18.3.09

IV

Este sabor metálico y amargo de dentro
de mi boca
quemándome la lengua
sabor esférico
hiriéndome el paladar y las encías

el fuego
de algún sabor
ausente.

(de poemas del desvelo)


(El 3 de junio añado la siguiente nota: A partir de este poema hay un cuento en La luna es de papel que merece la pena leer, clic en La vida de los caracoles XXIII)


19 comentarios:

  1. El recuerdo de ciertos sabores quema desde dentro, nada que no se solucione buscando sabores nuevos.
    Desvelada te sigo leyendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gloria,
    menos mal que ya solo pondré otro desvelo más...,
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me encantaría que fueran muchos más... siempre que no te quiten el sueño, por supuesto.
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Alfaro.
    Como no puedo saber qué quieres decir, sólo me va a salir un comentario tonto, a ver...
    ¿Metálico y amargo? ¿sabor esférico?
    ¿El fuego de algún sabor ausente?
    Nada, ni el tonto me sale. Has conseguido que me desvele, justo en la hora de la siesta. La culpa es mía por querer meterme en adivinanzas, que no son para nada mi fuerte.
    ¿Sabor esférico?...

    Un abrazo, Alfaro, y perdona pero es verdad que no me sale.

    ResponderEliminar
  5. gloria,
    están escritos en las horas de desvelo...
    gracias.


    Antonio,
    este es mi desvelo preferido...
    y tener que explicarlo me da cosa...
    el sabor metálico y amargo existen, la sangre, tiene Fe, hierro, es metal... Y el paladar es esférico como el mundo, la tierra, todo es esférico, una simetría de esferas dentro y fuera (concéntricas), y quema y también hiere...el mundo quiero decir,
    y algunas ausencias (que no tienen por qué referirse a personas)son como el fuego...

    Explicado así pierde todo, yo prefiero que cada uno lo interprete a su manera.
    Es lo que hay.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. preciosos poemas,
    ¿entre desvelos? no lo he probado, tal vez si lo haga me surjan poesías tan buenas como estas.

    -----

    He visto abajo, lo de la separación Iglesia-estado, me parece absolutamente juicioso, lástima que no soy de España para firmar.

    ----

    saludos.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que todos tus poemas me gustan, Alfaro, aunque a veces he de inventarme una interpretación, que a fin de cuentas es de lo que se trata. Yo he tenido también alguna vez ese sabor metálico en la boca. Incluso olor a metálico. Pero nunca lo asocié con el sabor a sangre. Por lo cual, agradezco esa clase de Física y Química que le has propinado al bueno de Antonio Castellón.

    Abrazos ferruginosos.

    ResponderEliminar
  8. Fero,
    gracias por tu visita y tus palabras elogiosas.
    saludos.



    Daniel Damián,
    ah, no, ninguna clase de Física ni Química, intentaba decirle que el sabor metálico era real y no metafórico, siempre pienso que somos en diminutivo una muestra de la enormidad del Universo... y que en nuestro cuerpo se reproduce todo lo que hay por ahí arriba y por aquí rodeándonos...Pero no sé expresarlo..., quizá alguien que escriba muy bien pase por aquí, lo recoja y un día lea y me diga: eso es lo que yo quería decir.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Es cierto: los q más queman son los sabores ausentes.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  10. Los sabores ausentes se reservan un pedazo de la lengua, lo cercan y dicen: aquí está el espacio que ocupamos y que ahora a nada sabe. El lado derecho, el izquierdo, la parte trasera, la punta... da igual, como si es sólo una papila gustativa. El sabor ausente sabe cómo hacer para que lo echemos de menos.
    Alfaro, este poema es el que más me ha gustado de todos tus develados.


    Por cierto, gracias por el poema que dejaste en la luna el otro día, me encantó. Caracoleaba totalmente con mis caracoles. ;)Cuando tenga algo más de tiempo te conestaré también por allí.

    Un dulce beso, de sabores que siempre están.

    ResponderEliminar
  11. Alfaro, querida, pero tan clarísimo como está este poema (por cierto, magnífico) para mí...es exactamente eso y no otra cosa.
    Besos dulces, como diría nuestra (*.

    ResponderEliminar
  12. Sara,
    suelen ser devastadores...
    un besín.


    (*,
    jaja..., luna me ha gustado eso de la papila gustativa de los sabores ausentes, buen mapa el que has hecho de la lengua.Aprovecha la idea para la vida de uno de tus caracoles..
    besos.


    Bel,
    también caben otras interpretaciones...
    besos.

    ResponderEliminar
  13. El fuego de algun sabor ausente...

    Ay, que mala cosa esa...

    Maldito sea el que invento las ausencias.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  14. Antiqva,
    sí, mala cosa...
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. La ausencia es eso: fuego, quemazón en el paladar al intentar hablar de esa misma ausencia.

    Estoy leyendo los desvelos en un orden extraño, a ver qué tal se me dan.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Fusa,
    el orden de lectura: el que tú quieras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. El desvelo tiene eso, sabores que se encajan en el paladar y se quedan ahí para que te relamas de gusto o de disgusto.

    Otro

    ResponderEliminar
  18. De sangre. De vida. De muerte.

    Profundos, Alfaro, son profundos tus desvelos.

    ResponderEliminar
  19. Ichiara,
    tuve durante días un sabor metálico, totalmente metalizado,y pensé esto sin duda son restos del bingbang, y mi paladar como una esfera celeste, claro que ahora también pienso en los besos...
    Un abrazo.


    Malvada bruja del Norte,
    Sí, de sangre, de vida y de muerte y de amor quizá
    un abrazo.

    ResponderEliminar