23.4.09

Noche de eslabones

Hay días en que algo chirría, algo que está fuera, que me hace dar una patada mental a todo, algo de lo que ni siquiera puedo lamentarme. Días de mares perdidos lejos del mar y llega la noche y sigo cortando las palabras que me cortan. Hay noches en que las redes se enredan sin poder nombrar las manos invisibles que las tensan.

En la última de estas noches leo El combate, uno de los cuentos de Pepe Pereza. Observo el dibujo del boxeador, solo, allí tirado en una esquina del cuadrilátero, con unos círculos grises. Busco en el dios google el nombre del ilustrador, Henry González. Veo casi todo cuanto tiene en su blog y en su web, y al mirar hacia sus enlaces hago clic en uno, sin leerlo, y me encuentro al pez árbol, no puedo creer lo que acabo de encontrar. Miro la barra de herramientas, Turciosanimal, el nombre no me dice nada. Pero este pez árbol ilustra perfectamente la frase de los pájaros que anidan en el mar. Salgo sin cerrar los ojos del pez. Voy a leer a ese extraño e intenso mar de palabras que es Leo del Mar. Me reconcilio con el mundo de las palabras leyendo Hondo en trastorno y oyendo su música. Mientras escucho Disorder, vuelvo al pez árbol... Le pido a Omar permiso para traerlo aquí, así supe que forma parte de un libro, en el que está trabajando, Turciosanimal, y que algunas de sus imágenes llevan textos.

Una noche de eslabones, tres o cuatro, en cadena, lo que yo suelo llamar magia.
¿No es para estarles agradecida? Además, puedo ponerles nombres y tenerlos en esta ciudad.


15 comentarios:

  1. Es sorprendente constatarlo..

    A veces aparece la mano invisible que parece que mueve los hilos ;)

    una noche sin igual, diría yo... como sin igual es el primer párrafo, de maravillosas imágenes..

    un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  2. isis de la noche,
    a veces suceden cosas por azar, otras ves que alguien va tirando la primera pieza como si fuera por casualidad y tú ves que no existe tal casualidad, pero esta vez lo fue.
    Y si fue una noche ... para recordar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Como me alegro de haber tirado la pimera piedra. Te mereces todas las noches mágicas, todos los buenos regalos del azar y, como no, todo mi cariño.
    Un beso y bonita historia de (como diría mi amigo David González)no ficción.

    ResponderEliminar
  4. Alfaro, si es que en este mundo en el que vivimos de palabras cortadas que nos cortan, de mares, de pájaros y peces, ¡todo es posible! Es una maravilla que estos eslabones se enganchen solos, por arte de magia, mientras una los observa sorprendida. ¡Y que crezca la cadena!

    (Te he enviado un regalito)

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  5. Es algo mágico, tienes razón, a mi me pasa, que empiezo a tirar y suele ser tan sorprendente el hallazgo como reconfortante el sumergirse en él.
    El agua me posee en encuanto tiene ocasión, esto que cuentas me parece algo más... Que cada uno piense lo que quiera.

    Gran beso y feliz día.

    ResponderEliminar
  6. Me he quedado cavilando en los pájaros que anidan en el mar.

    ¿será que tengo frío?

    Besos Alf ♥

    ResponderEliminar
  7. pepe,
    con lo realistas que son casi todos tus cuentos, un realismo de acción trepidante, nunca se sabe adónde vas a llevarnos y acabo en un mundo de fantasía..., está claro que hay realidades mágicas,
    a mí me gustan los dos mundos.
    Muchas gracias,
    besos.


    luna,
    he visto las imágenes, muy oníricas, y te he respondido vía email.
    Tú estás en la cadena, en la magia de las palabras y en ese mundo tan particular que escribes.
    Un beso.



    Begoña,
    pocas veces encuentro algo realmente sorprendente, pero si lo encuentro soy como una lapa, en asturiano "llámpara", una concha que vive pegada a las rocas y que no hay dios quien las despegue...
    Un abrazo enorme.


    Verbo,
    pues sueña y tira de sus palabras...
    un beso.

    ResponderEliminar
  8. Me has hecho navegar enlace tras enlace, casi siguiendo tus pasos.
    Vi tus huellas aquí y allá, y me encantó caminar tan cerca de donde caminaste.

    Dicen que quien pisa los pasos de otro, terminando asemejándosele. Si eso sucede conmigo por seguirte, pues no estaría nada mal :)

    ----
    La cadena no es coincidencia. Las coincidencias no son cadenas. Simplemente te has encontrado con tu propia mente, en otras mentes.

    saludos-

    ResponderEliminar
  9. Fero,
    qué precioso esto de encontrarme con mi propia mente en otras mente, pero pobres mentes si tienen que además de la suya encontrarse con la mía,
    lo entiendo más bien como proyecciones...
    Nos asemejaríamos a Pepe Pereza, dios! quién escribiera como él...,
    o a ese mundo poético de Leo del Mar que a veces es como una tormenta en el desierto...

    Gracias,
    un beso.

    ResponderEliminar
  10. En todo caso yo debo estar agradecido por las menciones de mi mundo en el tuyo (puede que coja alguna caricatura de Henry G. para mi perfil, pues tengo un aire parecido, ¿sabes?).
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Leo del Mar,
    tanto Henry González como Omar Figueroa Turcios, los dos, tienen dibujos y caricaturas muy buenos,
    seguro que encuentras más de una...
    Ya he acabado con mis papeles, asi que puedes ir poniendo los tuyos a remojar, en el mar, claro.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. Claro que es MAGIA. Recuerda TOD@s estamos CONECTAD@S.

    Gracias por compartir tus tesoros.

    ResponderEliminar
  13. jaja... se me ha ocurrido esto de que algunos tienen más conexión que otros.

    ResponderEliminar
  14. Es lo que tienen las palabras, que te pueden llevar a los lugares del horror y los del descubrimiento y la luz. La cadena que te fue llevando esa noche lejos de aprisionarte te condujo a otras puertas y otras y otras hasta llegar al turcio, un maravilloso pezárbol.

    Esas noches de conexión sensible son ciertamente inolvidables.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. A veces quisera tener tiempo para aburrirme y en uno de estos tiempos..., descubro mundos paralelos que desconocía.

    ResponderEliminar