31.3.09

Segunda nota

Felices ellas:
No puedo apartar de mí la imagen. La novicia de clausura sale de su convento para arreglar unos papeles. No puedo imaginarla, vistiendo su hábito de color marrón y tejido basto, de regreso a Burgos en el ferrari rojo descapotable, con el frío y el viento de hoy, pero es una realidad real real, es como una imagen de película, pero próxima a mi vida. Y esa sonrisa beatamente feliz. Todavía existen, sí, y son felices. El Señor cuida de mí, dice la novicia. Ahora lo entiendo, entiendo el porqué de todos mis males, soy mujer sin señor, no tengo señor, ni divino ni terrenal, nadie cuida de mí. No sueño, estoy en el siglo XXI, dios existe, las monjas existen, la felicidad existe. Y su madre me dice: Mi yerno nunca se enfada conmigo. Claro, es mudo, pienso yo. Y si existiera, seguiría siendo mudo.

19 comentarios:

  1. ¡Qué sinfonía de vida! (Beatus ille, in red)

    Hay muchas notas, muchas... literarias, musicales, vitales...
    Sí señor, (sin señor): como nadie cuida de mí, lo haré yo; o que lo haga el aire, qu eno es mío pero me acompaña siempre, mientras se pasea por el cielo que tengo pr ir en descapotable.

    Un beso, alfaro. Buenos días
    (madejadepalabras)

    ResponderEliminar
  2. No soy religiosa, pero sí espiritual, creo en un dios personal, que me cuida y que si que le importa lo que hago. En mis guías que me envían señales, pero que a veces estoy tan ensimismada, o soy tan tozuda que no las veo... Nada es casual y todo está demasiado ordenado.

    ResponderEliminar
  3. loal,
    qué bien suena
    Beatus ille in red
    a que está bien como título de un libro?
    anímate y aprovéchalo para el título de un poema, y si algún día editas un libro donde vaya ese poema ya tienes un título...
    Un abrazo.


    Malvada bruja del Norte,
    sí, parece que todo está ordenado... pero si te fijas también hay imprevistos, azar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. !!Ajajajjaja!!

    Me has hecho reir
    con eso de que soy mujer
    sin señor.

    Abrazos Alf ♥

    ResponderEliminar
  5. Si existiera para qué iba a hablar, y menos con tanta suegra como tiene.

    No tengo muy claro si lo de ser mujer sin señor es cosa de infelicidad, aunque siendo sincera conmigo misma, me he planteado alguna vez la cuestión. Felices ellas que lo tienen todo resuelto, ¿no?

    Un abrazo, Alfaro

    (me ha hecho sonreír esta entrada y no sé si lo que debería hacer es llorar, no sé)

    ResponderEliminar
  6. Alf

    Me quedé con la pregunta de quien es señor Don Pepe Pereza ???

    ;)

    ResponderEliminar
  7. Verbo,
    sí no tengo esa servidumbre ni religiosa ni humana de hacer cuanto me diga el señor...,
    y como no le rezo a nadie...
    Besos.


    Gloria,
    llorar,no. Conozco a esa persona, y es feliz, es una chica muy joven... y es muy feliz..., y esa frase la dijo ella, y la del yerno la dijo su madre,
    y qué felices...
    entonces me dije: claro como yo no tengo señor que me cuide, mira tú todo lo que me pasa...
    jaja..., yo me río.
    besos.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, amiga, me pondre transcendente... Es sabido que Dios eres tu misma... Asi de sencillo, son cosas muy simples.

    Y no creas que bromeo...

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  9. ¿Éstas son las notas que no has perdido? ¿Y las tienes así, tal cual, como una especie de diario? Es una pena, de las otras, porque me he sonreído con toda esta ventanita pequeña a tu vida.

    Es mudo, no hay duda.

