13.3.09

Con rentintín

Aparta de mi esta primavera atroz de sibilante selva silbando.
Yo también quiero florecer como el almendro o ser como la flor del cerezo, o ser un manzano o un peral, y hacer esos movimientos lentos de danza oriental mientras la cima nevada de la montaña nos observa y se ríe. Pero lo que en realidad quiero ser es un pato oriental cruzando el césped del parque mientras va de un estanque a otro, y con voz medio humana pregunta quién me ha sacado del río. Del río de mi voz, quiero decir.
O me convierto en camino y me cruza un pato salvaje y otro, y otro. Y una bandada de patos no salvajes, sobre un pequeño camino de asfalto. Y como buen pato me paro en mitad del camino y observo, y pienso como un buen salvaje: ¿Verdad que son hermosos estos árboles en flor lanzándonos al aire polen y obstruyéndonos el camino de la voz? Os juro que en mi tierra los alados piensan cosas así, por eso hay tantos poetas.
Aún veo ese color de chicle, amor. Soñaré con él por el resto de mis noches de plumón de oca.

22 comentarios:

  1. Alfaro, tengo la suerte de que pase, muy cerca de mi casa, no el propio río Ebro, pero sí un canal que reconducía sus aguas hacia.... no se sabe, porque nunca lo terminaron de construir. Pero a lo que iba. Muy cerca de mi casa. Lo que quiere decir que muchísimas tardes salgo a pasear por allí. Siempre hay patos. Una vez me empeñé en seguir a tres patitos recién nacidos que a su vez seguían a su madre. Avanazaban y avanzaban... Y yo con ellos. Al final, me salí hasta de la ciudad, atravesé los pinares... ¿A dónde iban? No pude saberlo porque para los humanos se acabó el camino, pero ellos siguieron, Alfaro, tan chiquitines, en el río de su voz.
    Muchas veces me he preguntado qué pensarán los patos del canal. Lo que no sabía es que tú tenías la respuesta. Y me ha encantado.

    Un dulce beso y buen día.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me pregunto: ¿quién me ha sacado del río?

    Muy bellas las imágenes del pato cruzando el parque.

    Explicado queda el origen de tantos poetas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Noto que no te gusta mucho la primavera, Alfaro. Pues ya somos dos. ¿O una vez más me equivoco?
    ¿Pato oriental?
    Cuá, cuá, cuá...
    ¡Cómo que cuál, tú mismo!

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy de las primaveras

    pero lo entiendo y te veo

    más árbol en flor que pato,

    te siento enredadera

    flor,ave,canto y de a ratos

    también pluma que me roza,

    se adentra y queda como

    el vaho de las rosas...

    besos

    ResponderEliminar
  5. (*,
    qué precioso lo que cuentas, ibas como un patito más tras la mamá pato,ahora entiendo lo del título de los caracoles, entonces fue, seguro, cuando te encontraste esa senda... senda preciosa y plateada...
    Un beso.


    Codorníu,
    ¿del río de tu voz, quieres decir?
    ¿seremos como los ríos tuertos?, ¿sabes que algunos ríos se llaman así porque desaparecen y vuelven a aparecer más adelante?
    Un beso.


    Antonio,
    no, no te equivocas, no es que me disguste la primavera, pero me da problemas, y siempre me ha gustado muchísimo el colorido del otoño...
    Un beso.


    mía,
    qué poema, mía, me encanta...gracias.
    Si en el otoño también hay flores, las rosas, las camelias...
    Es que estos días ando un poco patosa, pero he comenzado a respirar y ya ya...
    gracias y besos.

