5.4.09

Desde el movimiento

Lo que observo:
Cuando estoy ausente se sienta en mi silla. Estudia mi letra y la garabatea como si fuera mi mano la que dibuja las palabras. Ensaya hasta lograr la voz que sale de mi garganta, con fuerza, con una vitalidad insólita. Soy tú, soy yo, soy las dos. Y yo desde afuera, inmóvil, la observo.

Lo que me cuento:
El grito se hizo estático. Lo abandoné todo cuando los bárbaros saquearon la ciudad, y dejé de nombrar los objetos, las minucias, hasta que apareció él y me convirtió en otra ella. Otra ella estática y huidiza de mis tres dimensiones.

Lo que ellos no ven:
Ni ella ni él se dan cuenta, pero tengo a salvo mi esqueleto, mis arterias y la voz en off. Y desde que no los nombro soy otra. Estoy lejos y a salvo de todas las miradas. Aunque mis labios aún conservan las heridas de los braques de su boca.

19 comentarios:

  1. Me acojono. La costumbre de leerte, tal vez, haga mella con el paso del tiempo en mi concepción de los formatos y el espacio tiempo. Quiero decir que cada vez entiendo más lo que te leo-no te rías, joder-,creo.

    ResponderEliminar
  2. Me acuerdo cuánto me impactaron aquellos poemas del yo, del ella, del él, del ella que es yo, del niño, de él con ella... tan tuyos todos. Y hoy no ha sido menos, querida Alfaro. Me ha gustado mucho lo que ellos no ven, tu esqueleto a salvo, tus arterias y la voz en off.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  3. billy,
    nos gusta leer y entender,
    ¿Nunca te ha sucedido ir sobre la belleza de las palabras , simplemente eso?
    ¿Cuándo ves el mar? ¿lo entiendes?

    Pero el tiemo es importante en lo que se escribe..., tanto como las palabras que viven en él.
    Gracias por tus palabras,
    un abrazo.


    (*,
    siempre hay algo que mantenemos a salvo, yo lo intento con todo, así que a vecs soy mi única depredadora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. impactante!!! me gustó....

    salu2

    ResponderEliminar
  5. ...la belleza de las palabras en si mismo... como fin...

    Ay, amiga, menudo desasosiego... Me voy mas para abajo, que veo algo relacionado...

    Un abrazo confuso, o quizas torpe, quien sabe, amiga

    ResponderEliminar
  6. Anto-yo,
    gracias,
    un abrazo.


    Antiqva,
    qué amable, gracias,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Parece que esté asistiendo a una sesión hipnótica-regresiva. Y sí, da cierto miedo, sí...

    ResponderEliminar
  8. A veces parece que están controladas todas las voces, las entrañas en su sitio, y ellos tranquilos. Pero siempre llega un instante en el que todo se vuelve a descolocar, o tal vez se recoloca, no lo sé, pero se mueve, es justo eso, movimiento. Y cuando eso ocurre la que se queda quieta, observando, soy yo.
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  9. gloria,
    eso debe de ser... el movimiento, que nada se queda estático...
    me gusta tu explicación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. vaya, de lo que me perdí el fin de semana!

    La dualidad de tu yo es evidente
    casi en cada uno de tus escritos.

    saludos.

    ResponderEliminar
  11. Malvada bruja,
    perdona, pero se ha perdido mi comentario del otro día, o lo habré publicado en otro sitio...vete tú a saber dónde lo habré dejado... ya me temo incluso por aquí...
    pues creo que te dije algo así como que sería tal y como dices si tu así lo ves...
    Un beso.


    Fero,
    ¿nunca te has observado como si fueras tu propio espectador? imagínate por unos segundos que tu vida no va contigo y obsérvate.

    Somos mucho más que duales... somos tantos como persona nos conocen, aunque en el fondo seamos uno solo, pero múltiple...

    No, no soy dual, ni dial..., sé muy bien cómo es mi unidad uniforme y múltiple, aunque a veces...
    saludos.

    ResponderEliminar
  12. Es como si hubieras puesto un espejo de parapeto entre tus dedos escribiendo y el resto del mundo. Parecen ellos, los dedos, quienes imaginan ven y verbalizan.
    Finalmente son ellos la línea que nos conecta con el pensamiento. Sólo ha sido una sensación.
    Un beso de buenas noches

    ResponderEliminar
  13. Olvido,
    sí, al leerlo da esa impresión...
    son como historias que están fuera de mí,
    gracias por la visita y el comentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Sabes, escribí algo hace años con esa perspectiva que me dices. (dualidad, como verse desde afuera). Era muy largo para publicarlo, pero quise recortarlo un poco. Así que tal vez, un día de estos lo veas por mi blog.

    abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Fero,
    esas cosas mejor publicarlas en fragmentos breves, me gusta la brevedad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Qué difícil verse en todo lo que no nombra. Aunque somos todas esas identidades las llevamos adelante sin tiento, sin parar a pensar, pero, ay cuando le echamos el lazo. Algunas son odiosas.

    ResponderEliminar
  17. Ichiara,
    no, odiosas no, son simplemente, mejor sin calificativos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta la separación. Lo que observo, lo que me cuento, lo que ellos no ven.
    Una vez escribí en un cuaderno una cosa que iba de sentir que era lo que él sentía que yo era, el creerme lo que él dijera de mí, por maravilloso, aunque me costara, que confiaba en su voz mientras duraba. Y el título era: soy yo, soy ella, soy las dos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. fusa,
    eso es situarse en distintas perspectivas..., observar y como muy bien hiciste apuntar...
    Un beso.

    ResponderEliminar