    ResponderEliminar
  10. Alfaro, justo esta tarde me he chocado con una monja. Yo iba andando, mirando el cielo, ella iba andando, tampoco debía ir mirando al frente, a lo mejor miraba su cielo, y nos hemos chocado. A mí me ha salido un gritito como de susto, porque no me esperaba chocar contra nadie. Ella sólo ha sonreído. Tenía una cara arrugada como un pasa y una sonrisa como otra arruga. Perdone, le he dicho. Y ella seguía sonriéndome. Perdón, perdoón... Y su sonrisa seguía intacta, pero ella estaba muda, como su marido. Qué feliz, he pensado. Y he seguido mi camino. Ella el suyo. Contrarios, distintos...


    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  11. Me has hecho reír. Pero tu poema invoca mucho más que la risa. Y entonces me he acordado de un poema de Ausias March que cantaba Raimon:
    "No em pren així com al petit vailet
    qui va cercant senyor qui festa el faça,
    tenint-lo cald en lo temps de la glaça
    e fresc, d'estiu, com la calor se met;
    preant molt poc la valor del senyor
    (...)"
    No se me ocurre hacer como el chiquillo
    que va buscando señor que le haga carantoñas
    que lo mantenga en lugar cálido
    en tiempos de helada
    y en fresco en verano, cuando el calor aprieta;
    preocupándole poco la valía del señor
    (...)"
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. uh! que triste :(

    dices bien,felices ellas.

    ResponderEliminar
  13. Fero,
    claro que es cuestionable, espero no haberte molestado, he sido testigo de lo escrito,
    cada uno es feliz a su manera,
    yo soy feliz en mi mundanal ruido, muy muy privado.
    Un abrazo.


    Antiqva,
    dios para mí es una palabra más, muy oída en el colegio, muy olvidada luego, pero es que últimamente me rodean persona muy creyentes, muy católicas, he de decir también que muy buenas personas... y a veces les pregunto, y observo como si de una película se tratara y por supuesto las respeto, pero lo que más me sorprende es esa felicidad...
    Un abrazo.


    Fusa,
    no, estas no estaban perdidas.
    Eso mismo se lo dije yo a la madre, que debía ser mudo...,y me respondió: No, no es mudo, me habla através de mi conciencia.
    Me quedé mirándola a ver si se sonreía y era una broma, pero no, estaba muy seria, me lo decía en serio..., así que opté por callarme y hablar de otra cosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. (*,
    parece un cuento tal y como lo has contado, has convertido una simple anécdota en un precioso relato breve, es muy bueno, llévatelo de aquí,
    un beso.


    Bel,
    yo me río sola imaginándome el viaje... pero me río, me río...,
    el resto supongo que es cuestión de fe, y a mí de eso me falta absolutamente todo.
    gracias por dejarme aquí las palabras de Ausias March,
    un beso.


    Cristina,
    no, no es triste, es una anécdota curiosa, a mí me ha chocado y la he recogido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, la monja en el descapotable es genial y encima feliz. No entiendo esa opción de vida porque no soy creyente ni de dioses ni de monstruos (aunque de algunos de éstos más) pero si la mujer es feliz y encima la suegra contenta pues estupendo.

    Pero también estoy de acuerdo que mudo ha sido, es y será.

    Me voy a rezar.

    ResponderEliminar
  16. Ichiara,
    tú también te la has imaginado? yo la tuve en mi mente durante varios días y me reía sola..., no podía evitarlo, de verdad, como si fuera una película.
    si rezas que no sea de rodillas..
    jaja..., qué malas somos.

    ResponderEliminar
  17. Esa sensación de que nadie cuida de uno es tan desarraigada...
    Recuerdo que, cunado era pequeña,me producía mucho desasosiego la clausura y volvía a ese espacio circular de dar vueltas para desenmarañar. Hoy, comprendo la clausura desde otro ámbito, no pasa por la razón.Son de una felicidad supina.
    Inits

    ResponderEliminar
  18. inuit,
    yo me cuido sola, no debo hacerlo muy bien, siempre hay alguna voz detrás... cuidándome un poco más de lo que yo lo hago.
    Gracias, por aparecer, inuit, después de tanto tiempo...
    un beso enorme.

    ResponderEliminar