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado que el poeta disfruta más el otoño que la primavera, pero lo asociaba la melancolía otoñal y poco más. Al leerte ahora, Alfaro, descubro que son muchas más cosas, ¿una flor naciendo o una hoja muriendo? ¿un pato "cuacuando" o un oso buscando cobijo? ¿polen en el aire o el camino de la voz?
    Sueña bajo el plumón, Alfaro y yo seguiré viniendo a leer tus sueños.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. gloria,
    qué cambio de avatar... chulo,
    Serán proyecciones nuestras porque en realidad ninguna estación trae sentimientos, ni sensaciones...
    a mí el otoñome evoca: calma.
    Y esto de cuacuando..., no está mal-
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. "Aún veo ese color de chicle, amor. Soñaré con él por el resto de mis noches de plumón de oca."


    Precioso, me encantó ese retintín!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. La tiene difícil, aunque no sé que decir, porque no sé que es más complicado, ser fruta o ser pato.

    Salú pue

    ResponderEliminar
  10. Sonrisa de Hiperión,
    gracias,
    saludos.


    Johan Bush Walls,
    lo realmente complicado seria acabar como un pato afrutado, dolor me da escribir pato a la naranja.
    Salud...os.

    ResponderEliminar
  11. Será por eso que tú en mi tierra eres un alado que piensa cosas así...

    ResponderEliminar
  12. fusa,
    ...cosas así..., será...

    ResponderEliminar
  13. En el río de tu voz, otros patos- unos mareados, otros erguidos de valentía- siguen hacia el Sur al que le conducen sus ecos más genéticos. Aunque callara tu río, siempre te hablaría. Como el río de Lima (Perú), el Rímac, que por más oprimido que tenga su cauce siempre será "el río que habla".

    http://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%ADo_R%C3%ADmac

    Será que soy poeta. Será que me guían los faros. Será que las voces de los ríos siempre me acompañan.

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  14. Lola,
    Rimac...es un nombre precioso para un río, los ríos siempre hablan pero este además lo dice...
    gracias por dejarme esto aquí.
    un beso grande.

    ResponderEliminar
  15. Bonito y muy sub-realista-sub, lo mismo es sub, que a veces realista.
    Da igual, porque se entiende todo.

    ResponderEliminar
  16. jaja...Billy,
    da tanto tanto da, digamos que es una mezcla de palabras no fatales...

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay mi pulmón de oca !
    Que me ha encantado tu patear por este texto, ¡Ay los sibilantes que ahogan!
    Oca o pato, o salvaje o Alfaro, o primavera sin achís ni achás que me ha encantado, que es precioso y que no es cariño , que es lo que es.
    Vigila que si eres pato u oca te podemos hacer en paté o en asado navideño de lo más jugosos.
    Vente al lado del mar que la primavera olvida las alergias, el mar las puede.
    Un beso a su pata de pata,jajaja
    Inuits

    ResponderEliminar
  18. Inuit,
    olvidas que yo ya vivo al lado del amr...
    ah, tú gran cocinera de patos a la naranja..., me adentro en las marismas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. De Luz: La imágenes de los almendros y cerezos en flor, con los patos salvajes que cruzan el cielo hacia las tierras cálidas, y a veces se paran porque el quedarse quieto también es necesario, igual que el ir lento contemplando la vida en un fluir zen.

    De Sombra: El retintin color chicle, el polen, y las alergias que no nos dejan respirar, el estrés de no poder contemplar la vida como se merece, el plumón de oca, sin oca y sin amor.

    ResponderEliminar
  20. Malvada bruja del Norete,
    qué desección más deseccionada...
    en un texto de intención irónica..., que no onírica...
    el plumón de oca sin oca pero con pato de amor...
    entre las dos qué galimatías hemos hecho.
    besos

    ResponderEliminar
  21. Los patos no salen corriendo? hace un rato pasaron por delante unos cuantos cuacuando horrorizados y estornudando extenuados. Ellos no sueñan color chicle pero vuelan camino del agua fresquita.

    Besitos

    ResponderEliminar
  22. Ichiara,
    los patos van como atontados detrás de su madre, hablo de los que están en los parques, y si los espantas menudo jolgorio, pero en seguida se vuelven a reagrupar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar