZenyZero,
    yo de los vikingos me quedo con sus barcos, a estas alturas de la historia están más que termitados...así ya no necesito fumigar ni en metáfora.
    Me ha gustado tu comentario, por la ímágenes que me ha traído.
    Gracias por ello,
    un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hemisferio derecho: Palabra
    Hemisferio izquierdo: Imaginación

    Los dos lados perfectos y bien lubricados Alfaro, pero...siempre tiene que haber un pero y en tu caso es esa termita canallita...

    Anímate. Espero que mates por fin a la termita, o al menos la destierres por un largo tiempo.

    ResponderEliminar
  15. ...el problema es que las termitas trabajan sin ser vistas y a oscuras.

    ResponderEliminar
  16. lo que hacen es simplemente carcomer:consumir poco a poco.
    Buena noche

    ResponderEliminar
  17. De termitas sólo sé que si te descuidas se comen el edificio,pero parece que son blancas.Tengo una invasión de hormigas en casa. Me parece que son mutantes; resisten a cualquier insecticida.Tengo caminos e hileras en todas las direcciones de mi casa y no hay forma que desaparezcan. No quiero imaginarme un termitero.
    Lo de la termita milenaria me hizo pensar en una termita sabia y ésta me pareció como un masai de raza y estirpe bien diferente.
    Inuits

    ResponderEliminar
  18. Olvido,
    sí, como algunas palabras,carcomiendo por dentro.
    Echo de menos tu ballena, es decir te echo de menos.
    Un beso.


    Inuit,
    yo las que conozco son marrón oscuro, y la que salió de la mesa también.
    ah, esas hileras de hormigas hacendosas e incansables..., prueba a rociar los caminos con gasóleo, dicen..., yo no sé.
    Oh,me imagino una masái, alta y caminado con su largo cuello y la cabeza muy alta... qué elegancia y qué belleza.
    gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Esa no se va, Alfaro, nos pertenece por derecho propio, nos la hemos ganado.

    ResponderEliminar
  20. No sé, no sé si la hemos ganado o llegó sin más...

    ResponderEliminar
  21. He encontrado algunas termitas en mi blog, corroyendo mis palabras, razón por la cual he tenido que remover todo de su lugar.
    Las he gaseados fluflú.
    No quiero ni imaginar que volverán.

    ResponderEliminar